02 octubre 2007

¿Calidad de vida?

Hace poco, dos entradas atrás, publiqué un post sobre el libro de "Franco", de Pío Moa. Del mismo libro he entresacado este párrafo muy apropiado a estos tiempos sobre la calidad de vida en la etapa franquista:

"Normalmente se emplea el concepto para medir la cantidad y la calidad del consumo, lo cual implica una trivialización extrema de la vida humana, pero tal vez cabría acercarse a un concepto más apto mediante índices negativos, como los de fracaso matrimonial, suicidio, delincuencia, hijos con padres divorciados, expansión del alcoholismo y las drogas, perturbaciones psicológicas no achacables a factores físicos, fracaso escolar, aborto, esperanza de vida y otras parecidas. En la mayoría de estos indicios España estaba bastante mejor que el resto de Europa, y en esperanza de vida al nacer llegó a superar a todos los países, salvo a Suecia. Consiguientemente su calidad de vida estaba por encima, en general, de la media europea, y así lo percibían, de forma más o menos aguda, muchos españoles, incluidos los emigrantes."

No he conocido a nadie que haya vivido en la época de la dictadura -no digo que no los haya- que me haya dicho que en aquella época se vivía peor que en ésta. No he conocido a nadie personalmente, pero sí he oído decir eso y muchas cosas peores en multitud de medios de comunicación y a mucha gente de mi edad -nacidos en la democracia-.

Me comentaba Enrique Baltanás en el
post que antes mencionaba que nada nuevo hay sobre la república -así con minúsculas- y la guerra civil, pero sí queda que hablar sobre la figura de Franco y su régimen. Quienes piensen que la democracia es el mejor sistema de gobierno, entre ellos yo, han de hacer que lo sea desde la verdad. Y en los últimos 30 años, aunque ha mejorado el nivel de vida, me parece a mí que no lo ha hecho tanto la calidad. España está en los primeros puestos en cuanto a avances científicos, progreso tecnológico y nivel de vida, pero creo que eso no es, ni de lejos, lo más importante.

1 comentario:

El Cerrajero dijo...

Totalmente de acuerdo con esta entrada tan llena de ese sentido común que tan raramente se encuentra en la Expaña de Rodríguez el Traidor.