05 diciembre 2006

El amor por el humor

- Yo sé escribir "te amo" en braille.

- Ahora que abandono al fin los embistes de la oposición dejo de pensar en las mujeres como si fueran un problema. Ahora he ampliado mi mente y ya no son un problema, son... muchos problemas. ¡Ah, si ellas vieran en mí la solución!

- La alegría de vivir hay que saber sentirla estando enfermo.

- Un hombre verdaderamente peligroso es aquél que es capaz de mirarle a los ojos a una chica cuando le está hablando.

- El mejor remedio para evitar que se te vayan los ojos detrás de las chicas que pasan, es ponerse gafas: chocan contra el cristal y no tienen más remedio que retornar.

- El apetito sexual es como el hambre: degenera en ansiedad, nos engorda y embrutece si no se sacia en pequeñas dosis.

- En este país se presume tanto de los logros sexuales que el mérito realmente debe estar en los continentes.

- De un amigo: en mi casa siempre tengo yo la última palabra: "lo que tú digas, cariño."

- De un hermano: "El que muere cochino es porque mucho ha tragado".

- De Wodehouse: “hay gentes que son incompatibles por naturaleza, como las estrellas de cine y sus maridos”.

3 comentarios:

Maggie dijo...

A ver... lo de las gafas no lo acabo de pillar.

La alegría de vivir, cuando más se siente, es precisamente estando enfermo, pero enfermo incurable.

Un hombre que mire a los ojos al hablar es peligroso hasta cierto punto, porque muchos lo hacen como una pose y como una estrategia de acoso y derribo. Lo que hay que hacer es saber diferenciarlos, cosa que no siempre resulta fácil.

Yo no sé escribir "te amo" en Braille, pero estudié 4 años de lenguaje de signos.

No siempre la solución al apetito sexual es dar suelta a los instintos animales; hay que saber sublimarlo a veces. Si no se tiene a nadie a mano, ¿a qué se recurre?

Lo de las estrellas de cine y sus maridos no todos son incompatibles: algunos se convierten en consortes con suerte, es decir, en mánagers.

Lo del cochino tampoco lo pillo: ¿cochino de "cerdo"?

Rictus Morte dijo...

Hay que entenderlo en clave de humor. El cristal de las gafas evita que los ojos se te vayan detrás de la chicas, porque al salir de sus cuencas chocan contra él.

Lo de escribir "te amo" en braille es un chiste verde. Creo que los chistes verdes pueden ser buenos cuando se dejan entrever, sin emplear palabras soeces. Y este es el caso. Ya no necesitas que lo explique, ¿no?

Es como lo que has dicho de sublimar el apetito sexual cuando no se tiene nadie a mano.

Lo del cochino fue una frase que se le ocurrió a mi hermano, hablando de una persona, y lo describió tan bien que decidí guardarla, por si en un futuro algún otro se ve reflejado.

Maggie dijo...

Gotcha.