30 julio 2008

La lengua

He oído en la radio que andan los nacionalistas catalanes con esto de la lengua envalentonados. A parte de multar a los comerciantes por rotular en castellano pretenden que el derecho a la educación en castellano sólo sea en un curso. Por supuesto, el PSOE aplaude todo esto -no en vano es quien gobierna allí-. Qué queréis que os diga...

Ha saltado la noticia:
de Murcia para Galicia
y del Cantábrico hacia abajo,
todo es España, ¡carajo!

24 julio 2008

Crisis? What crisis?

Hay crisis, ya lo reconoce hasta el gobierno -aunque, a ver si por reconocerla, no va a ser cierta...-. Y la gente, a pesar de ello, sale disparada a la playa. Ya no somos tan pobres como antes y una crisis parece que no nos afecta tanto. Aunque no se crean, siempre hay algún cretino que le echa la culpa al gobierno...

Ya que nuestra España se halla
en una crisis sin par,
nos marchamos a la playa
a buscar oro en el mar.
Mas con las olas cuidado:
no de todos son agrado
y siempre hay algunos críticos
que sufren indigestión
y cáganse en los políticos
que gobiernan la nación.

Y ya que estoy con los epigramas liado, les dejo una curiosidad de la Guerra de la Independencia que he rescatado de un libro recopilatorio:

Por una real provisión
se ha mandado publicar
que la silla de cagar
se llame Napoleón.
Por esta misma razón
se dispone y se decreta
se publique por Gazeta,
y en un capítulo aparte,
que se llame bonaparte
todo común o secreta.

A mí, qué quieren, me ha inspirado unos versos un poco chuscos:

Un nuevo nombre hay en uso
para el asiento del culo:
Zapatero o excusado.
Y no sería un abuso
cagarse bien en el chulo
que malgobierna el Estado.

Lo reconozco, hoy estoy un poco marrón y muy politizado.

17 julio 2008

Etimologías marxistas

Pocas veces nos fijamos en la etimología de las palabras, y ¡cuántas cosas nos dicen y previenen éstas! Así por ejemplo se me ocurre la palabra novio. Si separamos las sílabas de no-vio vemos claramente que etimológicamente significa que no lo vio venir. Algunos, más maliciosamente, afirman que quiere decir que no sabe dónde se ha metido. En cambio novia significa no-vía, es decir, no camino. O en inglés no way, traducido también por ni hablar, así que no hablemos más del asunto, y cambiando de tema os contaré una de las muchas anécdotas que se le atribuyen a ese gran pensador que ha dado la historia reciente: Marx. Y me refiero a Groucho, claro, el tal Karl no era más que un charlatán peligroso. Y es la que contó ayer un amigo:

Groucho: Señora, ¿se acostaría usted conmigo por un millón de dólares?
Señora: Hombre, por un millón lo haría.
Groucho: ¿Y por un dólar?
Señora: ¿Por un dólar? ¿Pero qué se cree usted que soy?
Groucho: Lo que usted es ya me lo ha dicho, ahora sólo estamos discutiendo el precio.

Así era Groucho. Aprovecho para recomendaros sus libros: Groucho y yo; Groucho y Chico, abogados; y el que me estoy leyendo ahora: Memorias de un amante sarnoso.

15 julio 2008

Nuevos epigramas

I
¿A qué se llaman putadas?
A lo que las putas hacen;
y como esas cosas placen,
¡bien está hacer putadas!
II
¿Qué parte de la osamenta
si es ajena se comenta
y si es propia ni se menta?
¡La cornamenta!
III
¿No os produce confusión
las cosas que en la lengua hay?
¿Que se escriba gay, y gay
se pronuncie maricón?

11 julio 2008

Abortos socialistas

Hace unos años Zapatero dejó caer que el tema de la eutanasia no lo iban a tocar en la legislatura en curso, sino que esperarían a una segunda legislatura. Dicho y hecho, en el congreso del PSOE se ha visto claro que no sólo quieren establecer la posibilidad del aborto a diestro y siniestro, sino que quieren también implantar la eutanasia en España. Para muestra el doctor Montes.

Yo no puedo estar más de acuerdo y ya podrían predicar con el ejemplo y ser todos los socialistas los primeros en ser abortados y eliminados por la eutanasia. Luego volveríamos a prohibir esos crímenes legales y punto.

El partido socialista
el aborto ampliar desea,
y empiezan por una lista
de futuros candidatos.
La primera: la más fea;
y entre tantos garabatos
a ninguno se le niega
que es el feto de la Vega.

La eutanasia irá después,
no lo pueden resistir.
Mas el primero en salir
por delante con los pies
-con la muerte mano a mano-
ha de ser el más anciano,
y entre todos se comenta
que es la vicepresidenta.

Del presupuesto no teman
que no gastan en la caja
pues el cuerpo se lo queman;
y se ahorran la mortaja
que ya blanca y arrugada
la pobre muerta venía,
pues en vida se decía
que lucía amortajada
y que no ha cambiado nada.

05 julio 2008

Ostras, franceses y monos. El secreto de la evolución, y por este orden

Uno de los grandes problemas que se encontró Darwin al escribir su libro "El origen de las especies" fue descubrir porque en tantos millones de años éstas avanzaron tan poco, y en unos pocos miles el paso evolutivo fue tremendo. Sospechaba que la cuestión tenía que ver con el sexo: o ellas eran muy estrechas o ellos muy inexpertos. Y debido a la época machista en la que vivió él se decantó por entender que las hembras eran muy estrechas. Pero lo cierto es que ambos eran la causa pues los machos eran demasiado románticos y tardaron en comprender que la reproducción y el amor no tenían nada que ver.

Hubo un momento en que todo cambió, y fue gracias a unos pequeños moluscos. Y es que una ostra macho, viendo que no conseguía abrir el caparazón de ninguna hembra, se le ocurrió un día regalárles una piedra brillante. Era un último intento desesperado antes de optar por la misoginia, pero lo consiguió. Aquel año esa ostra macho consiguió ablandar el corazón femenino o, como entre ellas vulgarmente lo llaman, abrir la concha a toda hembra. Pronto empezaron a imitarle las demás.

Pues lo mismo les sucedió a los hombres en aquélla época en la que lucíamos dos rabos y que algunos dicen que éramos monos. Yo lo creo bastante improbable y afirmo que, aunque alguna vez me dé por subirme a los árboles, yo no procedo del mono. Más lógico y digno es pensar lo contrario, que los monos proceden de nosotros y así lo creo.

De hecho es muy probable que sean descendientes de un grupo de franceses que se perdió en la selva. Y no piensen que me caen mal los franceses. En mis antepasados hay franceses y belgas, pero tuvieron la suerte de emigrar a España y conocer a unas lindas españolas, mis tatatatatatarabuelas -algún tata hay de más, pero ¡qué quieren! A veces tartamudeo cuando escribo-.

Los franceses que se perdieron en la selva no tuvieron la suerte de encontrar españolas, y de ahí los monos. Y es que esta raza gabacha mejora mucho cuando sale del suelo patrio y se le quitan las tonterías chobinistas de las cabeza. Lo mismito les sucede a los vascos, también antepasados, cuando se quitan la chapela de la cabeza y se embuten en la bandera española...

Volviendo a la época en la que íbamos a cuatro patas, cuando todavía éramos capaces de evolucionar, gateando un señor por Atapuerca más pobre aún que yo -seguramente otro pariente lejano- y reflexionando sobre la teoría economicista del amor que tan sabiamente nos transmitieron las ostras, entendió que la única manera de ahorrar algo para tener con qué agasajar a las hembras y llegar al fondo de su corazón era prescindir por lo menos de un par de zapatos. Con lo que le costaban los zapatos podría comprar, al menos, unos pendientes de garra de oso. Gracias a este pariente mío empezamos a andar a dos patas y pudimos usar las otras dos para menesteres menos honestos.

Al igual que sucedió con las ostras, el resto de los machos comenzó a imitar a este genial antecesor mío y se produjeron algunas confusiones curiosas, ya que si algunos prescindían de los zapatos de las patas delanteras, otros optaron por hacerlo de los de las traseras, y comenzaron a andar boca abajo. Sobre todo en Australia. En fin, que esta es la historia de cómo dejamos de ser monosapiens y pasamos a ser homosapiens. Algunos fueron sapiens sapiens, otros sapiens proletarius, pero todos al final vulgaris.

04 julio 2008

Metrosexuales en Roma

¡Hola a todos!

Me gustaría empezar el email diciendo: ¡he vuelto! Así, con alegría. Pero no puedo, y no porque no haya vuelto a Sevilla -cosa que a alguno causa pesadillas, y ya veremos el caso que puedo hacerle al blog-, sino porque también he vuelto a la biblioteca, y aunque no me esfuerzo mucho por ahora, se me acabó lo bueno -y entre nosotros, lo bueno no era tan bueno, lo que es un poco triste-.

Pues eso, que aquí ando entre apuntes y distracciones, y como no tengo mucha invención últimamente tiraré de los clásicos y los versos, eso que tanto odiáis. Y es que Alfonso Ussía ha sacado una segunda parte del Reino de los Coñones, un libro recopilatorio de versos satíricos, y me ha recordado lo buenos que hemos sido los españoles de todos los tiempos en este campo. Desde Marcial, el primer epigramista de la historia, pasando por Quevedo, Villamediana, y llegando a Capmany -los hay que son grandes epigramistas y que están vivos, pero sólo cito a unos pocos y ya muertos-.

Pues de todos ellos Marcial, que fue el primero, nos muestra ya en un epigrama excelentemente traducido cómo en la antigua Roma existían metrosexuales, y cómo esto, que no es una invención moderna como casi nada, es el primer paso -o quizá el último- para la homosexualidad:

Pensando en tu novia, Andrés,
te depilas pecho, axilas,
pubis, minga, piernas, pies...
¿En quién pensarás, Andrés,
cuando el culo te depilas?

Y nada más. Una última curiosidad. El verso final de un soneto de Lope, que me ha causado perplejidad:

"Tu bestia soy, Amor, dame de palos".