09 febrero 2007

Fragmentos de Kafka

Aquí os dejo unos fragmentos de las Cartas a Milena, de Kafka. Muy diferentes a sus cuentos y novelas, y deliciosas a veces. Se aprende mucho cuando uno lee las cartas que los grandes escritores escriben a mujeres. Recomiendo también las de Pushkin, el magnífico poeta ruso:

"Por favor, escriba su dirección un poco más fuerte, una vez que la carta está en el sobre ya es casi mía, así que debería ser más respetuosa con las cosas de los demás, y más sentido de la responsabilidad. ¿De acuerdo?"

"No lo digo por celos, Milena, no soy celoso. O el mundo es tan diminuto, o nosotros tan gigantescos, en cualquier caso lo llenamos totalmente. ¿De quien quieres que esté celoso?"

"Yo, que en el gran juego del ajedrez no soy ni siquiera el peón de un peón, lejos de eso, pretenda ahora, sin embargo, contra todas las reglas y para confusión de todo el juego, ocupar la casilla de la reina."

"Hoy miraba un plano de Viena, durante un instante me pareció incomprensible que hayan construido una ciudad tan grande, cuando tú sólo necesitas una habitación."


"Los gordos son, como dijo alguien en una ocasión, los únicos habitantes útiles de nuestro planeta, ya que en el Norte dan calor y en el Sur dan sombra."

"¿Adónde quería ir contándole esto? Creo que he divagado un poco, pero no importa, seguro que usted me sigue, y ahora estamos perdidos los dos."

8 comentarios:

Lupiáñez dijo...

Muy bueno. Especialmente las dos últimas. Hombre, la de los gordos no creo que sea algo como para decírselo a una mujer... ni a un gordo, pero muy bueno. Sí señor.

Piru dijo...

Deliciosas, en efecto.

Rictus Morte dijo...

Bueno, lo de los gordos es más por el humorismo que encierra. Me alegro que os gusten, saludos

marce dijo...

Pues yo nunca hubiera pensado que lo de los gordos era de Kafka.No me pega.

Chesk dijo...

Me quedo con la Metamorfosis...me encantó. :)

Pero, ésta me ha hecho gracia:

"No lo digo por celos, Milena, no soy celoso. O el mundo es tan diminuto, o nosotros tan gigantescos, en cualquier caso lo llenamos totalmente. ¿De quien quieres que esté celoso?"

Ningún hombre es jamás de los jamases celosos. xDD

Rictus Morte dijo...

Pues Kafka, cuando escribe lo de los gordos en una de las cartas, dice precisamente que no es suyo, pero él lo escribe.

Y los hombres no somos tan celosos, Chesk... Pero es que las chicas son tan guapas, y nos conocemos tan bien a nosotros mismos y tan poco a vosotras, que tenemos que andar con un cuidado...

Chesk dijo...

Rictus, eso es una excusa muy mala reconócelo.

Pocos hombres he conocido que lo hayan reconocido abiertamente. Creo que se sentirían débiles si lo hiciesen.

Y creo que los celos, en su justa medida, no es algo malo..

Rictus Morte dijo...

No me sentiré débil al reconocerlo. Creo que es una especie de mecanismo natural de defensa. Y estoy de acuerdo contigo porque una cosa son un poco de celos, que con un uso adecuado de la razón se superan con facilidad y comprensión de la pareja, y otra los celos patológicos, que es una enfermedad que destruye al que los padece y suele generar violencia si no se le pone remedio.