20 noviembre 2008

Jesús Rodríguez

A mi amigo Jesús, fotógrafo aficionado, le han entrevistado en esta web. Aquí os lo dejo para que veáis una muestra de las fotos que hace. A mí me parecen bastante chulas.

Por cierto que su web fotográfica, que la tengo puesta en los enlaces de abajo, la han enganchado en Microsiervos

08 noviembre 2008


¡Hola, hola, hola!

No sé si os acordáis de la canción de Juan luis Guerra "Ojalá que llueva café en el campo.

Lo que no sabéis es que en aquella época el cantante se puso amarillo y vino a verme angustiado. Yo estaba de misionero en América. Como espía de la CIA mi misión era afeitarle la barba a Fidel Castro y demostrar al mundo que todo era una mentira. Pero en el último momento, en el momento crucial, no pude hacerlo. Me entraron los escrúpulos, a pesar de que alguien -y no soy verdaderamente consciente de quien- dijo que fue la conciencia.

Lo cierto es que mis conocimientos innatos de medicina me sirvieron, y le dije a Juan Luis que aquello era la bilirrubina, y que si quería volverse blanco lo mejor era tomarse unas pastillas rojas. Pero que no se diera mucha prisa porque el amarillo le sentaba bastante bien. Además le recomendé una crema de nivea que a la vez que hidrata broncea.

Me quedó muy agradecido y de todo aquello una canción. Yo me dediqué entonces a escribirle letras para sus canciones, pero él las retocaba tanto que al final me negué a firmarlas como autor. Lo único que admití fue aparecer en los créditos del disco como el que tocaba los bongos. Desgraciadamente nadie tocaba los bongos en sus canciones, así que ni siquiera aparezco en los créditos.

Una de esas canciones, que fue con la que más conflictos tuvimos, fue la de la lluvia. Estando una mañana de calor y bochorno sentados en una hamaca -en sendas hamacas- en una playa perdida del Caribe le dije:
-¡Ojalá que llueva, Juan Luis! Pero que llueva cerveza fresquita, porque con este calor me sudan hasta las aletillas de la nariz.
-¿Cerveza? -preguntó él- Mejor sería café, que estoy tan aplatanado que necesito algo que me despierte.
-Pero el café es malo, y amargo, y estamos de vacaciones. ¿Quién quiere café? Cerveza, Juan Luis, cerveza, ¡la bebida de los faraones! No sé si te he contado que fueron los egipcios quienes...
-Sí, sí, ya me lo has contado. En realidad no paras de contar tonterías. He dicho café, y cállate.

En ese momento me di cuenta lo bien que sienta el clima del Caribe a los caracteres autoritarios, y por qué abundan las dictaduras en aquella zona. Pero no me di por vencido y escribí una canción, cuyo estribillo decía: "¡Ojalá que llueva cerveza en la city!" Se lo pasé a Juan Luis y el traidor resultado fue cambiar cerveza por café y city por campo. Desde entonces no nos hablamos. Y desde entonces no ha vuelto a sacar ningún éxito...

Nota laboral: esta semana seré entrevistado para una beca. Y han abierto las bolsas de interinos, por lo que me llamarán también de interino. Y va a haber examen el año que viene.

Nota social: la boda de mi hermana a finales de noviembre.

Nota psicológica: ¡cuánto estrés me produce todo esto!