27 octubre 2006

Un zulo... en la Moncloa

La banda terrorista ha llegado a un grado de refinamiento tal que ha conseguido mantener ocuulto en la Moncloa un zulo desde marzo de 2004, donde tiene encerrado a un preso político que pretende usar para negociar y conseguir la independencia de las Vascongadas.
El zulo, por su forma y tamaño, ha pasado inadvertido pues se confunde con el mismo Palacio de la Moncloa. En cambio, el secuestrado, aunque se ha hecho notar mucho estos dos últimos años, no ha sido echado en falta por nadie.
Parece ser que sufre el síndrome de Estocolmo -o de Helsinki, que confundo capitales con síndromes- además de presentar síntomas claros del síndrome de Down, aunque no lo padezca. Informado de que podía abandonar dicho zulo y escapar de las garras de la banda terrorista, extrañamente dicho secuetrado no ha querido hacerlo.
Y es que, el señor Rodríguez Zapatero -que así se llama el preso político- afirma estar a gusto en compañía de sus captores y se muestra dispuesto a darles todo lo que le pidan. En estos casos las autoridades médicas y el colegio de azafatas recomiendan sacarlo por la fuerza del zulo e internarlo en un centro psiquiátrico para la cura de dichos síntomas, lavativas y tratamientos intensivos del recto.
El zulo, después de ser desinfectado, se recomienda que se entregue a un nuevo habitante, mejor si es católico, liberal conservador y yo.

El apetito más bajo

Hace poco escuché: "hay dos clases de mujeres, las decentes y las docentes. Las docentes son las que enseñan". Graciosa y descriptiva la frase pero, ¿os habéis preguntado alguna vez qué es lo que enseñan hoy las mujeres? Y cuando uno dice mujeres casi que tiene que decir adolescentes, que son las que más lo hacen. Una señora del norte de Europa -donde no se quedan cortos con estas cosas- comentó de una chiquilla española de 15 años que iba al cole: "en mi país, a las que visten así las ponemos a trabajar". Y esto por si acaso, en castizo español, cito:

Mujer que al andar culea
y al mirar sus ojos mece,
yo no digo que lo sea,
pero sí, que lo parece.

Y es que las quinceañeras enseñan prácticamente todo, y no enseñan más porque no les han crecido mucho todavía. No me propongo hacer el típico comentario justificando a los acosadores sexuales, violadores y demás, por lo provocativas que van las niñas. En ningún caso están justificados los delitos sexuales -ni muchas otras prácticas que, aunque legales, son aberrantes-. Pero no estándolo sí que es normal que este tipo de gusanos se fijen primero en las niñas que muestran, las docentes, que en las que no lo hacen, como poniéndose en el punto de mira.

Y yo, que tengo ojos que miran de forma miope y retorcida, he podido comprobar que, aparte de las curvas tradicionales que conocemos de las mujeres, éstas nos descubren ahora una más como si fuera nueva. Y es que estamos en tiempos de innovación. Las niñas, con los pantalones de talle bajo y ajustado, la camiseta también corta y apretada, dejan al aire no sólo la tripa, sino que también van marcando los lomitos. Eso es, los lomos, la parte más magra, es lo que se ha puesto, al parecer, de moda.
No sé qué interés puede tener esa parte del cuerpo femenino que yo ocultaría más que otra cosa, ya que no me parece estética. No sé qué interés puede tener, pero ahí está y hay que rendirle el debido culto:

"[...]Una ninfa extraño ser
ante mí se aparecía,
una hada o una mujer,
bailando ante mi reía.
Sin saber muy bien por qué,
hambruna voraz sentía,
decidí que esa mujer
de alimento serviría:

Ríe, ríe, pajarillo,
ya verás cuando te coja,
de tu lomo un solomillo
de toma pan y moja.

Que en un sueño me encontré,
un afán de fantasía,
mas de nuevo desperté
cuando más me divertía. "

Es lo que pasa, que las mujeres van despertando nuestros más bajos instintos, nuestros apetitos más ocultos. Lo que yo no me explico es que, estando tan flaco y tan poco acostumbrado a ingerir alimentos con profusión, prefiera comer a la de los lomitos que, como dirían los argentinos, coger con ella.

26 octubre 2006

Un estatuto de chiste

El señor Javier Arenas ha firmado la reforma del estatuto de Andalucía con Manuel Chaves, introduciendo en el texto la consabida frase de "realidad nacional". Aquí, en Andalucía, parece que no se ve la importancia del asunto y todo se toma a guasa. Me parece una forma como otra de tomarlo, ante todo menos dolorosa, pero es necesario recordar que en el País Vasco, en el siglo XIX, no había tampoco ningún espíritu nacionalista. Los carlistas eran, ante todo, españoles, y hay que ver cómo andan por estas fechas.
Aún así, si se toma a chiste el tema, aquí va el chiste que circula vía sms por el Sur:
Gracias a la reforma del Estatuto andaluz, los ricos van a ser cada vez más ricos y los pobres cada vez más andaluces.
Pues eso, arte y guasa que nada pasa.

23 octubre 2006

¿Qué te sugiere...?

Llevo ya algún tiempo descuidando esto del blog, y es que estoy en una época de cambios. A ver si me asiento un poco en un lugar concreto -aparte del retrete- y puedo volver a mi fructífera rutina: me ponía a estudiar y, no sé por qué, no paraba de escribir.

Así que al suspenso de la oposición hay que sumar la incertidumbre del futuro, la valentía para el cambio y que he estado enfermo estos últimos días. Algunos pensaréis que siempre he sido un enfermo y que no es excusa, pero os confundís: siempre he sido un paciente, es más: un buen paciente; pero no siempre un enfermo. ¿Mi enfermedad? Ha sido algo escatológica y como me conozco y sé lo que me gusta explicar estas cosas me callaré. Pero para animarme un poco -¿es acaso necesario? No creo, pero hay que ser humildes- dejo aquí unos poemas -cortitos, que sé que no os gusta leer mucho- que reflejan un poco de filosofía sobre el asunto...

Ya sé, ya sé, no he dicho a qué asunto me refiero. Es lo bueno que tienen los poemas, que según parece valen para todo. Uno los puede escribir pensando en una cosa y otro, al leerlos, entender que se refiere a otra muy distinta, incluso contradictoria. Siempre me hicieron gracia las clases de literatura: "si a ti te dice eso, está bien". Parece más bien arte moderno: "¿Qué te sugiere...?"

I. Nunca pienses que has llegado
si consigues tu objetivo,
tan sólo que has avanzado
y luego que sigues vivo.

II.No es más que un paso
tras otro paso
tras otro...
Y el que la línea cruce
será otro paso
seguido de otro.

III.¡Más vino! Que aún no pierdo
el sentido.
Ya busque afuera el olvido,
ya adentro,
¡Más vino! Que aún no encuentro
un motivo.
¡Más vino! Que este recuerdo
sigue aún vivo.

04 octubre 2006

The road goes ever on and on

The road goes ever on and on
Down from ther door where it began.
Now far ahead the road has gone
And I must follow, if I can,
Pursuing it with eager feet,
Until it joins some larger way
Where many paths and errands meet.
And wither then? I cannot say.


La canción del camino de Bilbo. Un poemilla de Tolkien muy majo, del que se ha compuesto ya alguna canción. Os recomiendo The Tolkien Ensemble, lo podréis buscar por internet los que estéis interesados. Versionan musicalmente gran número de poemas de El Señor de los Anillos y creo que también del Silmarillion. Os dejo con otro poemilla que refleja el espíritu hobbit como ninguno:


Ho! Ho! Ho! To the bottle I go
To heal my heart and drown my woe.
Rain may fall and wind may blow
And many miles be still to go.
But under a tall tree I will lie
And let the clouds go sailing by.

Relativismo

El otro día escuche que el libertinaje se había implantado como moral. Yo creo que no, que el relativismo como moral, como ética implantada en el subconsciente de la sociedad y el libertinaje como manifestación externa del relativismo imperante. El odio a la verdadera virtud como reacción ante la propia conciencia que nos acusa. La indiferencia hacia el mal, el permisivismo absoluto, y una reacción contraria, constante y sin que medie provocación, a todo lo que es el bien y la verdad, a todo lo que hace íntegros a los hombres, a todo lo que les otorga dignidad.
Un decaimiento del espíritu social en favor de un subjetivismo individualista, un egoísmo que aisla al hombre, enfriando la caridad y destruyendo la esencia de lo que pretende mejorar: la propia persona.
La negación de la existencia del mal es su propia siembra, pero confiemos: Dios ilumina el corazón de los hombres buenos.
Dios sale al paso de los que le buscan.
El Amor de Dios es incomprensible porque no tiene medida; porque el amor es la medida de todas las cosas y Dios, es Amor.