19 septiembre 2006

Algo para septiembre

Hay quien tira su vida por la borda. Otros prefieren tirarla por el retrete, o por la ventana. Por mi parte suelo tirar mi vida, y con frecuencia, en la cama. No hay nada mejor y rebatan lo que quieran esos suicidas.

Lo he descubierto después de no aprobar las oposiciones que llevaba preparando desde hace casi seis años. Suspendí y me sentí, ante todo, aliviado. Al poco rato fui a tirar mi vida a la cama donde yació diez horas por lo menos. Quizá es porque nunca me creí capaz de aprobar la oposición –mi subconsciente era consciente de que no era más que una quimera: notarías-, y por eso al día siguiente, comiendo, me encontraba tan contento que, sin darme cuenta, me bebí solito casi una frasca entera de vino.

Lo del vino podría no entenderse correctamente, pero me sentía feliz, satisfecho y, por una vez en seis años, iba a gozar de más de quince días seguidos sin hacer nada de importancia, excepto escribiros... No vaya a haber susceptibles. Luego me tocaría replantearme el futuro, pero sería luego, cuando hubiese descansado y el supuesto golpe sufrido por el fracaso hubiese amainado un poco. La mente serena decide mejor . Y no han pasado ni ocho días de aquello y mi mente, que debería estar tremendamente abollada, ya empieza a hacer planes de futuro.

Para una persona que no tiene nada tener poco es mucho. Y será que veo más cerca la hora de tener algo, será que estoy mal hecho, he visto la luz en el fracaso. Ya veremos qué digo de esto dentro de seis meses. Lo cierto es que comienzo de nuevo y, como en septiembre no había escrito, escribo esto para no dejarlo vacío.

3 comentarios:

Goucho Marx dijo...

"Mejor nuevo que nunca"

(Groucho Marx)

Otra vez Groucho... dijo...

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo.
Durante mis años formativos en el colchón, me entregué a profundas cavilaciones sobre el problema del insomnio. Al comprender que pronto no quedarían ovejas que contar para todos, intento el experimento de contar porciones de oveja en lugar del animal entero.

Rictus Morte dijo...

Bueno, si cuentas animales porcinos creo que no tendrás problemas, porque por analogía, son inagotables.