27 febrero 2007

Por qué los muertos...

Hubo una época en mi vida -que no ha pasado todavía- en la que me aficioné a la poesía macabra. Los muertos, los cadáveres, los gusanos..., hacían mis delicias -y las de algún otro insecto, claro-. Quién sabe cómo me inicié en la poesía macabra, quizá fueron las coplas a un muerto de Manrique, quizá el poema "la Desesperación" -ése que dice:
"Me agrada un cementerio
de muertos bien relleno,
manando sangre y cieno
que impide el respirar..."-,
quizá la introducción del poema "El Diablo Mundo" de Espronceda, quizás "The Raven" -el Cuervo- de Poe. Quién sabe cuál de ellos, o todos, fue el que me inició, lo que sí tengo claro es que culminé, por ahora, con un poema de Almafuerte, "Dios te salve".

El hecho es que mi abuela, a la que le leía con cierta frecuencia los poemas que escribía, me inquirió al respecto de gustos tan sospechosos y sombríos. Ella quería poemas al estilo Campoamor. Su interés hizo que investigara en el por qué de mi conducta, en otro poema macabro, claro, en el que reflejo la pregunta y la respuesta:

-¡Para ya! Vate macabro,
¿Por qué escribes porquerías?
¿Por qué este descalabro
en las bellas poesías?
¿Por qué abres las entrañas
de los muertos ya enterrados?
¿Por qué corren las arañas
por tus versos malhadados?
¿Por qué escarbas en las tumbas?
¿Por qué bailan como expertos
negros valses, torpes rumbas?
¿Por qué están vivos tus muertos?

- ¿Por qué? No lo sé, es mi alma
quizás entenebrecida,
siempre en guerras, nunca en calma,
que se asusta de la vida.
Es quizá pura obsesión:
un gusano que en la mente
me devora la razón
a mordiscos, brutalmente.
¿Por qué? Yo no sé por qué
-acaso leer "The Raven"...-.
Una cosa sólo sé
nada más: ellas lo saben.

26 febrero 2007

Lincoln, aprendiendo de la historia

A los que le acusaban de que la guerra era culpa suya y no habría paz hasta que se marchara respondió Lincoln -en una carta dirigida a James C. Conkilng para que fuera leída en una reunión de "el partido para la unión nacional", los republicanos, vamos- que sólo existían tres maneras de alcanzar la paz. La primera era acabar con la rebelión, que era precisamente lo que él intentaba hacer; la segunda era renunciar a la Unión, lo que, desde luego, él no iba a hacer nunca; y la tercera, llegar a algún tipo de compromiso, que, forzosamente, tendría que pasar por aceptar la independencia de los estados sureños.

En el discurso de Lincoln en Gettysburg exponía que se hallaban reunidos para dedicar una parte de un campo de batalla en honor de aquellos que habían dado su vida por la nación. Semejante acción era, sin duda, adecuada, pero en cierto sentido nadie podía consagrar y santificar aquel terreno más de lo que lo habían hecho los que en él habían combatido. La tarea de los vivos debía ser, por lo tanto, continuar aquella tarea inacabada "para que estos muertos no hayan muerto en vano."

Quien quiera puede ver los silogismos que se traducen de los discursos y comportamientos de Abraham Lincoln con la situación de la España actual. no me planteo exponerlos yo, que creo que son claros. Únicamente decir que el paralelo de Lincoln no es, en ningún caso, Zapatero.

Este es mi pequeño homenaje a las víctimas de ETA y a la unión de España. El discurso de Gettysburg culmina con una frase que todos conocemos, y que refleja la esperanza de una nación, que hago propia para la nuestra: "Esta nación, bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de libertad; y el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no perecerá en la tierra."


He tomado como fuente la biografía de Lincoln escrita por César Vidal.

25 febrero 2007

Concentración en Madrid

Ayer escuché el discurso, en la concentración de Madrid, de la madre de la última niña asesinada por ETA. No tengo mucho tiempo para escribir y reflexionar, sólo deciros que me quedé impresionado. Solo puedo decir ¡Olé! El mejor alegato por la paz, en pro de la verdad, que he escuchado y en contra de la banda de terroristas y asesinos de ETA, contra el asesino De Juana Chaos, contra el Partido Comunista de las tierras vascas y el pelele de Otegui, y contra el gobierno socialista que está permitiendo todo esto. Con unos argumentos que no los podría desmontar ningún fiscal pagado del gobierno.

Porque la postura del gobierno es como la de Pilato en el juicio de Cristo. Sabiendo la verdad se deja vencer por el miedo. Y la vileza de la mayor parte de la sociedad vasca, me produce repugnancia. Y otro día me seguiré llevando de estos arrebatos de después de la siesta.

22 febrero 2007

Otra de Chesterton

Escribió Chesterton: Cualquiera es capaz de escribir un artículo de fondo de un diario. Lo único difícil es escribir algo de veras interesante en un periódico de humor. En otras palabras: que el ingenio es mucho menos frecuente que la erudicción, y mucho más interesante.

Y no puedo estar más de acuerdo con él. El humor para mí es esencial y procuro que se refleje en este blog, aunque no muchas veces lo consiga. G. K. Chesterton sí lo conseguía, sobre todo en su vida, plagada de anécdotas donde prevalece el sentido del humor, síntoma claro de la cordura, la intelegencia y la alegría de vivir.

Así, en un coloquio le preguntó una muchacha:
-¿Cuál es el mejor libro que se ha escrito?
-A juzgar por los ejemplares vendidos ninguno mío
-respondió Chesterton. La muchacha no quedó convencida con esta respuesta e insistió:
-No, no, en serio. Si le condenaran a una isla desierta, de todos los libros de su biblioteca, ¿cuál se llevaría antes que ningún otro?
-Pues en este caso, un manual de construcción de embarcaciones.

Y es que el sentido del humor está muy unido a otro de los sentidos, el común.

En otra ocasión estrenaba obra George Bernard Shaw y le envió dos entradas a G.K. con una nota, en la que ponía que eran para "que asista con un amigo, si lo tiene." A lo que respondió Chesterton devolviéndole las entradas con otra nota de agradecimiento en la que escribía que ya iría "a la segunda representación, si la hay."

20 febrero 2007

Reyes visigodos

Me ha llegado en un email qué pueden significar los nombres de los reyes visigodos. Me ha parecido curioso, así que aquí lo cuelgo:

Alarico I (395–415) Ala+rich Todo+Rey "Rey único"
Ataúlfo (410–415) Ata+wulf Padre+Lobo "Lobo paternal"
Sigérico (415) Sige+rich Victoria+Rey "Rey victorioso"
Walia (415–418) Wal+ja? Extranjero? "Extranjero"
Teodorico (418–451) Teodo/Dieth+rich Pueblo+Rey "Rey del pueblo"
Turismundo (451–453) Turis+mund Tribu+Protector "Protector de la tribu"
Teodorico II (453–466)
Eurico (466–484) Eu+rich Fuerza+Rey "Rey poderoso"
Alarico II (484–507)
Gesaleico (507–510) Ges(al)+eik Rayo+Hacha "Hacha de rayo"
Amalarico (510–531) Amal+rich Activo+Rey "Rey activo"
Teudis (531–548) Teudis/Deuts Pueblo "Pueblo"
Teudisclo (548–549) Teudis/Deuts+clo Pueblo+Gloria "Gloria del pueblo"
Agila I (549–551) Agila Espada "Espada"
Atanagildo (551–567) Atana+gild Padre?+Guerrero "Guerrero paternal"
Liuva I (567–572) Liuv Amado "Amado"
Leovigildo (572–586) Leov(i)+gild/hild Amado+Guerrero "Guerrero Amado"
Recaredo (586–601) Reca/rich+redo/red Rey+Fama "Fama real"
Liuva II (601–603)
Witérico (603–610) Wite+rich Bosque+Rey "Rey del bosque"
Gundemaro (610–612) Gunde+mar Famoso+Padre? "Padre famoso"
Sisebuto (612–621) Sise+but Encantamiento+? "? encantado"
Recaredo II (621)
Suíntila (621–631) Suín+tila Fuerza+Descanso "Descanso poderoso"
Sisenando (631–636) Sise+nand Encantamiento+Atrevido "Atrevido encantado"
Chíntila (636–639) Chín/khin+tila Valiente+Descanso "Descanso valeroso"
Tulga (639–642) Tulg Sagrado "Sagrado"
Chindasvinto (642–653) Chindas+wint Valiente+viento "Espíritu valeroso"
Recesvinto (653–672) Reces+wint Rey+viento "Espíritu real"
Wamba (672–680) Wamb Deseo "Deseo"
Ervigio (680–687) Ervigio Alto/Fuerte+Doncella "Madre Imporatante"
Egica (687–700) Egica
Witiza (700–710) Witiza Madera/Bosque+Hielo/Hierro ?
Rodrigo (710–711) Rode/rote+rich Fama+Rey "Rey famoso"

19 febrero 2007

El banquillo de los acusados

No sé si os habéis fijado en el tratamiento tan excesivo que dan los medios al juicio del 11-M. Y es excesivo porque no van a encontrar a los verdaderos culpables en el banquillo de los acusados, sino que la verdad se encuentra en otra clase de bancos, de color azul. Hacia la bancada azul deberían dirigirse todas las miradas acusadoras y todas las preguntas que no encuentran respuesta. Allí aposentan sus traseros seres con cara de amargados que lo saben todo y todo lo callan, no vayan a cambiarles de banco. No sé por qué se encuentran tan a gusto hipotecados a la ETA.

16 febrero 2007

They've all gone to look for America

Son muchas las cosas que se pueden contar sobre un país. Sobre éste en concreto, muchísimas más. Así que este post será sencillo, simple, para decir solamente que me gustan los Estados Unidos -algo que en Europa es difícil de escuchar- y que, junto a la libertad, hay otro valor que creo que destaca sobremanera en la construcción de esa gran nación americana: la unión -quizá la unión porque son libres-.

Esa unión que en Europa no existe, por mucho que se hable de Unión Europea, y que en España está empezando a desaparecer. Porque cuando se habla de los valores de un estado, se está refiriéndose a los de las personas que lo forman y en España parece que hay menos personas que quieran ser españolas. Espíritus chicos pero bocas grandes las que gastan algunos. Ahora la gente dice: yo soy andaluz, yo soy catalán...

En Estados Unidos hay una vocación más grande implícita en el propio lenguaje, porque no dicen: yo soy de Wisconsin, o de Wichita, o de Nueva York; dicen, en cambio, yo soy Americano.

Pues eso, que no quería enrollarme. Y ya que se trata de aglutinar y de no excluir, tengo que decir que yo soy español, y soy por tanto europeo y, no por tanto pero sobretodo, católico -algo que también es extrañamente difícil de escuchar-.

15 febrero 2007

Una de Winston

Considerando la Guerra Civil española decía Churchill: "En la lucha de España Franco tenía razón, pero yo estoy junto a la mala causa, porque defiendo los intereses de Inglaterra."

14 febrero 2007

san martes y 13

Hoy es el día de los enamorados, o eso dicen. Pero yo no celebro este día, y no sólo porque no tenga pareja -que enamorada habrá, quién sabe, alguna-, sino porque ya celebré el día de ayer, más acorde con mis circunstancias: Martes 13.

Y es que san Valentín es puro mercantilismo. Si dos personas se quieren, todos los días son el día de los enamorados, y todos los días habrán de festejarlo de alguna manera. Y esto lo mantendré hasta el día en que encuentre pareja y vea que es más fácil dedicarse a esto del romanticismo un sólo día al año, o ella -porque será ella, nunca él, os lo aseguro- me lo exija.

Y es que no se me ocurría qué otra cosa escribir en el blog. Ando algo carente de ideas últimamente, veo que es cierto aquello de que con los pelos de la cabeza que se caen, se escapan algunas neuronas. Pero eso sí, siempre las que sobran, que los vamos para calvos vamos sobrados de neuronas y de otra cosa, o eso cuentan.

09 febrero 2007

Fragmentos de Kafka

Aquí os dejo unos fragmentos de las Cartas a Milena, de Kafka. Muy diferentes a sus cuentos y novelas, y deliciosas a veces. Se aprende mucho cuando uno lee las cartas que los grandes escritores escriben a mujeres. Recomiendo también las de Pushkin, el magnífico poeta ruso:

"Por favor, escriba su dirección un poco más fuerte, una vez que la carta está en el sobre ya es casi mía, así que debería ser más respetuosa con las cosas de los demás, y más sentido de la responsabilidad. ¿De acuerdo?"

"No lo digo por celos, Milena, no soy celoso. O el mundo es tan diminuto, o nosotros tan gigantescos, en cualquier caso lo llenamos totalmente. ¿De quien quieres que esté celoso?"

"Yo, que en el gran juego del ajedrez no soy ni siquiera el peón de un peón, lejos de eso, pretenda ahora, sin embargo, contra todas las reglas y para confusión de todo el juego, ocupar la casilla de la reina."

"Hoy miraba un plano de Viena, durante un instante me pareció incomprensible que hayan construido una ciudad tan grande, cuando tú sólo necesitas una habitación."


"Los gordos son, como dijo alguien en una ocasión, los únicos habitantes útiles de nuestro planeta, ya que en el Norte dan calor y en el Sur dan sombra."

"¿Adónde quería ir contándole esto? Creo que he divagado un poco, pero no importa, seguro que usted me sigue, y ahora estamos perdidos los dos."

05 febrero 2007

¡Léete el libro!

"Búscame sobre todo en los momentos difíciles" - Gandalf.

Y es que el Señor de los Anillos está plagado de ejemplos como éste, donde se ensalzan y reflejan valores de los que carece la sociedad de hoy. Por eso, cuando alguien me comenta que ha visto la película y le ha gustado, pero no se ha leído el libro, no tardo en recomendarle: "¡Léete el libro!". Y si alguien me dice que no le ha gustado la película, no veo otro remedio que decirle: "¡Léete el libro!"


"Todo lo que podemos decidir es qué haremos con el tiempo que nos dieron" -
También Gandalf.

01 febrero 2007

En el Parque de María Luisa

El Parque de María Luisa es uno de los mejores enclaves de Sevilla. Hay que darle las gracias a la tal María Luisa por ceder los terrenos a la ciudad. Debió ser una mujer romántica, menuda y juguetona. Y no me preguntéis porque digo esto ya que no lo sé, así me la imagino. Pero, un parque, ¿para qué sirve? Para ligar, claro. Con los árboles se puede hacer dos cosas: subirse a ellos, o amar bajo sus ramas. Vale, también se pueden talar y hacer tablas de madera, pero no viene al caso.

Y siguiendo el caso, si uno lleva a una chica al parque y debajo de un cercis siliquastrum le recita un poema de amor, lo más probable es que la chica le escupa a la cara por hacer tal barbaridad. Pero claro, todo ello deriva de que la chica no sabe qué es un cercis siliquastrum, y es que un cercis siliquastrum no es más que el árbol del amor. Eso es. Ya no es lo mismo. Ya hasta es probable que la chica se ablande y le deje a uno acompañarla de vuelta a su casa...

A pesar de todo ello yo no soy partidario de llevar a una chica debajo de dicho árbol y recitarle poemas de amor. Y no es porque tenga nada en contra de los poemas de amor, uno de vez en cuando está bien. Pero el árbol es muy cursi... Tiene las hojas redondas (a algunos les parecen en forma de corazón) y las flores, cuando es el tiempo, rosas. De un color rosa que cansa y molesta, y es algo hortera. Y uno ha de evitar parecer hortera con todas sus fuerzas, por encima de todas las cosas, o de casi todas.

Pero una cosa es lo que uno haría y otra es lo que las féminas reclaman, y a veces una fémina reclama que se la lleve debajo de dicho árbol y se le reciten dichos poemas, y contra ello los hombres debemos plegar nuestra voluntad, sin intentar entenderlo, o ser rechazados.

Si alguien ha estado en el Parque de María Luisa y ha visitado la estatua de Bécquer habrá podido comprobar que, a pesar de la belleza de la misma, lo más hermoso es el árbol que se alza en el centro. Creo que los botánicos dudaron entonces en si ése árbol debería ser considerado como el árbol del amor, en vez del cercis siliquastrum. La verdad es que perfectamente podría haberlo sido, porque a nombres científicos van parejos. Éste se llama taxodium ditichum. Pero no sé por qué motivo se decidió que al taxodium se le conociera vulgarmente como ciprés calvo de los pantanos y no como el árbol del amor.

Yo, que perfectamente hubiera aceptado llevar a una chica debajo de un majestuoso taxodium y recitarle uno de esos poemas de amor (y uno, que dos son compañía) ya no puedo hacerlo. Y no puedo hacerlo porque en cuanto se entere que la he llevado bajo un ciprés calvo de los pantanos es posible que me demande por acoso sexual y por pervertido. Creo que solo Bécquer, y ya muerto, puede congregar felizmente a las féminas bajo tan grandioso árbol.

¿Y a qué viene todo esto? Os preguntaréis. No sé si podré contestar con claridad. Lo cierto es que a continuación os transcribo el último poema de amor que he escrito y necesitaba una introducción. Es curioso esto de la inspiración, uno no sabe de donde viene ni a donde va, y ni en qué piensa cuando escribe y ni escribe lo que se propone. Por eso, cuando uno le dedica un poema de amor a una chica mentiría descaradamente. Yo he intentado escribir un poema a una chica y me ha salido un churro. En cambio, cuando lo intenté con un pato me salió uno de los mejores poemas de amor jamás escritos... por mí, claro.

Pero eso no es importante. No es importante tanto lo que piensa uno como lo que lleva en el corazón. Y yo debía llevar cosas interesantes en el mío cuando escribí el poema, porque estaba pensando en otras cosas ajenas al amor cuando lo compuse. Pensaba en los temas de derecho civil y, más en concreto, en la enfiteusis y la superficie, y todo esto suena muy superficial.

Lo cierto es que salió un buen resultado, eso me parece, y lo someto a vuestra crítica. En alguna ocasión he colaborado con la felicidad de un amigo dejándole algún poemilla y, he de decir, que con buenos resultados. Yo mismo, y a mi pesar, he utilizado los poemas para encandilar el alma delicada de alguna señorita (aunque este apelativo no sea del todo correcto, señorita) y con éxito contradictorio. En un caso recibí lo que escribía en el poema: silencio:
Mientras todos en tu mundo
Te saludan y te abrazan
Y te dan su amor profundo,
Donde las risas no alcanzan
Yo, te suspiro en silencio.

¿Silencio querías? Silencio recibiste. Esta podría ser la clara moraleja. En el otro caso conseguí a la chica en cuestión, y el tema duró más de tres años. A veces deseo que no hubiera pasado, pero pasó. Por eso un poema es un arma de doble filo ya que, como en mi caso, te cortas por los dos filos. Y sin más preámbulos, porque más preámbulos sería abusar de vuestra confianza, os remito el poema en cuestión (y observad que siempre escribo poema y no poesía, porque poesía... suena más cursi):


Tu mirada

Enhebrado en tu mirada
Yo me siento
Como un alma enamorada,
Anclada en el firmamento
O en el Cielo atravesada.

Tan henchido de contento
Yo me siento
Que no siento,
Cual aquél que tiene todo,
Cual si no tuviera nada,
Cuando me hallo de algún modo
Enhebrado en tu mirada.

Mas no quiero tu presencia,
Y aunque anhelo con paciencia
Por siempre tu compañía
Si algún día la tuviera,
Si por ti yo amado fuera
De alegría moriría.

Y esa fuerza incombustible,
Que dicen se llama amar
Más allá de uno mismo,
Me ha encumbrado en su abismo
De locura, al contemplar,
Al hallar irresistible,
Tu belleza inmarcesible.

Y si en la noche tu frente
Un cálido beso siente,
Es mi alma enamorada
Que se rinde ante su amada.
Y si en la noche silente
Tu cuerpo el amor presiente
Es mi alma evaporada
Al fundirse en tu mirada.