02 marzo 2007

Máximas de Jardiel Poncela

Hace ya un tiempo escribí un par de posts, Humorismos y Nuevos Humorismos inspirado en un libro de Jardiel Poncela, "Máximas Mínimas". Aquí os hago un extracto de algunas de las que más me gustaron. Y no, no creo que fuera machista, y aclaro esto porque antes o después saldrá el tema. Y no, no soy yo machista tampoco, porque la duda siempre se expande, como los gases...


El amor:


- Un solo amor es siempre demasiado.



La muerte:


- No se sabe nada de la muerte: en el "más allá" hay censura gubernativa.

- Los muertos son gente fría.

- La muerte hace algo agradable: viudas.

- Los muertos son dóciles, pero muy estirados.




El hombre:


- Todos los hombres que no tienen nada importante que decir hablan a gritos.

- A veces se tropieza uno con hombres tan brutos que se llega a pensar si quienes tendrán talento no serán las mujeres.

- En el hombre que piensa con frialdad, la caja torácica es una cámara frigorífica; por ello, el corazón que está allí dentro se conserva sin corromperse.

- El hombre es el único bicho al que la época de celo le dura todo el año.

- Las más de las veces, cuando un hombre ama a una mujer lo hace porque no tiene a otra a quien amar.




La mujer:


- La mujer, como los autos, es a la vejez cuando más se pintan.

- La mujer fue creada para que el hombre tenga con quien hablar:por eso en ella el instinto de conservación es inferior al instinto de conversación.

- Las mujeres casadas tienen un defecto más que las solteras: el marido.

- El sexo más débil ha hecho gimnasia sueca.

- El que pierde una mujer no sabe lo que gana.

- Viendo lo pequeños que son los pañuelos de las mujeres se comprende lo poco que duran sus llantos.

-La mujer adora al hombre igual que el creyente adora a Dios: pidiéndole algo todos los días.

- Ya no se encuentran virtuosas ni entre las violinistas.

- A las mujeres y a los niños les hace reir todo lo que no entienden: por eso ríen tanto a lo largo del día.

- Las mujeres tienen las mismas costumbres que los salvajes: adornarse con plumas, colgarse aros de las orejas, pintarse la cara y vivir conquistando a los vecinos.


- La mujer mueve mejor el cuerpo que el cerebro.

- Las mujeres al regañar con el amante lloran, al regañar con el marido pegan gritos.




Sentimientos:


- Los sentimientos deben analizarse siempre y no obedecerse nunca.

- Cuando tiene que decidir el corazón, lo mejor es que decida la cabeza.




Seducción


- Para seducir a una mujer, lo primero que hay que hacer es huir de ella.

- Seduciendo a dos mujeres aun tiempo se evita el riesgo de interesarse por una sola.

- Cuando una mujer le vuelve a un seductor la espalda casi siempre es para lucirla.

- A las mujeres les seduce que las seduzcan.

- En la seducción el hombre que usa gafas fracasa siempre, porque el cristal es un aislante.

- La mujer que ante las maniobras de un seductor no dice esta boca es mía, es porque piensa: "esta boca es suya".

- No importa que una mujer esté con un seductor mientras el marido duerme; lo importante es que esté con su marido cuando este despierte.

- El seductor hábil trata a las mujeres decedentes como si no lo fueran, y las que no lo son como si lo fueran.

- Al llevarse a casa a una mujer, como al llevarse a casa a un perrito, lo primero que hay que hacer es comprarles un collar.

- Lo más que se puede aspirar de una mujer que tenga los ojos negros, verdes o azules es a que los ponga en blanco.

- Es más caro vestir a una mujer que desnudarla.




Arte:


- Los montones de piedra y las tertulias artísticas se forman por acumulación de adoquines.

- El teatro es un gran medio para educar al público, pero el que hace un teatro educativo se encuentra siepre sin público al que poder educar.




Matrimonio:


- A las bodas, igual que a los entierros, se va siempre de negro: por algo será-

- El que pide la mano de una mujer lo que realmente desea es el resto del cuerpo.

- El hombre se casa con una mujer; la mujer con una solución.

- Ni el perro más dócil se dejaría atar para toda la vida.




Prostitutas:


- No hay nada tan aburrido como una "entretenida".

- Las prostitutas son como perros lulús, que en cuanto les han perfumado corren a la calle a revolcarse.




Experiencia:


- Se llama experiencia a una cadena de errores.

- La experiencia es una enfermedad que no se contagia.



- De acuerdo con las leyes de la Grafología, para tener un carácter sereno, ecuánime y ordenado lo mejor es escribir siempre a máquina.

De hombres y mujeres:


- El hombre piensa, la mujer da qué pensar.

- El hombre es la equivocación del Creador; la mujer es la equivocación del hombre.

- El hombre tiene cada año un año más; la mujer dos menos.

- Lo único que a la mujer le interesa de la cabeza de un hombre es el pelo.

- Entre el hombre y la mujer no hay más que una diferencia, y las mujeres en cuanto pueden, se apresuran a apoderarse de la diferencia del hombre.

- El hombre habla mal de la mujer y la mujer habla mal del homnre; pero, al fin y al cabo, si todo el mundo hablase bien, los buenos oradores no tendrían público.

- Siempre es el hombre el que da dinero a la mujer, y únicamente deja de suceder esto en los casos en que una mujer da dinero al hombre.


Espero que os hayan gustado. Dad las gracias a don Enrique Jardiel Poncela, que yo he sido un mero transmisor -aunque también me podéis dar las gracias, o mejor, dinero...-.

7 comentarios:

COLOMBINA dijo...

hola rictus, Siento decirte que no me ha gustsado nada el post y no creo que me lea un libro de Jardiel poncela, lo veo muy negativo.
Por otra parte me he termina do el hobbit y me ha encantado, ahora a por la comunidad y te lo devolveré pronto.

QRM dijo...

Pues a ´mí el post me ha gustado mucho. Tiene -tenía- mucha gracia esta Jardiel. Muy a la británica, recuerda a Chesterton, del que también hablaste, creo.

PD.- Ya me contarás de esa maravilla de Latakia que has comprado. Hay que intercambiar críticas tabaqueras, que es muy divertido. Tanto cuando el tabaco es bueno como cuando es malo.

El Cerrajero dijo...

# Colombina, si los textos de Jardiel Poncela no se leen en clave de humor, se quedan sólo en un montón de letras impresas.

marce dijo...

Te libras porque ya no esta Maggie por aqui que sino te ibas a enterar tu....

Saludos!!!

Rictus Morte dijo...

Me alegro, Colombina, de que no te gusten. Es lo bueno de la diferencia. Imagínate qué confusión si nos gustase a todos lo mismo. Imagínate que revueltos andaríamos los hombres detrás todos de una sola mujer... ;)

Gracias, Qrm, mérito de Jardiel. Del tabaco te hablo ya: el olor de la latakia a mí me priva. Es como el incienso de mi casa. En cambio, el corte del tabaco no es muy bueno -no sé si es así o es que me llegó un paquete que ya llevaba tiempo en el estanco, seco y muy desmenuzado-. Así que, aunque lleve menos latakia, el Dunhill My Mixture 965 sigue siendo mi favorito -con las reservas de aquel tabaco, también de latakia, que me trajeron una vez de Inglaterra, que ya te comenté-.

El Balkan Latakia lleva un poco de perique americano. Algún día tendré que importar un poco de perique de EEUU. Un fumador que conocí se trajo una vez un montón de perique y compuso su propio tabaco que llamó "el pericazo".

Perdonad el resto esta diatriba tabaquera. Pienso lo mismo, Cerrajero. A mí me pasa a veces que no puedo reprimir una frase que considero tremendamente divertida, pero como los otros no la entiendan así -que sucede a menudo- se queda en un comentario ofensivo.

¿Y Maggie? ¿No estaba de vacaciones? Sí que se pilla buenas vacaciones... Se le echa de menos. ¿Qué tal tus ojos? Ahora veré tu blog, no sé si hay nuevas. Un abrazo a todos

Jesús Sanz Rioja dijo...

Este tío era increíble. Me las voy a meditar con calma una a una.

¿Negativo? Sí, como Murphy. Pero igual de balsámico.

Persio dijo...

Gracias por el post. Siempre viene bien leer algo de Jardiel Poncela.
Un saludo