28 agosto 2006

Nuevos humorismos

Aquí os dejo otros pocos humorismos para que echéis el rato. No vayáis a pensar que yo comparto todo lo que escribo, aunque, antes de escribir, sí que pienso:


- Quien no tiene una virtud es porque tiene un defecto.

- Quien no tiene un solo defecto es porque tiene varios.

- Lo bueno de los defectos es cultivarlos todos.

- El caciquismo es una forma de política en la que tienen su origen los partidos políticos actuales.

- Lo más salido que se puede estar es estar tan salido como un socialista en el Banco de España, con la caja de caudales.

-No me sorprendería escuchar una mañana al portavoz del PSOE acusar al PP de ser el culpable de la Guerra de las Galaxias.

- Hoy, no sé si como consecuencia del relativismo imperante, la gente no se comporta de manera educada: no guardan silencio cuando es debido; hablan con la boca llena; eructan cuando les viene en gana y cuando no también, jactándose de la potencia y sonoridad del escape... Es todo de lo más molesto. ¡Hasta combinan cuadros con rallas!

- Una mujer explosiva, excita; una mujer bonita, adorna; una mujer inteligente, acompaña. ¡Ah, quién tuviera tres en una!

- Siempre me equivoco cuando juzgo a la gente por primera vez. Y es que debería prescindir del juicio para juzgar a los que no lo tienen.

- Si te olvidas de la primera impresión que te causé, y también de la segunda; y tal vez de la tercera, y puede que de la cuarta y la quinta, podré empezar a caerte bien.

- Diálogo entre un chico y una chica:
- Estás más guapa sin gafas.
- ¿Me las quito entonces?
- Sin gafas tú no, sin gafas yo.

- El otro día me acerqué a una chica guapa -ya sabéis, uno de esos impulsos que siempre rehuyo- y le dije: "Mi madre me dice que no hable con desconocidos, pero contigo haré una excepción." Y ella me respondió: "¡Qué curioso! Mi madre también me dice que no hable con desconocidos, pero yo no haré esa excepción."

- Algunos hombres, más que pequeñas imágenes de Dios son grandes caricaturas.

- Un cobarde goza de una mayor perspectiva de futuro.

- La juventud, como los gases, tiende a expandirse y a llenarlo todo, hace ruido y huele mal.

5 comentarios:

csanmu dijo...

La juventud es sólo un sueño hasta que alguien valiente se atreve a hacerla realidad.
Hasta que alguien se atreve a vivir de verdad.
La juventud se esconde en los corazones de aquellos que la poseen por propia naturaleza. Y a veces habría que reclamar buscadores que ayuden a encontrarla, porque los destructores sobran, abundan y sobrepasan con creces toda expectativa.
Tan sólo hace falta un poco de relieve, de profundidad. Un poco más de cada uno. Porque la vida bien merece la pena la vida.

Rictus Morte dijo...

Espero que no me incluyas (y que me permitas tutearte, como a un familiar o a un amigo...), Csanmu, entre los que proponen la destrucción de la juventud por una simple frase jocosa. El humor suele sobrepasar los límites de la realidad cuando generaliza y se sirve de la exageración.
Por lo demás agradecido de tu estupendo comentario y de que hayas visitado este blog, un saludo atento y no olvides promocionarlo... Vamos a comisión. Por cada comentario, una respuesta (hasta un máximo de cien).
¡Estamos que lo tiramos!

Lupiáñez dijo...

Muy bueno el de la caricatura. Y los epigramas también. Sí señor. Se nota que al fin dejas de estar obsesionado con el PSOE y que abandonas tu gusto por presentarte como alguien vilipendiado y eternamente rechazado por las mujeres... sobre todo si son guapas. Algún día deberás confesar la verdad y escribir aquí todas las veces que has tenido que rechazar las declaraciones de mujeres rendidas a tus encantos...

Rictus Morte dijo...

No ha dejado de obsesionarme el PSOE... Para eso tendría que haberme obsesionado alguna vez. Me alegro de que te gusten los epigramas y demás. Si yo contara la de veces que he rechazado a una mujer hermosa, dejaría la página en blanco. Así que mujeres hermosas aprovechad, que nunca he dicho no a ninguna (jamás sabréis si he podido decir "sí").

Anónimo dijo...

Errar es de humanos, pero para liar las cosas de verdad, hace falta un ordenador.