13 diciembre 2006

El vicio en los genes

No se puede decir que yo tenga o haya tenido problemas con el alcohol. Nada más lejos. Simplemente me gusta, y me gusta el bueno, no los matarratas. Esta afición mía me viene ya de niño cuando, a los dos o tres años, apuraba los botellines de cerveza que descuidadamente se dejaban sobre la mesa.

Pero el alcohol no era lo único que atraía mi atención y potenciaba mis gustos: la ceniza de los cigarrillos, depositada en las macetas, hacía mis delicias. Ese sabor salado... Años más tarde me daría por la sal, cuando conseguí llegar a los dos palmos de altura. Pero pronto la ceniza de los cigarrillos me dejó insatisfecho y tuve que llegar más lejos.

Una tarde, en casa de unos amigos, se abrió una caja de puros y se sirvieron unos licores. Al rato la tertulia se desplazó a otra sala momento en que aproveché para apropiarme de la caja de puros e ir mojandolos, uno a uno, en los licores, para luego morderlos y escupirlos. ¡Qué quieren! No me dejaban jugar con fuego y a los dos años uno no ha aprendido bien la técnica.

Y para que vean que es cierta esta querencia, que puede conmigo, aquí les dejo una foto que circula por internet y que las malas lenguas, quizá malas por verdaderas, dicen que es mía:


6 comentarios:

Nüx dijo...

Jejeje! cuanto menos curiosa la foto, Rictus! Dicen que los vicios que coge uno de pequeño son para siempre y qué cierto!
Algo parecido que a ti con el Cardhu me ocurrió a mí con el vino (como tu bien dices, el bueno, claro, nada de matarratas), aunque creo que es inevitable viviendo rodeada de viñedos xD
Sin duda, el vino supone uno de los placeres más gratificantes que se pueden tener en la vida. Sin exagerar.
Saludos!!

Anónimo dijo...

Pues la ministra Salgado planea una nueva cruzada,ahora contra el vino,lo quiere declarar "bebida alcoholica peligrosa",no quiero ni pensar como definira al cardhu.

QRM dijo...

Mucha coña la foto.


La ministra, cuanto más diga, mejor para el vino, para Burguer King y para todos. Yo pienso hacer boicot a sus boicots, así que pienso beber mucho vino, fumar más y comer whopper XXL.
Estoy deseando que prohiban el sexo. Es lo que falta.

Rictus Morte dijo...

¡Qué precoz debí ser de pequeño, Nux! ¡Cuántos vicios me han quedado! Aunque algunos serán seguramente virtudes mal comprendidas. Estoy de acuerdo contigo en lo del vino, y de preferir whisky a vino, vino, aunque sólo sea porque se puede beber más cantidad ;)

Están con lo de las cruzadas... Y luego despotrican contra la Iglesia Católica por lo mismo. Que me presenten a mí al Elliot Ness del gobierno, que yo seré su Al Capone, y esta vez la historia acabará de distinta manera...

La foto mucha coña. Claro está que yo no soy el bebé, me delatan esos ojos azules que nunca tuve

Maggie dijo...

Yo tengo una viña en casa, pero ni pensar en hacer vino con eso... uagghhh.

La cruzada contra el vino cada vez se parece más a la Yihad. Los musulmanes no beben.

Rictus Morte dijo...

Todo está relacionado, Maggie. Algunos dirán que es mi afición por la masonería y las conjuras extrañas lo que me lleva a pensar que lo que está haciendo este gobierno es adaptar nuestras costumbres a las musulmanas, en espera de un "próximo reencuentro".