19 julio 2006

Un poco de filosofía china

A veces me sorprendo al ver en autores anteriores al cristianismo pensamientos muy cristianos. Así por ejemplo en Séneca, Aristóteles, Sócrates... Claro está que es una coincidencia parcial. Así Séneca después de comparar a Dios con un padre que prueba la virtud de sus hijos, habla de lo lícito del suicidio. Dentro de este grupo incluyo a un chino:

Lao Tsé, un filosófo anterior a Confucio, escribió:

El hombre que conoce lo exterior es un erudito.
El que se conoce a sí mismo, un sabio.
El que conquista a los demás es poderoso.
El que se conquista a sí mismo, invencible.

Y aquí lo dejo, para que lo lea quien quiera.

11 julio 2006

El porqué del nombrecito

Hola hola, mis queridos hobbits,

últimamente se me ha preguntado que por qué me
apodo Rictus Morte. Lo cierto es que no me apodo así
ni de ninguna manera, estoy en contra de los apodos.
Lo que tenía que hacer era encontrar un nombre que no
fuera Jose_78s y cosas así y preferí escoger uno de
cosecha propia.

Primero Sibilino Rictus Morte empezó siendo un
"alias" imaginado para el caso de que algún día
escribiera artículos satíricos y cosas así en algún
diario (ilusioncillas de uno).

Luego fue algo más bonito con lo que compuse un
poema bastante potable que transcribo para
fastidiarios (hoy vuelvo a la carga con los poemas):

La sangre que es roja
de tono escarlata
la vida colora,
carmín da a la plata.
Y el rostro se antoja
de tierna muchacha
rincón donde mora
desprendida hilacha.

El tiempo que ocioso
por todo suspira
se fija en el hilo
y de él tira y tira.
"¿Qué saldrá?" Curioso
e inquieto barrunta,
y la espera en vilo
tiene a su pregunta.

La espera apresura
la vejez y agrieta
los rostros ajados
que cuida el esteta
con vana premura,
pues de tirar tanto
la cara ha arrugado
el joven encanto.

La vejez camina,
tembloroso el porte,
la antigua sonrisa
troca en rictus morte.
Violento conmina
el tiempo un resorte,
los labios con prisa
tuerce el rictus morte.

Como veréis no tiene nada que ver con eso de "carpe
diem" pues no animo a aprovechar el tiempo presente,
ni a las muchachas a recoger las rosas floridas antes
de que el tiempo las cubra de escarcha y cosas así.

Pero Sibilino Rictus Morte se abrió aún más en mi
imaginación y resultó ser un personaje para un nuevo
poema, que ya lleva unos 600 versos (y está atascado
ahí), inspirado en el Diablo Mundo de Espronceda.

Pues Sibilino es una especie de algo que aún no se
sabe, enviado por Dios para "dar fe" de los tiempos
antes de enviar su último castigo al mismo. La vena
notarial me sale ya por algún lado. Así a modo de
ejemplo narra de donde es despertado por Dios de su
letargo en espera de la llamda:

En honda caverna
henchida de cieno
se ocultan quimeras,
pozos de veneno.
Allí es donde hiberna
y tíntase oscura
la noche que espera
en hueca hendidura.

Allí donde luce
la niebla, no el sol
que es vano fantasma
de pura ilusión.
Do el silencio nuce
los tiernos oídos,
do nace la miasma
y enferman sentidos.

[...] Sigue describiendo de manera un tanto tétrica la
caverna, a mi estilo personal, para acabar diciendo:

Y al cabo sin luz
sin aire, sin sol
de aquella ponzoña
en fin, nací yo.

Sibilino me nombraron
los demonios del Abismo.
Los humanos, con cinismo,
Rictus Morte me apelaron.
Y así que me dieron nombre
no me otorgaron esencia,
y no soy ángel, ni conciencia,
ni ciencia ni diablo ni hombre.
Ni soy bestia ni su hez,
ni árbol que alto se envanece,
ni nada que en tierra crece
y lo que soy bien no sé:

Soy sierpe que escapa
fugaz y pringosa,
yo soy bella rosa
que pincha a traición...

Y así sigue describiendo un rato lo que soy y no
soy sin decidir nada, porque es una criatura inventada
y no existe nada como él. Y este es el origen de mi
apodo.
¿Original? Diría yo que sí.
¿Macabro? También.
¿Asusta...? A los apocoyados puede que les asuste.
¿Sirve para ligar? No es mi propósito, pero me han
comentado que no mucho...
¿Cuando le envío un email a alguien que no lo conoce
se piensa que es un virus? Sí, me ha pasado alguna
vez.
¿Cambiaría mi nick de internet alguna vez? Nunca, soy
fiel a mis principios. Ah, por cierto, tengo una nueva
cuenta, jomasamuz@... (Era una ironía, pobre ironía
pero ironía).

Bueno, pues nada más que ya es bastante para
algunos.
Un saludo a todos y un beso a todas (estas cosas no
os las digo a la cara...)

Sinónimos y Quevedo

Quizá me recuerden de artículos anteriores como "Burro Moratones, ministro de exteriores", o "la ministra Trujillo, fantasía o misterio". En este caso voy a tratar de temas un poco más frívolos, menos políticos, aunque siempre la política está por medio. Ahora, y continuando con el ciclo de exposiciones respecto al problema homosexual (recuerden el opúsculo: "por detrás no, por favor") me voy a referir a la controvertida denominación de "gay".
Sé que al tratar estos temas se pueden herir susceptibilidades, por eso, siguiendo con el tono jocoso y alegre de los que no tenemos graves responsabilidades, únicamente entraré en la forma. Yo no entiendo qué significa esa palabra y, antes de que la Real Academia de la Lengua la incluyera en el diccionario (o eso me han dicho que ha hecho), lo más parecido a ese término que podíamos encontrar era la palabra guay. Así lo comentó mi querido hermano en un texto, hace tiempo. Y es que no hay por qué acudir a lenguas extranjeras para decir cosas tan claras como las decía Quevedo en su poema dedicado "a un italiano llamado Julio" (como aclaración previa decir que italiano, en la época de Quevedo, era casi lo mismito que marica. Y que marzo se refiere, en contraposición a abril lluvioso, al mes ventoso, en clara alusión a la incontinente flatulencia de los que practican la sodomía):

"Yace en aqueste llano
Julio el italiano
que a marzo parecía
en el volver de rabo cada día.
Tú que caminas la campaña rasa
cósete el culo, viandante, y pasa.

Murió el triste joven malogrado
de enfermedad de mula de alquileres,
(que es como decir que murió de cabalgado);
con palma le enterraron las mujeres.
Y si el caso se advierte,
como es hembra la muerte
celosa y ofendida
siempre a los putos deja corta vida.

Luego que le enterraron
del cuerpo corrompido
gusanos se criaron,
a él, tan perecidos,
que eran en varios montones
unos con otros bujarrones."

Así, remontándonos a mi hermano, que partió alguna vez de Quevedo, no podíamos dejar que la palabra gay ensombrara el rico léxico castellano y escribió su historia "gente Guay". Esto produjo que a su vez yo imitara a mi hermano que imitaba a Quevedo y escribí, con puro afán lexicográfico y vocabularista (no sé hasta qué punto me invento yo también las palabras), sin intención de ofender como aclaro en la primera estrofa, una pequeña composición poética en la que se recogían las distintas formas de decir marica, o maricón, en nuestro idioma, de las que Quevedo dejó algunas muestras:

"Es profuso y es muy culto
nuestro idioma al insultar,
pero yo no tiro al bulto
y olvidando el cruel insulto
sólo voy a calificar:

Yo te digo maricón
y con esto no te insulto,
tan solo es tu condición,
no hay que provocar tumulto.

Maricón es ahembrado,
que es lo mismo que bardaje;
no es ofensa afeminado
por lo que esos humos, baje.

No es agravio ni es ultraje
que homosexual te nombre,
sí cuando a tu espalda raje
y diga que no eres hombre:

que sí macho, no machote,
pero también invertido;
todo esto incluye el lote
hasta puto y divertido,

que la gracia del bufón
le sobra a aquel nefandario
que de niño era garzón,
ya de hombre extrafalario.

Herir sería llamarte
pederasta pervertido,
mas si se dice con arte
es halago confundido.

Así te apelen marica,
o tomante o bujarrón,
que nuestra lengua es muy rica
para decir maricón."

Andanzas y desventuras de Todotorcido Zapatero

Este fin de semana el Papa ha estado en España, ha venido a Valencia y algunos se preguntan por qué el señor presidente del gobierno, Zapatero, no ha asistido a la Misa del domingo. Hombre, yo no podría preguntar eso sin faltar a la inteligencia de los lectores. Pongamos que no hay nada malo en ello pues es una cuestión personal y de conciencia. Ahora que la conciencia de Zapatero no debe estar bien sujeta y va y viene constantemente, porque ha cambiado de opinión con eso de asistir a la Misa. Hasta hizo que se le habilitara un recinto particular por si iba, pero no fue.

Pero lo que no se le puede perdonar a un presidente del gobierno es que no fuera a despedir a un Jefe de Estado al aeropuerto, porque no es cuestión ya de protocolo, ni de práctica política, es cuestión de educación. Así que, ¿por qué no lo hizo? A mí me parece que puede ser porque o no tiene educación, o deseaba que el Papa se fuera lo antes posible y su presencia en la despedida podría retrasarle. Algunos dicen que lo que le pasa a Zapatero cuando se encuentra con el Papa es lo mismo que lo que le pasa a los demonios con el agua bendita... No sé, ¿qué pensáis?

También se preguntaba Zapatero el motivo de tan grande abucheo, y es que sólo debe escuchar a sus aduladores de la SER y del País, y no a los millones que se han manifestado sucesivamente desde que llegó al poder. Así que le preguntó a la alcaldesa de Valencia si ella había organizado que le pitaran. Y ella le respondió que no, que eso se lo había buscado él solito. Toda una señora doña Rita.

Así andamos, que no distingue Moncloa un Rosario de un collar, ni un país de una finca privada donde hacer parcelaciones al gusto. Y es que este presidente es más notorio por todo lo que no hace y por todo lo que deshace (toda una nación), que por lo poco que hace que, encima de ser poco, no lo hace a derechas, todo torcido.

07 julio 2006

Elenita

Si hay algo que pueda ser mejor que ser cani en Sevilla es, quizá, ser pijo. Pero aunque se lo digas a Elenita, o Nita, ella nunca lo aceptará. El padre de Elenita trabaja en un Banco, así con mayúsculas. Se puede decir que su vida siempre ha estado ligada a un banco. Desde el pupitre del colegio al de la Facultad de Derecho donde pasó ocho años pero no pasó de primero. ¿Y por qué? Porque siempre estaba en el banco del parque, bebiendo y fumando, hasta que su padre, el abuelo de Elenita, que tenía un amigo en el Banco, lo metió allí cuando le llegó la edad de dejar de hacer nada. Iba de banco en banco como quien va de oca en oca sin pisar las casillas intermedias. Y todo hasta que un día acabe en otro banco, el de los acusados, por defraudarle todo lo que puede a Hacienda. Hasta los cafés que se toma por las mañanas los desgrava en no sé qué concepto imaginario.

En cambio la madre de Elenita, Elenita, siempre anda ocupada en algo. Es la que se encarga de que la casa esté limpia y en orden. Por eso mete las pelusillas que se encuentra debajo de la alfombra hasta el día de la limpieza mensual, que encomienda a los niños. Como dice la abuela: las cosas no son como son, sino como parecen. Y por eso la madre de Elenita, Elenita, nunca dice nada inconveniente, lo cual es una virtud. Aunque si te fijas tampoco dice nada conveniente porque cuando habla es como si no dijera nada, pero no para de hablar.

El hermano de Elenita, Jorge, es el ejemplo vivo de su padre y el orgullo de la familia: alto, guapo y con un bar siempre a mano derecha. Se las apaña para no salir de Pineda, aunque no sea socio. Y cuando no está allí tampoco está en la Facultad de Derecho, ni en la biblioteca; está en el bar, a mano derecha, metiendo la izquierda donde puede o le dejan. Y le dejan muchas. Es lo que se dice un tío con recursos, un vivo; hasta que alguien le dé por llamarlo un muerto y vea que no anda muy desencaminado.

Cuando Elenita nació hizo feliz a sus padres porque ya tenían la parejita y dejaron de tener. Y les hizo feliz en apariencia porque la niña aparentaba mucho, y eso prometía. Por eso los gastos de la niña siempre fueron superiores a los ingresos del padre, y es que eso de no pagar hipoteca y vivir de herencias da para mucha aparienciaSiempre sabía Elenita lo que era apropiado para cada ocasión. Se sabía de memoria cuándo pasaba una pulsera de moda o no. Y si no lo sabía tenía la suficiente personalidad para no ponérsela, por si acaso. También sabía que no se podían llevar tacones a la montaña, pero sí a montar a caballo, a una capea o al cortijo de las amigas, que aunque no estaba en la montaña estaba en la falda de la montaña, o debajo de ella, como Curro, el novio de Elenita, que siempre que puede trastea por allí. Y es que se da buena mano... con la guitarra. Anima todas las fiestas. No hay una fiesta sin Curro en Sevilla y alrededores.

Ahora, lo de la Iglesia lo tiene atravesado, porque Nita es muy piadosa y va los domingos a misa. Participa de lo lindo en la vida de la Iglesia, siempre la ves hablando con una o con otra hasta que le suena el móvil y cuando lo encuentra el que llamaba ya ha colgado. Pero el cura sonríe porque Elenita es muy aparente. Y Curro la espera fuera, por eso de no encontrarse ningún cura. Y todo porque un cura le dijo una vez que tenía que trabajar y Curro estuvo echando bilis por la boca dos días seguidos. Por eso tiene a la Iglesia atravesada, y al trabajo, como Jorge. Y no es que no trabaje, que cuando hace falta se mete a relaciones sociales de los pubs y las discos y no hay nadie como Curro. Además las copas son gratis y siempre hay algún amigo que se preste a llevar a Elenita a casa, o a donde se preste ella y hasta donde, y si se puede, un poquito más. Pero a Curro eso no le importa porque Elenita es muy aparente y, de todas formas, a esos litros de la noche él no daría la talla. Como bien saben las amigas de Elenita, que sí se quedan en el bar.

El peor día de Elenita fue cuando descubrió que el padre de su madre no era marqués como ella suponía, sino panadero. Pero su madre le dijo que no se preocupara por ello porque aunque fuera panadero, no lo parecía, y eso era lo que importaba. Desde ese día Elenita se hizo más consciente de su realidad y cuando iba a la playa se ponía bikinis cada vez más pequeños, hasta que dejó de notarse que llevaba bikini. Pero eso a Curro no le importaba... ni a los amigos de Curro. Y papi no la riñe, la mira como deseando que no fuera su hija. Y papi no anda del todo errado porque a veces los deseos son realidad sin que lo sepamos. Y es que Elenita ha salido a su madre.

Humorismos

Después de leer las "Máximas mínimas" de Jardiel Poncela, que tanto os ha gustado pero que tan machista habéis pensado que es, os envío unos cuantos humorismos escritos por mí -ya sabéis, en los ratos libres que tengo entre artículo y artículo del Código Civil-.


Si os gustan, quién sabe, puede que me dedique a escribir estas tonterías cuando deje la oposición o me deje ella a mí, como suelen hacerme las mujeres. No os creáis, todo es posible -y no me refiero a que me puedan dejar-, hay mucha gente que se gana la vida diciendo mentiras y tonterías, como los políticos, los humoristas y los gigolós.


Así que aquí van unos pocos, con copyright:


Desde que he leído un libro de aforismos no hago más que escribir aforismos socialistas: unos malos, otros peores y, la mayoría, malísimos.


¡Ah, las cartas de amor! Cuando uno se arrepiente de lo que deja por escrito lo primero son ellas. Luego quizá el testamento.


No sé si Dios terminó la Creación o si está esperando a que acabemos nosotros con ella.


Nunca me ha gustado matar el gusanillo. Sin el gusanillo no soy nada.


Hay que ser prácticos: aunque tenga vocación de mantenido mi físico revela que no tengo capacidad para llevar a cabo mi vocación.


Soy un hombre que se ha hecho a sí mismo. Se nota a simple vista mi falta de criterio.


Sólo los muy puñeteros pueden tener el corazón en un puño.


Siempre he sido un soñador. Sobre todo por las noches.


Un fumador educado siempre tiene la deferencia de compartir el humo.


Tengo por costumbre no entrar al trapo. Prefiero que limpien otros.


Un hombre puede resultar muy atractivo por teléfono, siempre que se limite a escuchar.


La diferencia entre un hombre y un animal no está en el cerebro, sino en cómo lo utilizan. Por eso muchos no captan la diferencia.


La inteligencia en el hombre es tan intangible como lo es su belleza, aunque hay raras excepciones.


Hoy está de moda entre los hombres ejercitar los músculos, como en otros tiempos lo estuvo ejercitar la inteligencia.


Un "gay" es un homosexual en activo que tiene muchos sinónimos.


No me importa mover a compasión a las mujeres, ni levantar pasiones entre ellas. Pero respecto a los hombres no me interesa mover ni levantar nada.


Los matrimonios homosexuales se reproducen por esporas.


No dudo que una mujer diga la verdad cuando manifiesta lo que piensa en un momento concreto. Lo que no significa que al momento siguiente vaya a pensar lo mismo, ni siquiera que vaya a estar pensando.


En las mujeres bellas la inteligencia está en potencia; en las feas a pleno rendimiento y ni aún así se distingue la lista de la tonta -son maestras en el arte del disimulo-.


Las mujeres tienen el pelo largo porque si lo tuvieran corto, o no lo tuvieran, vete tú a saber con qué estarían enredando.


Cuando una mujer dice "no" quiere decir que sí; aunque tal vez puede querer decir que no; o querer decir que quizá... Quién sabe, desde luego ella no.


"Nunca hagas nada de lo que luego te puedas arrepentir" y yo digo: nunca digas nada de lo que luego una mujer te pueda repetir.


Cuando tropieces no mantengas el equilibrio; cáete, por favor: no vayas a privarnos de unas risas.


Hay algunas personas que sueñan despiertas: como los ricos y los novios de las supermodelos.


La democracia, como el amor o la fe, se demuestra con las obras, como bien sabe Gallardón.


Hablar de democracia en España es como quien dice que España va a ganar el mundial de fútbol: hincha una ilusión que acaba explotando como una bomba.


Los políticos y las prostitutas la boca es lo primero que abren.


Tenemos un gobierno que para acabar con el humo aviva el fuego.


El Real Madrid será lo que quede de España cuando acaben de descuartizarla.


Lo bueno que tienen los sueños es que puedes soñar que te acuestas con una mujer bonita. Lo malo que tiene acostarse con una mujer bonita es que te despiertas.


¿Enamorado? Eso es lo que me dijeron después de un golpe: "En ná, morado."


Lo malo del corazón es que no para quieto.


En una pareja el hombre lleva los pantalones, y la mujer los pantalones ajustados.


La condena a Gómez de Liaño fue... un fallo judicial.

La primera vez... que escribo

Hoy comienzo con el blog por primera vez, o lo que sea esto. Si alguien lo lee tendrá que perdonar que no lo tenga actualizado, ni bien organizado. Es falta de tiempo y de medios. También mi normal indecisión: ¿cómo lo llamo? ¿a quién doy entrada?
Etc...


Son cosas que uno tiene que pensar antes de escribir, y me he lanzado a escribir sin pensar. A veces se agradece que uno hable sin pensar porque si no la mayoría estaría en silencio...



En fin, que mi intención con este blog o espacio es escribir en él todas las tonterías que se me ocurren, para que las podáis leer cuando queráis, los que queráis hacerlo. Así que es una pequeña ventana a mi miseria, que es muy grande y no es conveniente que se vea toda. Por eso es mejor hacer la ventana pequeña.


Y ahora, que tengo unos minutos, me voy a poner a ver cómo diablos se maneja esto, y cómo permitir o prohibir entradas en él.