11 julio 2006

Andanzas y desventuras de Todotorcido Zapatero

Este fin de semana el Papa ha estado en España, ha venido a Valencia y algunos se preguntan por qué el señor presidente del gobierno, Zapatero, no ha asistido a la Misa del domingo. Hombre, yo no podría preguntar eso sin faltar a la inteligencia de los lectores. Pongamos que no hay nada malo en ello pues es una cuestión personal y de conciencia. Ahora que la conciencia de Zapatero no debe estar bien sujeta y va y viene constantemente, porque ha cambiado de opinión con eso de asistir a la Misa. Hasta hizo que se le habilitara un recinto particular por si iba, pero no fue.

Pero lo que no se le puede perdonar a un presidente del gobierno es que no fuera a despedir a un Jefe de Estado al aeropuerto, porque no es cuestión ya de protocolo, ni de práctica política, es cuestión de educación. Así que, ¿por qué no lo hizo? A mí me parece que puede ser porque o no tiene educación, o deseaba que el Papa se fuera lo antes posible y su presencia en la despedida podría retrasarle. Algunos dicen que lo que le pasa a Zapatero cuando se encuentra con el Papa es lo mismo que lo que le pasa a los demonios con el agua bendita... No sé, ¿qué pensáis?

También se preguntaba Zapatero el motivo de tan grande abucheo, y es que sólo debe escuchar a sus aduladores de la SER y del País, y no a los millones que se han manifestado sucesivamente desde que llegó al poder. Así que le preguntó a la alcaldesa de Valencia si ella había organizado que le pitaran. Y ella le respondió que no, que eso se lo había buscado él solito. Toda una señora doña Rita.

Así andamos, que no distingue Moncloa un Rosario de un collar, ni un país de una finca privada donde hacer parcelaciones al gusto. Y es que este presidente es más notorio por todo lo que no hace y por todo lo que deshace (toda una nación), que por lo poco que hace que, encima de ser poco, no lo hace a derechas, todo torcido.

No hay comentarios: