26 octubre 2007

Hijo de Z

¿Qué se puede esperar de un presidente que se hace llamar ZP, como si fuera un vulgar superhéroe de tebeos? ¿Y qué se puede esperar de un pueblo del que le votan millones? Dios nos asista. Él es Alfa y Omega, el principio y el fin. Éste desgraciado es sólo el fin, la zeta. Cuanto menos se prolongue el fin, mejor para todos. Esto es lo que tenemos, y esto es lo que hay:

Ya no hay expresión más bruta
ni más zafia, ni más bestia
que decir hijo de puta
o llamar hijo de zeta.

3 comentarios:

Jesús Sanz Rioja dijo...

Un alumno mío escribió el otro día "ridiculed". Estuve tentado de decirle "muy bien, hijo, muy bien".

Escritor en el Tejado dijo...

Si es verdad que el tiempo todo lo pone en su sitio, dentro de unas décadas el diccionario de la RAE dirá:

"Z: 1.Vigesimoséptima y última letra del alfabeto castellano | 2. Insulto gravemente ofensivo".

¡Hay que joderZe!

Rictus Morte dijo...

Hay que corregir, desgraciadamente hay que corregir. No todas las zetas son merecedoras del mismo castigo... Está la Zeta-Jones, que no está nada mal.

Tiempo al tiempo, Escritor. Con la paciencia, todo se alcanza