27 junio 2007

"la otra", así en minúsculas

La vicepresidenta De la Vega se ofendió con Rajoy porque se refirió a ella como "la otra" en una conversación con periodistas. Éste fue el exabrupto de la señora: "La cuestión es otra muy distinta, no "la otra" señor Rajoy: Debería cuidarse un poquito esa misoginia que empieza a ser recalcitrante y tener un poco más de respeto democrático y de educación institucional".

En honor de Monsieur de Sans-Foy, que retomó con claro acierto la tradición tan española, ya Marcial en tiempo de los romanos -aunque, todo sea dicho, todavía es el tiempo de los romanos, pobrecitos-, del epigrama y el verso satírico, y que luego seguirían nombres tan ilustres como

Juan de Tassis, Quevedo
o Iriarte,
que hacen con virtud del pedo
un arte.

Pues eso, que "la otra" hizo ayer que me acordara de ella, aunque un poco tarde en el tiempo, y esto fue lo que ocurrióseme, que espero que os guste o, por lo menos, os distraiga:

Nombrar a la vice "la otra"
es una mala jugada,
que es como llamarle potra
a una yegua desdentada.

Ciñéndome a la verdad
llamarle bruja de escoba
¿sería quizá maldad,
o sería darle coba?

¿Llamarle diablo con cuernos,
bicho negro e infeccioso,
estirpe de los infiernos
no sería, acaso, hermoso?

¿Llamarle hedor putrefacto,
araña, culebra, topo,
o pellejuda de impacto
qué sería? Un piropo.

Pues, ¿qué hacer para insultarle?
Si solo la verdad ofende
lo mejor es no nombrarle,
seguro que "la otra" entiende.

Y por si alguien no entiende el entiende del verso final -porque hay cosas que es mejor no saber- es como un código homosexual que se usa para identificarse. Así que si alguna vez os preguntan en un bar: "¿Oye, tú entiendes?" Allá vosotros con lo que respondéis.

24 junio 2007

Poemas nefandos

Esta noche soñé que me metían en la cárcel, acusado por el lobby gay de usar la palabra marica como sinónimo de cobarde. Soy claramente culpable, y me siento hasta orgulloso de cometer tales atropellos. Por eso fue sólo un sueño, no fue una pesadilla: marica es sinónimo de cobarde pese a quien pese. Aunque esto de los gays, el feminismo exarcebado y la ministra de sanidad, que ya se debe estar pensando lo de la ley seca -¿quién sería su Elliot Ness? ¿Zerolillo? No creo, no creo- forman una especie de nebulosa imponiéndonos como "políticamente correcto" las cosas más absurdas y, a veces, las más nefandas.

Así que me desperté orgulloso de ser un mártir de la libertad, aunque fuera sólo en sueños, y ya después del café, olvidado todo, recordé dos décimas, resultado de unas justas poéticas entre Alcalá Galiano y don Ángel Saavedra, Duque de Rivas, que no tienen desperdicio. Son verdes, jocundas, y el giro final del Duque de Rivas es magistral. No sé qué relación tienen con el sueño, pero me da igual. Si hay algún psicoanalista entre los lectores por favor, que se ahorre el análisis.

Se me olvidaba, las publicó Campmany en su libro "El Jardín de las víboras". Libro que presté y que no me ha sido devuelto. He llegado a la conclusión de que los libros buenos no se deben prestar, como mucho alquilar. Y aunque me costó sólo un euro, el valor no está en el precio, sino en conseguirlo a ese precio...

Alcalá Galiano pregunta:
Don Ángel, si yo tuviera
una lujuria extremada,
tal que hasta verla saciada
ni pensara ni durmiera,
y en mi cegedad creyera
que era usted la niña mía,
y con loca valentía
miembro en ristre a usted montara
y en el culo se lo entrara,
¿fuera acaso sodomía?

Duque de Rivas responde:
Sí, don Antonio, no dudo
que fuera gran sodomía,
aunque yo lo evitaría
que soy por demás forzudo.
Pero si en lance tan rudo
fuera de mí la maldad
de tan loca ceguedad
y yo quien a usted cubriera,
ya sodomía no fuera,
que fuera bestialidad.

22 junio 2007

The one and only Billy Shears





Hace poco se ha celebrado el 40 aniversario del supuestamente mejor album de la historia de la música. A mí me gustan los Beatles, pero de ahí a decir que éste album es el mejor... Para mí no es un album completo, redondo. No sé a vosotros, pero hay discos que me gustan mucho más, que rayan la perfección. A modo de ejemplo el A kind of Magic, de Queen:






Este album es el mejor de Queen. Pero hay otros de otros grupos, se me ocurre...






The Wall, de Pink Floyd:



Even in the quietest moments, de Supertramp:


Y casi casi que cualquiera de U2, en especial The Joshua Tree y Rattle and hum. Habrá muchos otros, pero no es cuestión de rascarse la cabeza como un loco con estas cosas, yo ya he recordado unos pocos. ¿Qué me decís vosotros? ¿Son todos los que están, pero no están todos los que son, o ni siquiera los que están son? Menudo trabalenguas...

Por cierto, ¿alguien sabe quién es Billy Shears?

21 junio 2007

El colmo de un pesimista

En mis pocos años de experiencia, que dentro de unas semanas serán 29, he aprendido dos cosas:
1. El gran axioma matemático, transmitido por la sabiduría de mi hermano:
Los deditos de las manos,
los deditos de los pies,
los cojones y la picha
suman juntos veintitrés.
2. Que si tú no te complicas la vida Dios te la acaba complicando.

Del axioma ése poco tengo que decir, principio claro del Universo -no lo dudo-, pero yo miro, y cuento, y me dan veinticinco. Algún día aclararé el misterio.

Pero respecto a lo segundo, hace poco que dejé la natación porque me quitaba un tiempo precioso para estudiar, y ya era hora de ponerse serio con el tema -el primero al menos, ya veremos que hago con los 99 restantes- y desde entonces no han parado de surgirme complicaciones y problemas.
¿El último? He ido al dentista por primera vez en mi vida, y como todo lo que se hace por primera vez, salió mal el asunto. Entre vosotros y yo: es posible que el colmillo que uso para chupar la sangre haya que estirparlo -bueno, los dentistas arrancan, extraen quitan... y no sigo con los sinónimos porque al final descubriréis que tengo poco mérito escribiendo y un diccionario de sinónimos-. Esperemos que no, pero con la suerte que tengo será así la próxima conversación que tenga con el dentista:
- Entonces, ¿hay que amputar?
- No queda más remedio, si quiere salvar la pierna.
- Adelante doctor, corte sin miedo.
- Primero voy a anestesiarle.
- No, deje la anestesia para los maricas. Tráigame una botella de whisky. Si uno no siente dolor cuando se separa de un miembro nunca aceptará su pérdida.
- Como usted quiera, pero le advierto que el dolor es muy intenso.
- No se preocupe doctor, sabré aguantarrr...¡¡¡ahrg!!! ¿Pero qué está haciéndome?
- Nada, sólo limpiando la herida con el algodón.
- Está bien, anestésieme, pero como se entere alguien de esto... ¿Doctor?
- ¿Sí?
- Recuerde que era el colmillo, no la pierna...

¡Ah, mis dientes, que sólos se van a quedar sin la compañía del colmillo! Colmillo Blanco sería un buen título para una novela... Bueno, Colmillo Macilento o Parduzco más bien. Y mirad que yo soy desprendido y generoso, y si os doy algo me gusta que vosotros, con el mismo espíritu generoso, me lo devolváis...
No os miento si os digo que eran la parte más atractiva de mi fisonomía, y no sólo porque estaban ocultos y casi no se dejaban ver. A mi "ex" le chiflaban: "¡Qué dientes, Dios mío, pero qué dientes!" Exclamaba emocionada. Luego la encerraron en un psiquiátrico por no sé qué complejo de Ratoncito Pérez.
Así es que que voy a ver mermada la parte más atractiva de todas las que tengo. Partes que nunca han llegado a formar un todo claro... Eso sí, aún conservo la parte más prometedora, y es que las entradas dejan entrever un nuevo mundo, no del todo redondo, por descubrir, donde poder clavar benderitas y cuernos.

Por otra parte he hecho una necesaria visita al oftalmólogo y lo que me temía se ha confirmado: veo tan mal las cosas que tengo delante como España su futuro. Ya sé que la hora de cambiar de gafas es como la muerte, siempre llega. Y para mí había sonado el gong y tenía que comprarme una nueva montura. En estas cosas me dejo guiar, como ciego que soy, por las féminas de mi familia. No sabéis bien el valor que esto supone y es que, si yo tomara todas las decisiones respecto a mi vestuario, soy tan antiguo en gustos que me veríais con armadura y lanza. Así que, consciente de mis limitaciones, dejé que decidieran ellas:
- Unas gafas de pasta oscura, como las que se llevan ahora.
- ¿Éstas? Éstas están bien -dije, señalándo unas Ray Ban corrientitas.
- ¡Uy! No, la patilla es muy fina, vas a parecer de los '70. Ahora se llevan como en aquella época, pero las patillas anchas.
- Mirad que yo de gafas cambio muy de vez en cuando, a ver si me voy a comprar unas modernas y, como la moda es efímera, voy a estar llevando unas gafas de los 2000 en los 2010... ¿Por qué no vamos a lo clásico?

En fin, las clásicas dudas e inseguridades de un chico tímido que no quiere llamar la atención ni a los bomberos. Y ahora me tendré que afeitar la barba porque cuando me miré al espejo con las gafas nuevas, de pasta negra, mis cejas negras y mi barba negra pregunte: "¿Ése soy yo o es Buenafuente?"
Mi visión va a estar enmarcada por la pasta oscura de las gafas. De negro que lo voy a ver todo al menos no se me podrá acusar de racista. Va a ser la confirmación de un pesimista.

Se suele decir que los hombres hablan muy a gusto de sí mismos: déjales hablar de su ego y les conquistarás. En mi caso parece que es así pero lo hago porque si hablara tan mal de las cosas de los demás como lo hago de las mías, correría serio peligro.

12 junio 2007

Schopenhauer

Uno de los mayores pesimistas al que alguna vez haya leído es, sin dudas, Schopenhauer. Así como ejemplo sirva este párrafo:
El aburrimiento nos da la noción del tiempo y la distracción nos la quita. Esto prueba que nuestra existencia es tanto más feliz cuanto menos la sentimos; de donde se deduce que mejor valdría verse libre de ella.

Pero también es el más, no sé si misógino, pero sí machista. En un ensayo sobre las mujeres creo que atina bastante en el análisis de las conductas, pero sus conclusiones son pésimas, desastrosas, humillantes. No traigo ningún ejemplo, que luego la gente me acusa de compartir su pensamiento y nada más alejado de mi intención. Pero tiene otras cosas muy aprovechables:
-Nada hay verdaderamente digno de envidia, y ¡cuántos merecen lástima!
-La vida es una tarea que hay que ir realizándola con esfuerzo, trabajo y paciencia.
-El mundo es sacrificio, y todos, queramos o no, tenemos que penar en él.


Y sobre todo, si se lee con sentido del humor y espíritu crítico, es uno de los pensadores más amenos. Así, uno puede encontrarse frases como esta:
-Las otras partes del mundo tienen monos. Europa tiene franceses. Esto nos compensa.

07 junio 2007

In memoriam

Hace poco que se ha muerto un familiar cercano, la hermana de mi madre -nunca se es demasiado joven para morir-, y le voy a rendir tributo en el blog con poemas, pues mis oraciones, por descontado, las tiene más que comprometidas de por vida. Son poemas sobre la muerte, pues nada hay más cercano a la vida, que cantar a una de ellas es lo mismo que ensalzar a la otra. El primero de los poemas mío, luego ya vienen los grandes:

"Un amargor sin sentido,
un cocerse a fuego lento,
un acoso -sin respiro-,
un corazón mustio y seco
dejan los que yacen yertos.

Un estertor, un quejido,
un silencioso lamento,
un llanto quedo, un suspiro,
en el alma un hondo hueco
heredamos de los muertos."

Jorge Manrique:
"Recuerde el alma dormida,
abiue el seso e despierte
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,

quánd presto se va el plazer,
cómo después de acordado
da dolor,
cómo, a nuestro parescer,
qualquiere tiempo passado
fue mejor."

Comendador Escrivá:
"Ven, muerte, tan escondida
que no te sienta comigo,
porqu’el gozo de ir contigo
no me torne a dar la vida.

Ven como rayo que hiere,
que hasta que ha herido
no se siente su ruido
por mejor hirir do quiere.
Assí sea tu venida;
si no desde aquí me obligo
qu’el gozo que havré contigo
me dará de nuevo vida."

Garcilaso de la Vega:
"¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas,
dulces y alegres cuando Dios quería!
Juntas estáis en la memoria mía,
y con ella en mi muerte conjuradas.

¿Quién me dijera, cuando en las pasadas
horas en tanto bien por vos me vía,
que me habíais de ser en algún día
con tan grave dolor representadas?

Pues en un hora junto me llevastes
todo el bien que por términos me distes,
llevadme junto el mal que me dejastes.

Si no, sospecharé que me pusistes
en tantos bienes porque deseastes
verme morir entre memorias tristes."

Quevedo:

"Ya formidable y espantoso suena
dentro del corazón el postrer día;
y la última hora, negra y fría,
se acerca, de temor y sombras llena.

Si agradable descanso, paz serena
la muerte en traje de dolor envía,
señas da su desdén de cortesía:
más tiene de caricia que de pena.

¿Qué pretende el temor desacordado
de la que a rescatar piadosa viene
espíritu en miserias anudado?

Llegue rogada, pues mi bien previene;
hálleme agradecido, no asustado;
mi vida acabe, y mi vivir ordene."


Amor constante más allá de la muerte

"Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido:

su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado."

Gabriel Álvarez de Toledo

La muerte es la vida

"Esto que vive en mí, por quien yo vivo,
es la mente inmortal, de Dios criada
para que en su principio transformada
anhele al fin de quien el ser recibo.

Mas del cuerpo mortal al peso esquivo
el alma en un letargo sepultada,
es mi ser en esfera limitada
de vil materia mísero cautivo.

En decreto infalible se prescribe
que al golpe justo que su lazo hiere
de la cadena terrenal me prive.

Luego con fácil conclusión se infiere
que muere el alma cuando el hombre vive,
que vive el alma cuando el hombre muere."

Bécquer:
"¿Vuelve el polvo al polvo?
¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es sin espíritu,
podredumbre y cieno?
No sé; pero hay algo
que explicar no puedo,
algo que repugna
aunque es fuerza hacerlo,
el dejar tan tristes,
tan solos los muertos."

César González Ruano:
"Alguien, cuando pase el tiempo,
y encuentre mi calavera
el tiro que no me he dado
buscará en la sien entera.
Y en las cuencas de mis ojos
querrá adivinar tal vez
lo que ví... cuando veía
y que nunca miré.

A ese piadoso erudito
que busque el paso borrado
-¡un débil paso terreno!-
de la vida de un cansado
de sí mismo, quiero dar
esta confesión tardía
resuelta en un epitafio,
pues que puedo todavía.

Vino, venció. Fue vencido
en lo que quiso vencer.
Escribió, y en el tintero
dejó lo que quiso hacer
por hacer lo que quisieron.
Y se fue."

Sobre quién era aquel que dijo....


Miguel Hernández:

"El cementerio está cerca
de donde tú y yo dormimos,
entre nopales azules,
pitas azules y niños
que gritan vívidamente
si un muerto nubla el camino.

De aquí al cementerio, todo
es azul, dorado, límpido.
Cuatro pasos y los muertos.
Cuatro pasos y los vivos.

Límpido, azul y dorado,

se hace allí remoto el hijo."


Y termino con otro mío:

"A vivir soy condenado
con la gracia de la muerte.
Un cuerpo es feliz si inerte
su alma Dios ha reclamado."

06 junio 2007

¡Sálvese quien pueda!

Zapatero la ha cagado,
tiene la nación diarrea;
mientras la ETA nos arrea
este presi afeminado
por la boca, por el ano,
entra y sale cual gusano.

Con la vacua tregua rota
el presi se nos embota;
luce serio y estirado
y echa un discurso banal,
que si ETA da de cal
lo mismo aquél ha soltado.

No es favorable Fortuna,
ha dado un vuelco su rueda
y el gobierno, inestable,
dice en alto "venceremos"
mas los cuerdos sólo oiremos
gritar "¡sálvese quien pueda!"