20 enero 2007

Unos dan, y otros Tomás

Dentro de poco va a salir a la luz una revista que lleva por nombre "Chesterton". Y de Chesterton precisamente vengo a hablar, uno de los gigantes ingleses, en todos los aspectos. Y es que hace poco me he regalado un libro suyo, San Francisco de Asís. Santo Tomás de Aquino, publicado por Bibliotheca Homo Legens, que recoge las biografías de estos dos grandes santos. El segundo más grande que el primero, físicamente hablando.

A muchas personas llama la atención el de Aquino, de cuya vida pocos datos hay anecdóticos, de estos que gustan cuando se leen biografías o que dan para grandes novelas. Aunque esas pocas anécdotas son muy sabrosas. Él pasaba su tiempo orando y trabajando, y si tuvo experiencias místicas procuraba ocultarlas pues casi ninguna nos ha llegado. Pues de él escribió G.K. Chesterton una pequeña biografía, centrándose sobre todo en el aspecto filosófico del santo, y esa biografía os la recomiendo a todos -también la de San Francisco, pero es que Tomás me puede-. Y aquí os transcribo unos párrafos que un escritor grande escribió de un santo muy grande:

"[...]Ahora bien, es digno de comentario que sea la única filosofía operante. De casi todas las demás filosofías es estrictamente cierto que sus seguidores operan a pesar de ellas, o no operan en absoluto. Ningún escéptico opera escépticamente; ningún fatalista opera fatalistamente; todos sin excepción operan sobre el principio de que es posible asumir aquello que no es posible creer. Ningún materialista que piense que su mente decisoria le viene dada por el barro y la sangre y la herencia vacila lo más mínimo en tomar decisiones. Ningún escéptico que crea que la verdad es subjetiva tiene el menor reparo en tratarla como objetiva.[...]

[...]Aquino se adelanta en muchas épocas a nuestra época. Porque ha tendido un puente sobre el abismo de la primera duda, y ha encontrado la realidad al otro lado y ha empezado a construir sobre ella. La mayoría de las filosofías modernas no son filosofía, sino duda filosófica; esto es, duda de que pueda existir filosofía alguna.[...]

[...]Santo Tomás fue lo que la mayoría de los hombres de hoy vagamente entienden por optimista. De la misma manera, fue en alto grado lo que vagamente entienden por liberal.[...] Es muy aficionado a expresiones como "la multitud de hombres libres" como el material esencial de una ciudad, y es rotundo al sostener que la ley, cuando deja de ser justicia, deja incluso de ser ley.[...]"

Y que a propósito de estos tiempos viene ese último párrafo.

6 comentarios:

marce dijo...

Tu que pareces conocer bien a Chesterton ¿que obras suyas me recomiendas? es que yo no lo he leido y me da a mi que me estoy perdiendo algo bueno.

QRM dijo...

Yo te recomiendo "el Hombre que era jueves", que para la investigación del 11-m viene que ni al pelo, y cualquiera de las del Padre Brown. Por ejemplo "la Sagacidad del Padre Brown". Son cuentos de misterio muy simpáticos, sobre todo porque el detective es un curita raquítico en talla, pero un gigante en sagacidad. Será por haber escuchado a tanto criminal en confesión.

En cuanto a Tomás de Aquino está muy bien....como copia de Aristóteles. Mejor ir a la fuente, para todo.

Saludos.

Joaquín dijo...

Yo también voto por 'The man who was thursday'. Creo que es interesante porque parece compendiar todo el universo novelesco e ideológico de Chesterton.

Rictus Morte dijo...

"El hombre que fue jueves" también te lo recomiendo. Las novelillas del Padre Brown, las biografías de San Francisco de Asís y Santo Tomás de Aquino, "La esfera y la cruz", "El hombre que sabía demasiado", o su propia "Autobiografía".

No estoy de acuerdo en que Tomás sea una copia de Aristóteles. Interpretó a Aristóteles y los situó en el mundo cristiano, lo concilió con la fe y lo tomo como base fundamental de su filosofía, pero no fue sólo una copia. Lo mismo que San Agustín, aunque se perdió en Platón, no fue sólo una copia suya.

Aunque no queda, recomiendo yo también a Aristóteles como el filósofo más grande quizá, y quizá el más acertado.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Yo creo que no acabé de comprender del todo "El hombre que fue jueves". De los primeros capítulos tomé muchas notas, pero el desenlace me dejó bastante perplejo. El padre Brown, muy ingenioso, y no he leído más, salvo citas aquí y allá, muy sabrosas, eso sí.

Mariano Rodríguez dijo...

Voto por Tomás. Y por los comentarios que de él hace Chesterton. Por cierto, yo creía que no te gustaba (me refiero a Chesterton)...