07 marzo 2007

El mundo está cambiando

No sé si os pasa a vosotros, pero a mí me da la tremenda impresión -porque la impresión, para que cause inquietud, ha de ser tremenda- de que algo está cambiando en España o en el mundo -y no me refiero al clima-. Si bien, en estos dos últimos siglos en los que todo avanza a marchas forzadas suena a perogrullo lo del cambio.

No soy profeta, aunque un día de estos escribiré una curiosa entrada con profecías de santos, nada de Nostradamus, pero son muchos los pequeños detalles que me inclinan a pensar en que se cierne una borrasca sobre nosotros y hay que resguardarse un poco hasta que salga el sol de nuevo. Pero resguardarse no es, ni mucho menos, esconderse.

Quízá estas palabras sólo las escribo para, a continuación, intercalar otras bonitas y poéticas del Señor de los Anillos, atribuidas al personaje Bárbol, ese árbol viviente, aunque las he modificado un poco para que adquieran forma de poema:

El mundo está cambiando:
lo bebo en el agua,
lo noto en las piedras,
lo huelo en el aire,
lo siento en la tierra.

Y ya que sale al paso espero que sean muchos los que vayan a la manifestación en Madrid, porque lo importante en épocas de crisis es participar en los cambios y ayudar a que salga algo positivo de todo ello. Aunque what will be, will be -lo que será, será-, así que no nos preguntemos el qué. Dice el Evangelio de San Mateo, en una de mis partes favoritas: "Por tanto, no os inquietéis por el día de mañana, pues el mañana tendrá su propia inquietud. A cada día le basta su contrariedad."

Así que os animo a que en las cosas que hagáis, pongáis todo vuestro empeño en hacerlas bien aunque luego no salga, al parecer, nada bueno. Si midiéramos el esfuerzo en resultados cuantificables sólo comeríamos cereales. La semilla germina tarde a veces, y el árbol crece despacio, pero pongamos nuestro esfuerzo en cuidar a ese árbol del cambio para que no salga con formas retorcidas. Y aunque suene todo muy metafórico, creo que el árbol al que me refiero es a nuestra débil democracia, que ya muestra ramas con formas fantasmagóricas.

3 comentarios:

gilgamesh dijo...

No es que el mundo esté cambiando, es que el mundo es cambiante por naturaleza. Además, hasta cierto punto debemos adaptarnos a los cambios ( a algunos, otros cambios debemos combatirlos ) , ya que no hay receta más segura para el fracaso que ir con ideas del ayer al mañana.
un saludo
pd: ¿no te ibas por una temporada?

Rictus Morte dijo...

No, no me iba. Lo que no iba es poder echarle cuentas al blogs -y a los blogs-. Por eso colgué un poema. Luego lo de ayer, y creo que hoy cuelgo otro más.

¿Ideas de ayer al mañana? Sé lo que quieres decir, pero piensa que las ideas del mañana tampoco son nuevas, y que de la tradición, acumuluda durante siglos, se sacan buenas cosas para todas las épocas:
"pues todo porgreso
supone un regreso"

En todo cambio hay algo que permanece. Pero en los cambios de la sociedad de ahora no es que haya algo que permanezcan es que son regresiones encima negativas, nada nuevo bajo el sol.

El Cerrajero dijo...

Algunos ante el árbol del cambio se van por las ramas xD

Mañana estaré con las víctimas, como siempre.

Un saludo.