08 noviembre 2006

De goliardos

Aunque nunca se me ha dado bien el latín, ni las lenguas de las muertas, siempre me han gustado las canciones en ese idioma. La mayoría, claro está, son eclesiásticas: Salve Regina, Pange Lingua, Tantum Ergo... Pero hace muchos años descubrí en un anuncio de CEPSA, creo, en el que un caballo negro trotaba por un monte de lava, el "O Fortuna". De allí llegué al "Carmina Burana", de Carl Orff, donde da forma musical a unos versos en latín escritos en la Edad Media. Entre ellos el dicho "O Fortuna".

Seguí buscando, ya un poco más mayor, y conocí la poesía goliárdica, de donde procede el Carmina Burana. Versos latinos, algunos pícaros, muchos verdes y groseros, de los cuáles, el más conocido quizá sea el "Gaudeamos igitur". De ellos tomó algunos Carl Orff, como "Fortune plango vulnera", "In taberna quando sumus", "Veni, veni, venias", "Ecce gratum", "Si puer cum puellulla", "Ave formossissima", "Sol omnia temperat", que recomiendo escuchar. Y a modo de ejemplo, por no prolongarme más, aquí dejo unos versos y su traducción -que yo, claro está, no he realizado-:

Hircus quando bibit,
que non sunt debita dicit;
cum bene potatur,
que non sunt debita fatur.
Cum bene sum potus,
tunc versibus effluo totus.
Cum sicco siccor,
nec in hic, nec in hec, nec in hoc cor.

Cuando el rijoso bebe,
dice lo que no debe;
cuando ha potado a gusto,
habla más de lo justo.
Y yo cuando empino el codo,
hago versos de este modo;
mas sin báquica ambrosía
no estoy para la poesía.

Es, por lo que puedo ver, una traducción un tanto libre. Y yo, ligeramente aburrido, estudiando leyes, ocurrióseme algo parecido:

De cómo amar y beber
siempre debemos saber:
según los antiguos ritos
que perduran infinitos
mal con copa, bien sin ella,
se ha de coger la botella;
sin respirar bébase a morro
como si fuera un pitorro.
Cuando está saciada el alma
se bebe aún más sin calma;
se ha de potar aburrido
y luego quedarse dormido.
De cómo se debe amar
otro día habré de hablar...

Aunque si alguna chica lee esto y cree que opino así en el beber -donde soy, más bien, un tanto selecto-, no querrá cuentas conmigo en el amar.

4 comentarios:

Maggie dijo...

A mí los latinajos me quedaron muy atrás, pero que conste que me encantaba (yo fui una de las que le tocó traducir "La conjuración de Catilina" y otras); aún así siempre me ha gustado más el griego. Esa lengua tiene algo especial.

Respecto a la poesía... no comment. Mezclar el potar con el amar no da muy buen resultado, me temo.

Maggie dijo...

Por cierto, te ha tocao: Meme para arriba, meme para abajo. Sorry.

Rictus Morte dijo...

No, verdad. Aunque a veces se mezclan, no es lo más adecuado.

He visto lo del meme y no lo tengo muy claro. Es el primero que me llega y por lo que veo es una especie de cadena. Haré lo que pueda, pero no llegaré hasta 5 nominados... Los que conozco por aquí por los blogs ya parece que les ha llegado también.

Maggie dijo...

Tú tranquilo, no tiene mayores complicaciones. :)