28 diciembre 2006

Piojos en el cielo

Al cielo de Sevilla parece que le pica la barriga, y por fin se han decidido ha rascarle un poco, proyectando un rascacielos para Puerto Triana -un espacio edificable que hay en la Isla de la Cartuja, donde fue la Expo-. Para mí ya era hora de que se decidieran a abrir la veda y dejaran construir rascacielos. La prohibición ésa de no construir edificios más altos que la Giralda me parece una tontería. Si es necesario edificar en altura, habrá que hacerlo. Y lo es, porque Sevilla es una de las ciudades más extensas en relación a la población que alberga, y el término municipal está prácticamente agotado. Además, la edificación en altura puede resolver muchos de los problemas de tráfico que no sé por qué extraño motivo se producen en esta ciudad. El extraño motivo son los políticos que por aquí gobiernan y han gobernado.

Estos son los proyectos que se pueden llevar el gato al agua. Hace unos años hubo otro proyecto de Ricardo Bofill que pudo salir, y que no estaba nada mal. Pero de lo que hay ahora, ¿cual os gusta más a vosotros?



Creo que el proyecto de Arquitectónica es el que va primero en la opinión del público, pero a mí me gusta mucho el de Pelli, por su sobriedad. El de Zacra no me gusta nada y me recuerda a otros rascacielos, y el de Isozaki no está mal. Pero yo me quedaría, llamadme antiguo, con el primer rascacielos que se construyó en Manhattan, y que es el Flatiron Building, mi favorito:


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo me quedo con el arquitectonica. Por cierto. "a rascarle" no ha rascarle".

Un abrazo y sigue así.

QRM dijo...

Pues no eres listo ni nada. Pues claro que el flatiron era mucho más bonito que los de ahora. Y el Chrysler Building no digamos. Y el Empire State lo mismo. Cualquiera de los neogóticos rascacielos del estilo Chicago, de hasta 1935 más o menos.

Los de ahora me parecen inmensas jeringuillas asépticas, copias más o menos afortunadas de las malhadadas torres gemelas o del edificio Sears de Chicago.

En cuanto a estos edificios , el proyecto que más me gusta es el que tu dices, aunque yo no hablaría de sobriedad, sino de pureza de lineas, que no es necesariamente lo mismo aunque suele coincidir.Sin embargo, voy a votar por Isozaki, pues le doy un margen de confianza. Tendría que ver mejor el proyecto. Los edificios suyos que conozco, como la Casa del Hombre de La Coruña me parecen maravillosos.

Nüx dijo...

Perdona por mi intromisión, pero yo creo que ninguno de esos edificios encajaría en Sevilla. Estoy a favor de que se respete la Giralda como altura más elevada; ello forma parte del urbanismo característico de la ciudad, y debe conservarse así.

Intentando hacer ese tipo de edificios se han cargado bellas ciudades (como es Sevilla). El mero hecho de construir un edificio en altura supone muchos problemas (el primero de ellos el impacto paisajístico consecuente) que no deberías los sevillanos estar dispuestos a permitir.

Pero bueno, no está en mi mano que se realicen bien o mal las cosas, y hay muchos puntos de vista.

Un saludín!!

Rictus Morte dijo...

Bienvenida intromisión, Nüx. No estamos de acuerdo del todo. Sevilla es una ciudad muy amplia y hay espacios modernos en los que se puede -y creo que se debe- construir en altura. Siempre con criterio, no haciendo barbaridades ni colocando rascacielos aquí y allí, como quien suelta migas de pan.

El que ahora se va a construir está en la isla de la Cartuja, y allí todas las construcciones -excepto el Monasterio- son modernas, pertenecen a la época del la Expo, y es el mejor enclave para un rascacielos moderno.

Ya veremos cómo queda, hasta entonces, otro saludo a todos.

csanmu dijo...

Sólamente digo k en el tiempo k llevo estudiando arquitectura quizá no haya aprendido mucho, pero por lo menos algo sé: demuestra una incultura atroz quien pretenda analizar un edificio valiéndose sólo de una perspectiva. Sin más, un saludo.

Rictus Morte dijo...

Mucho tiempo llevas tú estudiando arquitectura, quizá demasiado... No se trata de juzgar arquitectónicamente ningún edificio. Se trata de, con lo que nos dan para juzgar, decididir cuál nos gusta más. Y creo que han decidido edificar el que me gusta más, je je