08 agosto 2006

Mi vecina

Sobre mi vecina del primero se podrían escribir muchas anécdotas. Es un personaje peculiar, muy peculiar, con una chifladura que, cuando uno es mero observador, es harto divertida. Así, se enfrenta a los dueños de los pubs que hay en la calle vestida con su pijama, y cuando éstos la echan de sus locales, empieza a intentar convencer a los jóvenes de que no entren en ellos. Claro está, nunca lo consigue.

Hace poco llamó a la puerta de mi casa y yo, que debería estar escarmentado, no debí abrir, pero lo hice. Gracias a Dios no me lió mucho. Me preguntó:

- Hola, tú eras veterinario, ¿no?
- No señora, el veterinario es mi hermano, y ya hace mucho que no vive aquí.
- Pues habría jurado que eras tú, os parecéis mucho... ¿Sois gemelos?
- No, que va.
- Pues sois igualitos, ¿verdad?
- No lo creo, somos bastante distintos.
- ¿Qué raro? Habría jurado que se parecía a ti... ¿Lleva también gafas?
- Sí.
- ¡Por eso!

Así que para mi vecina todos los que llevan gafas se parecen hasta el punto de ser gemelos...

No hay comentarios: