30 noviembre 2006

Contador

Hacía ya tiempo que andaba interesado en colocar un contador en el blog, y el ver el artículo de Maggie de esas 50000 visitas fue lo que me hizo decidirme y perder un poco el tiempo aprendiendo cómo se hacía. Seguramente no lo habré aprendido bien y habrá muchas cosas que podrían mejorar, pero ahí dejo el contador, sin ningún ánmo en que mi blog espere las mismas visitas porque si tuviera ese ánimo acabaría decepcionándome antes o después.

Por otro lado tener un contador es peligroso, uno puede darse cuenta que pocas personas, a parte del que sucribe, entran de vez en cuando en el blog. Pero como tengo muchos amigos que me han dicho que, aunque no escriban, por supuesto entran y leen mi blog, esto servirá para comprobar qué hay de cierto en ello... ¡Hay trampas para todo! Y mis amigos dejaran de serlo por lo excéntrico que puedo llegar a ser.

5 comentarios:

Maggie dijo...

Haberlo dicho, te habría echado una mano. O las dos. Al cuello, ¿no?

La gente entra, pero comentar es otra cosa; hay a quien le molesta la verificación de palabras, otros que aterrizan sin saber bien dónde... te pongo uno de mis "desbarres" sobre el tema, un artículo de hace precisamente un año: 10.000 visitas al blog y la Teletienda de Internet.

Si aparece el de la masturbación con langosta, avisa. ¿No será el pervertido del ciber del post de abajo?

Rictus Morte dijo...

He leido ese post de las diez mil visitas, y al principio estuve esperanzado cuando empezaste a contar que google te pagaba... Luego se me vino el alma al suelo cuando leí las cifras. ¡Otra fuente de ingreso con la que no podré contar!

El de la masturbación con langosta aparece nombrado varias veces. Causa intriga, pero no es el pervertido del ciber. El pervertido del ciber es un tío enclenque, delgado y con bigote, que debe ser de esos que chatean y ligan por internet poniendo fotos de otros y consumiendo pornografía. Como quede alguna vez con una chica la pobre se va a llevar una sorpresa. Algunas veces me imagino que es un asesino de esos que quedan con mujeres y luego las matan y esas cosas. Pero la culpa la tienen las películas americanas que han tratado con demasiada frecuencia el tema.

Maggie dijo...

Pues va a ser que no. Ese tipo va a ser un brillante ingeniero bioquímico, que buscando información sobre la fórmula de la paradoxitosa cifoentalémica U-25 se topó casualmente con una de esas páginas que abundan en la red y que él, casualmente, no quiso visitar, pero como se abrió sola...

Chesk dijo...

Bueno, el problema ya no es el contador en sí, sino cual utilices.

Hay algunos buenos, otros malos...y otros nefastos. :)

Rictus Morte dijo...

Eso será, Maggie, que viene todos los días a toparse con la misma página sin querer.

Veremos a ver cómo sale éste contador. Me precipité un poco al elegir y el consejo de un amigo de fiar recomendándome un contador me llegó tarde. Pero, como se dice en Inglaterra, "from lost to the river" ;)