11 julio 2006

El porqué del nombrecito

Hola hola, mis queridos hobbits,

últimamente se me ha preguntado que por qué me
apodo Rictus Morte. Lo cierto es que no me apodo así
ni de ninguna manera, estoy en contra de los apodos.
Lo que tenía que hacer era encontrar un nombre que no
fuera Jose_78s y cosas así y preferí escoger uno de
cosecha propia.

Primero Sibilino Rictus Morte empezó siendo un
"alias" imaginado para el caso de que algún día
escribiera artículos satíricos y cosas así en algún
diario (ilusioncillas de uno).

Luego fue algo más bonito con lo que compuse un
poema bastante potable que transcribo para
fastidiarios (hoy vuelvo a la carga con los poemas):

La sangre que es roja
de tono escarlata
la vida colora,
carmín da a la plata.
Y el rostro se antoja
de tierna muchacha
rincón donde mora
desprendida hilacha.

El tiempo que ocioso
por todo suspira
se fija en el hilo
y de él tira y tira.
"¿Qué saldrá?" Curioso
e inquieto barrunta,
y la espera en vilo
tiene a su pregunta.

La espera apresura
la vejez y agrieta
los rostros ajados
que cuida el esteta
con vana premura,
pues de tirar tanto
la cara ha arrugado
el joven encanto.

La vejez camina,
tembloroso el porte,
la antigua sonrisa
troca en rictus morte.
Violento conmina
el tiempo un resorte,
los labios con prisa
tuerce el rictus morte.

Como veréis no tiene nada que ver con eso de "carpe
diem" pues no animo a aprovechar el tiempo presente,
ni a las muchachas a recoger las rosas floridas antes
de que el tiempo las cubra de escarcha y cosas así.

Pero Sibilino Rictus Morte se abrió aún más en mi
imaginación y resultó ser un personaje para un nuevo
poema, que ya lleva unos 600 versos (y está atascado
ahí), inspirado en el Diablo Mundo de Espronceda.

Pues Sibilino es una especie de algo que aún no se
sabe, enviado por Dios para "dar fe" de los tiempos
antes de enviar su último castigo al mismo. La vena
notarial me sale ya por algún lado. Así a modo de
ejemplo narra de donde es despertado por Dios de su
letargo en espera de la llamda:

En honda caverna
henchida de cieno
se ocultan quimeras,
pozos de veneno.
Allí es donde hiberna
y tíntase oscura
la noche que espera
en hueca hendidura.

Allí donde luce
la niebla, no el sol
que es vano fantasma
de pura ilusión.
Do el silencio nuce
los tiernos oídos,
do nace la miasma
y enferman sentidos.

[...] Sigue describiendo de manera un tanto tétrica la
caverna, a mi estilo personal, para acabar diciendo:

Y al cabo sin luz
sin aire, sin sol
de aquella ponzoña
en fin, nací yo.

Sibilino me nombraron
los demonios del Abismo.
Los humanos, con cinismo,
Rictus Morte me apelaron.
Y así que me dieron nombre
no me otorgaron esencia,
y no soy ángel, ni conciencia,
ni ciencia ni diablo ni hombre.
Ni soy bestia ni su hez,
ni árbol que alto se envanece,
ni nada que en tierra crece
y lo que soy bien no sé:

Soy sierpe que escapa
fugaz y pringosa,
yo soy bella rosa
que pincha a traición...

Y así sigue describiendo un rato lo que soy y no
soy sin decidir nada, porque es una criatura inventada
y no existe nada como él. Y este es el origen de mi
apodo.
¿Original? Diría yo que sí.
¿Macabro? También.
¿Asusta...? A los apocoyados puede que les asuste.
¿Sirve para ligar? No es mi propósito, pero me han
comentado que no mucho...
¿Cuando le envío un email a alguien que no lo conoce
se piensa que es un virus? Sí, me ha pasado alguna
vez.
¿Cambiaría mi nick de internet alguna vez? Nunca, soy
fiel a mis principios. Ah, por cierto, tengo una nueva
cuenta, jomasamuz@... (Era una ironía, pobre ironía
pero ironía).

Bueno, pues nada más que ya es bastante para
algunos.
Un saludo a todos y un beso a todas (estas cosas no
os las digo a la cara...)

2 comentarios:

GUSSANITA dijo...

bienvenido a su propio metaverso

Rictus Morte dijo...

Eso del metaverso me lo tendrás que explicar un poco, porque soy un iletrado. Y si tiene que ver con el cyberespacio... No hay palabras para calificar mi analfaBETISmo -que uno tiene sus colores verdiblancos, aunque no esté bien sacarlos a la luz-.