22 marzo 2007

El peligro de la locura y los poetas

[...] debemos romper con un prejuicio tan enorme como corriente. Por todas partes se oye decir que la imaginación, y especialmente la imaginación mística, es un peligro para el equilibrio mental del hombre. Se habla de los poetas generalmente como de individuos cuya psicología inspira poca confianza; [...] Pero semejante juicio queda plenamente rectificado por los hechos y las enseñanzas de la historia. Casi todos los poetas verdaderamente superiores, además de haber sido gente muy sana, fueron hombres de notable laboriosidad. [...] La fantasía nunca arrastra a la locura; lo que arrastra a la locura es precisamente la razón. Los poetas no se vuelven locos, pero sí los jugadores de ajedrez. Los matemáticos enloquecen lo mismo que los tenedores de libros; pero es muy raro que enloquezcan los artistas creadores. Ya se entiende que no pretendo atacar los fueros de la lógica; lo único que hago es advertir que el peligro de volverse loco está en la razón y no, como suele creerse, en la imaginación. La paternidad artística es tan saludable como la paternidad física.

[...] Todo nos está probando que el soñar no enloquece. Por ejemplo, los críticos parecen siempre más locos que los poetas. Homero es completamente razonable y sereno; pero sus críticos se han encargado de destrozar su obra y de presentárnosla en jirones extravagantes. [...] Y aunque es verdad que san Juan Evangelista vio en sus visiones extrañísimos monstruos, nunca concibió criatura más horrenda que -la que concibió- alguno de sus comentaristas. Y el hecho es bastante fácil de explicar: la poesía es saludable porque flota holgadamente sobre un mar infinito; mientras que la razón, tratando de cruzar ese mar, lo hace finito; y el resultado es el agotamiento mental. Aceptarlo todo es un ejercicio, y robustece; entenderlo todo es una coerción, y fatiga. El poeta no busca más que la exaltación y la expansión, el desahogo de su personalidad sobre el mundo. El poeta no pide más que tocar el cielo con su frente. Pero el lógico se empeña en meterse el cielo en la cabeza, hasta que la cabeza le estalla.[...]

Gilbert Keith Chesterton, en su libro "Ortodoxia".

7 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Los políticos co*azo que provocan el sueño ¿qué favorecen?

gilgamesh dijo...

No obstante, tengo entendido que Chesterton elogia a los poetas y reniega de la razón con frecuencia, porque solo la razon nos puede llevar a la locura, a base de negarse a sí misma y caer en el absurdo.
un saludo

Rictus Morte dijo...

Los políticos coñazo favorecen claramente el suicidio colectivo. ¡Hay que evitarlo!

No obstante, Gilgamesh, lo que dices de Chesterton es lo que he escrito precisamente. Que el título del post no te genere confusión respecto del contenido.

fermat dijo...

Poco sabía Chesterton de la belleza que encierran las matemáticas, es un prejuicio hondamente asentado en mucha gente, ellos se lo pierden. Se puede tocar la belleza con la punta de los dedos, lo aseguro.

Por cierto, hay pocos matemáticos locos, peculiares sí, pero no desquiciados, y las razones son las mismas que apunta Chesterton.

QRM dijo...

Me temo que la locura es un vicio al que la vanidad puede conducir tanto a poetas como a científicos. No se porqué, pero extrañamente estar loco viste mucho. ¿Sería Van Gogh tan cotizado si no se hubiera suicidado?¿Modigliani sería un genio si no mediase el malditismo?¿las excentricidades de Dalí, no parecen impostura?
Muchos artistas crean un personaje para vender, que se lo pregunten a Cela. Pero eso no es locura. También algunos racionalistas cartesianos acaban haciendo excentricidades, pero salvo ciertos auténticos chalados, la mayoría son disfraces.

Locos hay pocos, gracias a Dios. Y ni la poesía ni la razón conducen al manicomio. Nada externo nos enloquece. Cuando algo se rompe dentro de la mente, siempre es por caso fortuito. No conozco en la historia casos de personas más estables y razonables que los de Bach y Kant. Artista y filósofo. Cuerdísimos.

COLOMBINA dijo...

Hola rictus, me parece si he entendido bien que los artistas no son locos, si no los que les critican, a mi me parece, que a toda persona que se salga de la norma de conducta habitual, se le llama loco y a lo mejor es la más cuerda.

Rictus Morte dijo...

Bueno, no quiero yo defender las ideas de Chesterton ya que está a un nivel bastante más superior que el mío. Quien quiera discutir, aclarar las ideas con él, le recomiendo el libro "Ortodoxia".

Por otro lado me parece que a lo que se refiere no es a los poetas por un lado, y a los matemáticos por otro, sino aquellos que reducen todo a la razón, y siendo la razón limitada -tanto por su capacidad, en la que no caben todos los conocimientos, como en su cualidad, ya que hay cosas que no son comprensibles, al menos, por todas las mentes- es más facil que ésta arrastre a la locura que a aquellos que dejan un hueco a la imaginación y a la fe para explicar aquello a lo que la razón aún no ha llegado.

O eso me pareció entender ;)