14 febrero 2007

san martes y 13

Hoy es el día de los enamorados, o eso dicen. Pero yo no celebro este día, y no sólo porque no tenga pareja -que enamorada habrá, quién sabe, alguna-, sino porque ya celebré el día de ayer, más acorde con mis circunstancias: Martes 13.

Y es que san Valentín es puro mercantilismo. Si dos personas se quieren, todos los días son el día de los enamorados, y todos los días habrán de festejarlo de alguna manera. Y esto lo mantendré hasta el día en que encuentre pareja y vea que es más fácil dedicarse a esto del romanticismo un sólo día al año, o ella -porque será ella, nunca él, os lo aseguro- me lo exija.

Y es que no se me ocurría qué otra cosa escribir en el blog. Ando algo carente de ideas últimamente, veo que es cierto aquello de que con los pelos de la cabeza que se caen, se escapan algunas neuronas. Pero eso sí, siempre las que sobran, que los vamos para calvos vamos sobrados de neuronas y de otra cosa, o eso cuentan.

3 comentarios:

marce dijo...

Suscribo tu opinión sobre San Valentin por completo,ademas estamos en una "situación sentimental" parecida,aunque yo en realidad no puedo asegurar que no tenga pareja,pero tampoco puedo decir que si la tengo(que es ella y no ello si puedo afirmarlo)y es que mi vida es algo muy extraño......

El Escritor en el Tejado dijo...

Yo celebré a San Cirilo y San Metodio, unos santos mucho más serios que, entre otras cosas, se patearon Bulgaria, Rumanía, Polonia y Rusia predicando; se inventaron un alfabeto que hoy día sigue siendo oficial (e irónicamente nos parece cosa de comunistas), y de paso tradujeron la Biblia a la lengua eslava.

Y todo eso en el siglo IX.

Vamos a dejarnos de santitos del tres al cuarto, ¡hombre ya!

Rictus Morte dijo...

Hombre Marce, hay cosas de las que uno ha de estar seguro en la vida. Yo estoy seguro de que cuando me acuesto no hay ninguna mujer en las proximidades, y tampoco se me cuelga alguna del brazo, el derecho, aunque el otro día en clase...

A mí me llama bastante la atención, entre otros, un gigantón que también evangelizó por el norte, no sé si fue San Beda. San Cirilo y san Metodio hicieron una magnífica labor, no lo niego. Y algún poeta ruso hace mis delicias con aquellos extraños caracteres