18 diciembre 2006

Sobre "pre-embiones"

Esto me llegó en un email, y me parece bien colgarlo en el blog:

"Científicos españoles rechazan el concepto de “preembrión”

Redacción - 12/12/2006 El manifiesto señala que hay datos que hacen "inadmisible desde un punto biológico identificar al embrión como una simple masa de células, ni siquiera en los días anteriores a su implantación"

Más de 200 científicos y profesores universitarios han expresado su discrepancia, en un manifiesto hecho público ayer, hacia algunos contenidos del Proyecto de Ley de Investigación en Biomedicina, que se debatirá el próximo jueves, día 14, en el Congreso de los Diputados.

El manifiesto señala que hay datos que hacen "inadmisible desde un punto biológico identificar al embrión como una simple masa de células, ni siquiera en los días anteriores a su implantación", y añade que, a partir de esos datos, es preciso admitir que "el embrión se trata de un organismo individual de la especie Homo sapiens, ciertamente en estado incipiente de desarrollo, pero no por ello merecedor de un estatuto biológico distinto al del adulto".

Respecto a la transferencia nuclear, señalan que "los organismos clónicos que llegaran a producirse en este último proceso serían auténticos embriones humanos, capaces, por tanto, de desarrollarse hasta dar lugar a un organismo adulto si se implantan en un útero aceptor".

El manifiesto también advierte de que, desde un punto de vista científico, "no tienen sentido las distinciones semánticas, como la que se introduce al llamar preembrión al embrión obtenido por fecundación 'in vitro'".

Finalmente, ante las referencias que el mencionado anteproyecto hace al uso terapéutico de células madre, los autores señalan que las de origen embrionario no han dado lugar hasta ahora a aplicaciones terapéuticas en seres humanos, mientras que las células madre de origen adulto, cuyo empleo no plantea especiales objeciones éticas, han dado lugar ya al tratamiento de más de 70 patologías humanas.

Por ello, los firmantes del manifiesto hacen "un llamamiento a los científicos y a los medios de comunicación para que eviten la creación de falsas esperanzas en el uso de células madre de origen embrionario" al tiempo que ponen de manifiesto "la necesidad insoslayable de potenciar la investigación básica y clínica en medicina regenerativa".

El manifiesto –promovido por Luis Franco Vera, de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Valencia– ha sido firmado por 14 académicos, dos científicos galardonados con el Premio Jaime I, 39 catedráticos universitarios y más de 150 investigadores y profesores."

9 comentarios:

Nüx dijo...

Sería muy interesante saber en qué periódico o revista ha sido publicado este artículo.

Rictus Morte dijo...

Según tengo entendido se trata de un manifiesto. En la red hay muchas entradas, no sé si alguna corresponderá a algún periódico.

QRM dijo...

Siento discrepar, amigos, pero que terminológicamente no se les pueda llamar así no significa nada.
El asunto que aquí tratamos es el del aborto, y el del valor que el feto tiene en sus primeros momentos de gestación, llamémosle a las cosas por su nombre. Ya me doy cuenta de que como siempre, los fachirrojos tratan de retorcer las palabras para utilizar la carga emotiva de los conceptos llevando el ascua a su sardina. Pero yo no lo haré.

Por muy duro que parezca, yo creo que el problema -el más espinoso y difícil que hay- es en el fondo un problema de conciencia. Estamos ante un conflicto entre la libertad de la madre y los derechos del feto o embrión. Yo creo que estoy con lo primero, con cautelas y precaución. Pero es así.
Partiendo de que le doy más importancia a la vida de mi mujer, sin duda, que a la del embrión -si hubiera un conflicto no lo dudaría- pero no frente a la de mis hijos, lógicamente, llego a la conclusión que si bien es digno de protección, hay otros valores que lo son más. Y ahora habrá que ver cuales.
No me malinterpreten. Sé que es un asunto espinoso y que determinar los límites es borroso. No estoy defendiendo abortos de fetos de siete meses, que me parecen abominables. Sólo digo que el asunto es muy complejo, y así como en la eutanasia la libertad, creo, debe ser la única delimitadora e lo lícito- quizá mi liberalismo es excesivo- en este caso creo que también debe utilizarse como pauta.
Parto de un liberalismo ateo pero teológico, si se puede decir.
Estoy a vuestra disposición para cualquier aclaración que queráis.
Un amigo.

Rictus Morte dijo...

Pienso que son dos cuestiones. Uno es el asunto terminológico. Para los que creemos que abortar es asesinar, porque yo pienso eso, el hecho de decir que el feto en tal o cual estado es un preembrión lo que trata es de quitar valor al bien jurídico, primero en la terminología, pero luego, una vez asentado en el público, en la regulación del aborto y la utilización de las células madres procedentes de fetos que se dejan morir.

Algo similar sucede con el matrimonio. Cuando englobamos en el concepto "matrimonio" todo lo que queramos, se acaba desvirtuando el concepto, como un paso inicial para desvirtuar la institución.

Otro tema es aborto sí o no. Creo que no depende de lo liberal que uno sea o se sienta, sino de qué piense qué es abortar. Si considera que un feto es vida humana, o simplemente vida, o no lo es. Yo estoy absolutamente en contra del aborto, así que ahí sí que discrepamos, qrm. Entiendo que el proceso de la vida comienza con la concepción y toda interrupción voluntaria es terminar artificialmente con ese proceso natural.

Por eso no pienso que se trate de un problema de conciencia. Sería sólo un problema de conciencia si no imlicara dar muerte, pero como lo implica. La cuestión es, como dices, muy compleja. Porque depende de qué se entienda que se desarrolla en el seno de la madre la postura que adoptemos. Pero cuando se duda, cuando no se tiene claro, lo lógico es proteger al feto hasta que se resuelvan esas dudas.

Es como quien va a demoler un edificio sin cerciorarse de que no haya alguien dentro. Unos piensan que sí, otros que no. Pues lo que hay que hacer es no demolerlo hasta que se compruebe que no hay nadie dentro, hasta que se demuestre que el feto, no es vida.

Nüx dijo...

Por Kubrick! Esa postura, Rictus, me resulta muchísimo más salvaje o cruel que la que la pérdida de un embrión puede ocasionar.

Por poner un ejemplo, imagínate que una chica de 16 años se queda embarazada, y usando terminología aristotélica: ¿no es acaso más cruel privar a esa vida actualizada (no vida en potencia como la del embrión) de un futuro, que privar a un embrión (que recalco, es sólo una potencialidad) del suyo?

A pesar de ser mujer (por eso de que tenemos esa especie de "instinto maternal"), no se me plantearía ningún dilema moral en el caso de que una situación similar se me presentase.

Me parece cuanto menos curioso que se juzgue eso como asesinato y, sin embargo, no se llame asesino a según que dictadores que, por A por B (me da igual), han acabado con verdaderas vidas... Pura hipocresía.

SÍ AL ABORTO!

Rictus Morte dijo...

Dices, Nux: Por poner un ejemplo, imagínate que una chica de 16 años se queda embarazada... Podemos hablar del aborto o de una chica de 16 años embarazada que tiene que elegir entre la vida del hijo o la suya propia, si es a eso a lo que te refieres cuando dices privar a esa vida actualizada (no vida en potencia como la del embrión) de un futuro, que no lo tengo tan claro. No le niego el derecho a que decida. Gracias a Dios, ese caso que planteas es muy poco frecuente en la sociedad de hoy, y será uno entre quinientos de todos los abortos que se practican.

Ve al plano general en el que se aborta porque sí, y en el que se pena relativamente el aborto pero no se persigue ni siquiera el delito penado porque hasta se saltan las leyes que lo permiten desde el mismo estado. ¿Qué te parecería que no se persiguiera a los violadores, o a los asesinos? Pues eso se hace con los que abortan saltándose la ley, no se les persigue.

Para mí un feto tiene vida actual, no en potencia. En potencia será un niño, un adulto, un anciano. Pero yo en potencia también seré un anciano (quien sabe si soy ya adulto). Respeto, pero no comparto, que pienses que un feto, un embrión, no tiene vida actual.

También has escrito que no se llame asesino a según que dictadores que, por A por B (me da igual), han acabado con verdaderas vidas... Pura hipocresía. Esto no sé por qué lo escribes. Yo llamo asesino al que asesina. Ponme un ejemplo de que no lo haya hecho. Pero incluso es más, la de millones de fetos que han sido abortados en este siglo me parecen tan preocupantes, tan trágicos y tan dignos de respeto y memoria como todos aquellos que han muerto por genocidios, dictaduras o guerras. En número andarán parejos. Aún así, el hecho de que alguien mate no le priva, a mi ojos, de la condición de ser humano y de la posibilidad de redimirse de sus actos.

Y si hacemos de los comentarios reflexivos pancartas, pues... NO AL ABORTO

Nüx dijo...

Discúlpame, pero no quiero hacer una montaña de esto. Prefiero no continuar discutiendo. Creo que mi visión a quedado clara y la tuya también, y decir no cabe que, por supuesto, la respeto.

Rictus Morte dijo...

Ni mi idea era, tampoco, entrar a discutir sobre este tema. Más que nada porque sobre el tema del aborto las posturas son bastante claras y sólo queda o posicionarse simplemente o que unos intenten convencer a los otros. Lo cual es muy difícil. Aún así, gracias Nüx por discutir conmigo, si quieres leer cosas más ligeras y, espero que graciosas, los dos posts anteriores a éste te irán bien :)

Anónimo dijo...

Hola.

Éste es un tema complicado. No sé cuántos de los que aquí escriben han estudiado una carrera de biología. Yo lo he hecho. Y se distinguen dos cuestiones:
La primera el que haya que elegir entre la vida del feto y de la madre. Este caso es particular y nada hay que decir sobre la decisión. Nada. Son dos vidas puestas en la balanza y tanto vale una como la otra.

La segunda, la más común por desgracia, implica una doble pregunta: ¿Qué está por encima, el derecho de la madre o la vida del feto?
La madre, como cualquier ser humano, puede decidir lo que se le antoje (pero siempre que no lesione los derechos de un tercero-un segundo en este caso).
La cuestión fundamental es: ¿Cuándo podemos considerar a un feto como un ser humano con derechos? ¿a los ocho meses? ¿A los siete? ¿A los cinco? ¿A los tres? ¿O a los dos días? ¿Quién ddecide esto? ¿En base a qué? ¿A que exista un corazón que lata? ¿Una forma humanoide en el electro----?
Nadie puede saber eso.
Nadie debería decidirlo.

Lo que sabemos es que la célula resultante de la unión de un espermatozoide con un óvulo no es ni much menos una célula igual que las demás de la madre. Es una célula independiente. Una célula con una carga genómica diferente, y con el potencial necesario para ser un ser humano adulto. ¿Por qué no va a serlo en ese momento? ¿Por qué sí a los tres meses, o a los seis? Es el mismo potencial a una fecha que a otra. El óvulo fecundado deja de ser una célula más para convertirse en un parasito, una bacteria, un ser vivo independiente. Decir que no es un ser humano porque no tiene corazón, cerebro o bazo es pura semántica.

Si al final resulta que si es un ser humano -y nada indica que no lo sea- lo que hace el hombre moderno resultaría ser el mayor genocidio (muchísimo pero que los cometidos por nazis o comunistas) de la humanidad.

Una madre tiene cualquier derecho lógico, pero nadie puede decidir sobre la vida de otro. Tan simple como eso.