27 octubre 2006

El apetito más bajo

Hace poco escuché: "hay dos clases de mujeres, las decentes y las docentes. Las docentes son las que enseñan". Graciosa y descriptiva la frase pero, ¿os habéis preguntado alguna vez qué es lo que enseñan hoy las mujeres? Y cuando uno dice mujeres casi que tiene que decir adolescentes, que son las que más lo hacen. Una señora del norte de Europa -donde no se quedan cortos con estas cosas- comentó de una chiquilla española de 15 años que iba al cole: "en mi país, a las que visten así las ponemos a trabajar". Y esto por si acaso, en castizo español, cito:

Mujer que al andar culea
y al mirar sus ojos mece,
yo no digo que lo sea,
pero sí, que lo parece.

Y es que las quinceañeras enseñan prácticamente todo, y no enseñan más porque no les han crecido mucho todavía. No me propongo hacer el típico comentario justificando a los acosadores sexuales, violadores y demás, por lo provocativas que van las niñas. En ningún caso están justificados los delitos sexuales -ni muchas otras prácticas que, aunque legales, son aberrantes-. Pero no estándolo sí que es normal que este tipo de gusanos se fijen primero en las niñas que muestran, las docentes, que en las que no lo hacen, como poniéndose en el punto de mira.

Y yo, que tengo ojos que miran de forma miope y retorcida, he podido comprobar que, aparte de las curvas tradicionales que conocemos de las mujeres, éstas nos descubren ahora una más como si fuera nueva. Y es que estamos en tiempos de innovación. Las niñas, con los pantalones de talle bajo y ajustado, la camiseta también corta y apretada, dejan al aire no sólo la tripa, sino que también van marcando los lomitos. Eso es, los lomos, la parte más magra, es lo que se ha puesto, al parecer, de moda.
No sé qué interés puede tener esa parte del cuerpo femenino que yo ocultaría más que otra cosa, ya que no me parece estética. No sé qué interés puede tener, pero ahí está y hay que rendirle el debido culto:

"[...]Una ninfa extraño ser
ante mí se aparecía,
una hada o una mujer,
bailando ante mi reía.
Sin saber muy bien por qué,
hambruna voraz sentía,
decidí que esa mujer
de alimento serviría:

Ríe, ríe, pajarillo,
ya verás cuando te coja,
de tu lomo un solomillo
de toma pan y moja.

Que en un sueño me encontré,
un afán de fantasía,
mas de nuevo desperté
cuando más me divertía. "

Es lo que pasa, que las mujeres van despertando nuestros más bajos instintos, nuestros apetitos más ocultos. Lo que yo no me explico es que, estando tan flaco y tan poco acostumbrado a ingerir alimentos con profusión, prefiera comer a la de los lomitos que, como dirían los argentinos, coger con ella.

12 comentarios:

Maggie dijo...

Aunque a primera vista tu post deja entrever un cierto poso machista, estoy de acuerdo contigo acerca del modo de vestir de las quinceañeras. De vergüenza. Qué les quedará para cuando crezcan. Ahora bien, que las noreuropeas no se pongan a dar lecciones de moral, porque esos países tan "avanzados", son los sexualmente más precoces, de manera que son las propias madres las que "buscan plan" a sus hijas para que se inicien en el sexo al cumplir 15, 16 años.

Me gustan los poemas que has seleccionado, sólo te falta el "y yo que me la llevé al río/pensando que era mozuela..." :)

Rictus Morte dijo...

"y resultó ser un tío
que por poco me la cuela..."

¿Así termina, no? Tal como están las cosas hay que tener un cuidado... Pero espero que no sea un poso machista lo que hayas visto. Hoy se confunde ser machista con ser simplemente hombre. No soy nada machista aunque nada me molesta más que el feminismo exacerbado -al igual que el machismo, aunque éste esté más de capa caída-. Siempre intento ser normal, y aunque procure no ser ni machista ni feminista, manteniendo una postura equidistante, en política no hago lo mismo, no soy de centro precisamente...

Un saludo

Chesk dijo...

Rictus, aunque estas niñas enseñen muchas cosas con su forma de vestir, se te ha olvidado mencionar una cosa: la responsabilidad de sus padres.

La culpa, en cierta medida, también es de ellos puesto que las dejan salir así de casa. Ellos, con su silencio, les dan el visto bueno para que enseñen michelines, rabadillas y escotes varios.

Rictus Morte dijo...

Cuando uno habla de culpas o responsabilidades se puede pillar fácilmente las manos, ya que es difícil conocer verdaderamente lo que motiva a actuar a cada persona. Pero así, en general, estoy de acuerdo contigo. Es responsabilidad de los padres, como lo es la educación de los hijos -estas cosas no se pueden delegar en la escuela-.

Aunque es cierto que cada vez está más difícil la educación de los mismos y la sociedad no ayuda en nada a ello. Pero es curioso ver cómo la gente se afana en ganarse un nivel de vida, trabajando mucho para poder pagar niñeras, colegios... Cuando si trabajasen menos podrían estar ellos con sus hijos. Ganarían menos, pero tendrían tiempo y un poco más de felicidad.

Maggie dijo...

Es que a mí también me molesta el feminismo exacerbado, Rictus. Y lo del "poso machista" dije "a primera vista".

Y no es solamente culpa de los padres, en mi opinión. Lo es de la sociedad, que acepta unas determinadas normas, unos cánones. ¿Dónde estábamos nosotros a esa edad? Leyendo libros de "Los Cinco". Los tiempos avanzan, y no siempre para bien.

Rictus Morte dijo...

Es curioso, yo también soy de "Los cinco". Estoy de acuerdo contigo en lo de la sociedad. Pero es como la pescadilla que se muerde la cola: la sociedad está así por nuestra culpa, porque la admitimos así (digo nuestra por eso de ser solidarios con los verdaderos culpables, je je).

Empuja mucho a los padres y plantarse, ponerse firme y decir por aquí no paso,es cada vez más difícil. Pero hay que hacerlo, aunque cueste y, sobre todo, porque cuesta. Porque las cosas que cuestan suelen ser las más acertadas.

Maggie dijo...

Claro. El problema es que no todos están dispuestos a hacerlo. Es más fácil dejarse llevar. Efectivamente, es la pescadilla que se muerde la cola. Pero si la misma sociedad se "plantase", por así decirlo, los padres lo harían por inercia. Porque el mundo, en realidad, se mueve por inercia.

Y si ahora estamos así... no quiero ni pensar cómo será la siguiente generación.

Oye, ya no sé si te lo comenté, pero con mucho gusto puedes pasarte por nuestro foro Europa Liberal: www.europaliberal.com, bueno, por supuesto tú y cuanta gente desee. Encantados de que participéis.

Chesk dijo...

Es responsabilidad de los padres, como lo es la educación de los hijos -estas cosas no se pueden delegar en la escuela-.

Creo que los adolescentes siempre han sido adolescentes; más o menos todos hemos hecho nuestras gilipolleces a esa edad, pero teníamos a unos padres que nos frenaban.

Si una niña sale con una falda cinturón por la puerta, y el padre le dice que qué guapa va. ¿A quién le echas la culpa?

A veces pienso, que los padres de hoy en día, pasan más tiempo pensando en sí mismos que en sus hijos. Pero vaya, eso es una opinión personal.

Rictus Morte dijo...

Me cuesta, en los foros y eso, responder a aquellos con los que estoy de acuerdo -me pasa con vosotras dos-, y también a aquellos con los que no lo estoy porque discutir no es mi fuerte...

Maggie, hay que ser optimistas con lo de la next generation. Aunque yo soy bastante pesimista con todo -véase mi alias- esperemos que las cosas vayan a mejor. Y si van a peor, procuremos salvar lo más posible, o al menos, a aquellos que tenemos cerca y queremos.

Me pasaré por el foro, pero por ahora no tengo yo facilidad para entrar en internet y me parece que no me integraré en el mundo del cyberespacio hasta dentro de un tiempo, estudiar no da dinero todavía...

Totalmente de acuerdo, Chesk. A veces me da pena la baja natalidad (¿familia numerosa tres hijos? Si nosotros somos seis hermanos y no me parece tanto...), pero viendo cómo se educa a los niños casi es mejor.

No se puede educar y guiar a los hijos desde el egoísmo y la comodidad. Ahora, que la de padres de hoy que acabarán en el asilo porque sus hijos harán con ellos lo que ellos les han enseñado.

Maggie dijo...

Si se leyesen más libros de "Los Cinco", esto no pasaría. ;)

No sé, pero yo a los 13 años sólo pensaba en vestirme como Jorge. Ahora sólo piensan en vestirse como la dudosa "cantante" de dudoso gusto Paulina Rubio, que no se caracteriza precisamente por su gasto en telas. Es un ejemplo.

Y esperaaaa... que viene "La Juani". Horror.

Rictus Morte dijo...

¡¡¡La Juani!!! ¡Qué horror! Con la de problemas que tengo con la estética moderna... Dicen que sobre gustos no hay nada escrito, pero amenazo con ponerme a escribir sobre el tema un día de estos.

Maggie dijo...

Je, je, pues no estaría mal.