11 diciembre 2009

Un libro de epigramas del siglo XVIII


He encontrado casualmente este libro del siglo XVIII en internet, de un tal León de Arroyal. Trata sobre epigramas y no he podido leer mucho, pero aquí os lo podéis bajar de internet. He visto algunas cosas curiosas, así por ejemplo

"No sin misterio toga en Salamanca
los médicos se visten gravemente;
para que así conozca quien los mire
que son los consejeros de la muerte."

pero me he quedado más en la introducción:

"me ha parecido casi preciso el olvidar ciertas voces castizas y originales (para las que no hay equivalencia), acomodándome a nuestros días, en que se hace muchos ascos al oir una voz, cuyo significado no tenemos reparo en ejecutar, no quieriendo yo escandalizar ni aun a los nimiamente escrupulosos; y más cuando la malicia interpreta de tal manera las palabras inocentes, que las hace viciosas, descarnando en tanto grado nuestra lengua, que es necesario andar por mil rodeos para decir una cosa, que ni importa una calabaza.[...]Lo que sí encargo es que a cada epigrama se le dé su legítimo sentido, que no es otro que el que aparece a primera vista, sin interpretación alguna"

Y al hilo de estas palabras se me ha ocurrido, así de repente, y sin yo querer escandalizar ni ofender tampoco, el siguiente epigrama:


Hay que andar con disimulo
no te cojan la intención:
en lugar de maricón
dí mejor tonto del culo.

07 diciembre 2009

Una buena constitución

Aunque un poco tarde, ya que casi es el día de la Inmaculada, aquí os pego la sintonía de Regreso a Camino del Sur: Constitution March. Que es, de lejos, mucho mejor que la Constitución que tenemos en España:

06 diciembre 2009

Culo contento

En una ocasión una amiga equivocó una expresión y dijo de sí misma que era "un culo contento". Nos reímos bastante. En mi caso no se puede decir ni que sea un culo contento, ni un culo de mal asiento, que es lo que ella quería en verdad decir. De hecho llevo mucho tiempo sentado en una biblioteca y me cuesta mucho cambiar las costumbres, pero es tiempo de mudanzas. Después de aprobar los exámenes de la oposición -con muchas posibilidades de sacar de golpe dos plazas en la Junta de Analucía, a la espera de la fase de concurso- me han llamado para trabajar en un Servicio Andaluz de Empleo en Córdoba. Un SAE.

En un SAE mi trabajo consistirá en buscarle trabajo a los desempleados, lo que es una verdadera paradoja -o un tremendo desatino-, ya que a mí me ha costado cosa de treinta años encontrar un trabajo. Así que es tiempo de mudanzas. Me voy a Córdoba, una ciudad que me gusta mucho y en la que nació mi madre, así que tampoco es que vaya a tierras extrañas.

Así que mi culo va a cambiar de asiento: de la fría y pobre silla de una biblioteca, a la caliente, remunerada y confortable silla de funcionario. Se podría decir que mi culo, en este caso, también está contento.


Bueno, una silla no tan caliente...

Y aprovechando la semejanzas entre SAE y SGAE, aquí va la lista de los artistas que firmaron el manifiesto antipiratería, que ha colgado nuestro amigo Cowboy en su blog, en este caso una información de lo más útil. Espero que os sea iluminadora. Y para lo que queráis, buscadme en Córdoba

26 noviembre 2009

Más difícil todavía

Siempre ha sido difícil conquistar a una mujer, y no digamos a una modelo. Pero ésta es como una ciudad amurallada, para conquistarla habría que escalarla primero...

22 noviembre 2009

Wilde thing

Si os soy sincero no tenía ninguna intención de actualizar el blog, sobre todo porque me da vergüenza decir que no tengo tiempo de visitaros y poco a poco van apareciendo abundantes entradas en mi blog, justo al revés de lo que sucede en mi cabeza. Pero es que me he encontrado con el trabajo ya hecho. Recuerdo que hace años recopilé algunas frases ingeniosas de Oscar Wilde, entre otros, y creo que no las he pasado aún a ordenador. Pero buscando en internet he encontrado este
artículo y yo sólo voy a copiar y pegar.

Oscar Wilde era tremendamente ingenioso, y aunque no esté de acuerdo con su forma de pensar sí con su sentido del humor. Y a partir de aquí, copio y pego: Epigramas extraídos de la obra La importancia de llamarse Ernesto:

-Insistiendo en permanecer soltero, el hombre acaba convirtiéndose en una permanente tentación pública.

-Los divorcios están hechos en el cielo.

-Un noviazgo no puede ser serio si no se ha roto al menos en alguna ocasión.

-Sólo hay una forma de hacerse disculpar el vestir ocasionalmente de forma exagerada: ser siempre exageradamente cortés.

-En modo alguno los deberes de un caballero deberían interferir con sus placeres.

-Muy raras veces la verdad es pura, y jamás se muestra sencilla. Si la verdad fuese lo uno o lo otro, la vida moderna sería aburridísima; y la literatura actual, una imposibilidad.

-Es escandalosa la cantidad de mujeres que coquetean con sus maridos. Lisa y llanamente, es como lavar en público los trapos sucios.

-El hombre que desea casarse o bien debería saberlo todo o bien no debería saber nada.

-Los dos puntos débiles de nuesta época son la carencia de principios y la de imagen.

-En gran medida, el estilo depende del modo en que se lleva la barbilla. Actualmente está de moda llevarla muy alta.

-La forma de tratar a una mujer es hacerle el amor si es hermosa; y si es fea, hacérselo a otra.

-Las mujeres sólo después de haberse llamado muchas otras cosas se llaman hermanas entre sí.

-La memoria es el diario de lo que nunca ocurrió, y de lo que ni siquiera tuvo posibilidad de ocurrir.

-Los buenos terminan bien; los malos, mal. En eso consisten las novelas.

-Hoy en día son pocos los padres que prestan atención a lo que les dicen sus hijos. El anticuado respeto por la juventud agoniza con suma rapidez.

-Los parientes simplemente son una aburrida carga que no tiene el más remoto conocimiento de cómo vivir, ni el menor instinto acerca de cuando morirse.

-Hay que evitar las discusiones, siempre son vulgares y a menudo convincentes.

-En la vida matrimonial tres son compañía y dos no son nada.

-Los largos noviazgos ofrecen a la gente la oportunidad de conocer el carácter del otro antes del matrimonio, lo que en modo alguno es aconsejable.

-Ninguna mujer debería ser muy exacta acerca de su edad. Parecería demasiado calculadora.

-No hables nunca despectivamente de la alta sociedad. Sólo lo hacen quienes no han podido acceder a ella.

-Todas las mujeres acaban siendo como sus madres -esa es su tragedia. Ningún hombre lo logra -esa es la suya.

-Tres direcciones siempre inspiran confianza -incluso a los comerciantes.

-Las chicas jamás se casan con los hombres con los que coquetean; piensan que no es correcto.

-Es importante no asistir a una cita de negocios si se desea conservar el sentido de la belleza de la vida.

- Es muy vulgar hablar de la profesión a la que uno se dedica. Sólo lo hacen los corredores de bolsa, y sólo en las fiestas nocturnas.

- Siempre que tiene que decirse algo desagradable, uno debería ser muy sincero.

17 noviembre 2009

El mar presentaba un aspecto embravecido

El 6 de noviembre de 2000 canté por primera vez los temas de la oposición de notarías. Un joven prometedor, de 22 años y con bastante solvencia en la cabeza -en aquella época ni se adivinaba la futura calvicie que ahora claramente se entrevé- y que no sabía realmente lo que estaba haciendo.

El domingo 15 de noviembre, 9 años y una semana después de aquello, parece que voy a dejar por fin de estudiar oposiciones. Cayeron las Torres Gemelas, se empezaron y acabaron guerras, hubo inundaciones y catástrofes, se ganó la Eurocopa, el Mundial del Baloncesto, varios tours, el Gran Premio de Fórmula Uno. Raúl González Blanco, que tiene tan sólo un año más que yo, está a punto de acabar su carrera en el fútbol. Yo aún no he empezado a brillar, excepto por arriba cuando me da el sol, pero por las noches he ganado tantos partidos como Raúl... ¡Qué grande es mi imaginación!

El examen -ya no de notarías, sino para la Junta de Andalucía- me ha salido bien y la nota es bastante buena. Todavía hay que ver qué nota han sacado los otros y los que me puedan superar en la fase de concurso. Os lo aseguro: me superarán bastantes. Siempre me superan, no tengo puntos de concurso, pero confío en que no sean tantos como para no coger una plaza. Aún así seguiré estudiando porque tengo el examen del grupo B el día 28 y el día 13 de diciembre el del C y el D. Hay que quemar todas las naves.

Y os preguntaréis, ¿pero qué pasa ahora? Os responderé: algo horrible. Tengo que limpiar la casa que hace un mes que no lo hago. Mañana vuelvo a la biblioteca. Es más, tengo que recoger los apuntes y los temas, y no sé por donde empezar: si con los que están encima de la cama, en la mesa de estudio, en la del comedor, encima de la tele o en la cocina. Los de la cocina son los más sabrosos de todos. Esto es un lío de apuntes. Parece que en vez de estudiar me rodeo de papeles por si hay suerte y algo de su contenido se me pega, a parte del polvo acumulado.

Pero si acaso sacase plaza esto no se ha acabado. La vida sigue (the road goes ever on and on) y aquí empieza una retahíla de citas que os vais a tener que tragar. Así dijo Lincoln al acabar la Guerra de Secesión americana: “con malicia hacia nadie, con caridad hacia todos, con firmeza en lo justo, según Dios me concede ver lo justo y con la firme resolución de proseguir mi labor para vendar las heridas de la nación; para cuidar de aquel que haya sufrido y para hacer que brille la Verdad y la Libertad”. Siempre me han inspirado confianza los gobernantes que piden la ayuda a Dios.

Y es que todo final es un nuevo comienzo, y cada etapa de la vida trae sus propias penurias. Y si no las trae mejor que nos las busquemos nosotros para hacer que nuestra vida tenga sentido:

No es más que un paso
tras otro paso,
tras otro.
Y el que la línea cruce
será otro paso
seguido de otro.
(esto es mío)

El devenir; el arjé; la energía que no se pierde, se transforma; la vida que muere y da paso a otra vida, etcétera, etcétera. Pero es más. Nunca he estado solo durante todo este tiempo. He tenido los mejores compañeros -compañeras estaría mejor dicho- y estoy seguro de que seguiré estando con ellos. Con los que aprueben y con los que no. Y si me despisto alguna vez les autorizo a que me den un puntapié para recordarme que siguen ahí:

"La muerte y el dolor serán nuestros compañeros de viaje; la penuria, nuestra indumentaria; la constancia y el valor, nuestro único escudo. Debemos estar unidos; debemos seguir impertérritos; debemos ser inflexibles. Nuestras cualidades y nuestras hazañas deben arder y resplandecer en medio de la oscuridad de Europa, hasta convertirse en el verdadero faro de su salvación”.(Churchill)

Y acabo con otra cita: mañana he quedado con una chica... que noooooooo, que es otra cita de Churchill:
“En la guerra, determinación; en la derrota, resistencia; en la victoria, magnanimidad; en la paz, conciliación”.

Besos, saludos y abrazos. Y a ver qué viene ahora

P.D.Gracias, claro, a todos los que me habéis apoyado moralmente, con oraciones, o invitado a copas. No abandonéis ahora, seguid haciéndolo...

P.D.2 No penséis que tengo plaza. No quiero cantar victoria. Por tres motivos: puede que no haya plaza; puede que llueva; y puede que Victoria Beckham se me a-parezca, y no me gustan las mujeres que se me a-parecen

07 noviembre 2009

De presocrático a socrático, y de allí a la nada

Ya sé que hace mucho que no sabéis nada de mí, pero el desconocimiento es mutuo. Aunque en esta ocasión no se trata tanto de que hayáis pasado de mí, como en otras ocasiones, sino que he sido yo el que se ha aislado. Mi examen, el primero de ellos, es el día 15. Luego tendré otro el 28 y otros dos el 13 de diciembre. Como veréis no tengo tiempo para nada, y conforme se acerca la hora fatal me siento, a pesar de tanto estudio, un tanto presocrático.

Tengo la sensación de que cuanto más estudio menos sé y que los datos que se suponían aherrojados en mi cerebro se escapan como si aquello fuera un manicomio... Os puedo decir que mi cerebro es muy divertido pero no raya en la locura, no todavía. Después de el examen ya veremos.

Sinceramente espero que sea efecto del estudio, la tensión del momento y la acumulación de temas. Pero la profunda deforestación que observo ultimamente en lo alto de la cabeza me hace sospechar tambén que quizá sea la senilidad que se empieza a apoderar de mí. No obstante tengo ya 31. Los que tengáis unos pocos más sabréis de qué estoy hablando...

Pues eso, que espero no volverme socrático del todo el día del examen, y decir, como dijo aquél sabio filósofo: "sólo sé que no sé nada". Eso es lo que yo llamo alcanzar el Nirvana del conocimiento, cuando nos damos perfectamente cuenta de que nuestra capacidad de conocimiento es apenas nada. Y aunque como principio filosófico es muy bueno, y nos llena sobre todo de humildad, descubrir esa verdad en mitad de un examen puede ser verdaderamente traumático...

Así que cuento con las oraciones de todos vosotros. Al menos con las de los que creéis -con que creáis en algo, como en las pipas de girasol, es suficiente-. Además, yo estoy seguro de que a Dios le deben agradar mucho las oraciones de los ateos, por lo menos una sonrisilla se le escapará: "¡Ah!Pero tú no creías..." me parece que le escucho decir. Así que ateos, también os pido que recéis por mí.

Pero si no queréis rezar ya os diré el número de una cuenta del Banco Santander donde podréis sustituir las oraciones por donativos y limosnas a mi causa.

Besos, saludos y abrazos

"Y no hay comercio ni empleo sin que el hombre joven que lo persiga pueda convertirse en un héroe" Walt Whitman

Primera nota: es lo que espero sacar en el examen, aunque me conformaría también con la vigésimo segunda nota.

Segunda nota al texto: el que yo no os escriba no implica que tengáis que ser tan recíprocos... No sé nada de casi ninguno, lo mismo estáis muertos y yo aquí estudiando, sin saber aún que me habéis dejado en herencia todos vuestros bienes. Por si acaso, os recomiendo que hagáis testamento e inclinidad hacia mí vuestras posesiones, es algo verdaderamente gratificante... para mí.

Tercera nota al texto -nota fisiológica-: voy con regularidad; por ahora los nervios solo me atacan a la cabeza. Cada vez menos pelo, más miopía. Higiene bucal correcta. El volúmen del móvil estropeado.

Cuarta nota -nota amorosa-: hasta ahora nada; oteo nubes rosas en el horizonte, y espero que no sean gays, para después de los examenes; pero quizá mi profunda labor de investigación acerca de la persona en cuestión debido a mi entusiasmo por estas cosas la haya ya asustado...

Quinta nota al texto: cuando esto acabe tendrán que recogerme con pala. Físicamente estoy bien, pero tengo un atraso de cervezas tremendo y creo que voy a ponerme al día en una hora.

Notita final: aprobado con plaza.

Post data: ¡hay que ver qué pesado soy! Pero como estoy de baja en el blog, os recomiendo que visitéis los posts antiguos. Esto no es un periódico de noticias. Quizá os haga gracia saber cómo he llegado a escribir cosas como éstas, o la cantidad de burradas que he dicho en el pasado y que, indolentemente, no las he borrado.

15 octubre 2009

Temiendo que el cielo se desplome

Ya sé que he dicho que no iba a trastear por aquí. Evidentemente mentía. Quería decir más bien que no iba a trastear mucho por otros blogs. Tengo a mis huéspedes totalmente abandonados y hace tiempo que, por ejemplo, no me recreo con las estrofas de Sans Foy. Pero no podía dejar de contaros lo que he hablado esta tarde con una amiga, camino de la biblioteca.

Me iba contando que en el salón de belleza la chica que le atendió le dijo que también daban rayos uva. Y en la conversación le comentó que sí, que las chicas lo usaban más que los hombres, sobre todo para preparar el preciado moreno -el oro negro casi- en las fechas señaladas. Pero que son los hombres los que van de manera constante. Por ejemplo el otro día, que fueron cinco personas y cuatro de ellas eran hombres.

-¿Y eran... gays?- preguntó mi amiga.
-No, no, son hombres normales- le respondió la "esteticien" sin darse cuenta que estaba llamando "no normales" a los gays. Y yo discrepo, yo creo que no son muy normales los hombres que se dan rayos uva durante todo el año para mantener el bronceado. Son vanidosos por lo menos.

Mientras me lo contaba, tan sorprendida ella como yo, por el puente de San Telmo, iba yo mirando asustado el cielo, y me preguntó:
-¿Por qué miras al cielo?
No quise decirle que era porque esperaba ver la culminación del Apocalipsis. Que temía que el cielo se desplomase de repente sobre nuestras cabezas, único miedo de los irreductibles galos de esa pequeña aldea de Bretaña donde viven Astérix y Obélix.



Así que le dije:
-¡Por Tutatis! Busco la cordura y la sensatez, pero creo que por allá van, junto con el sentido común y la responsabilidad, volando hacia el sol. Después de su breve paso por la Tierra parece que han decidido suicidarse.

14 octubre 2009

Las traviesas golondrinas

Últimamente no le hago mucho caso al blog, la razón es porque



Ya volveré a triscar por estos campos, como volvieron las oscuras golondrinas de Bécquer. Oscuras de verdad ¡Mal rayo las parta! Que anidan todas las primaveras en el tambor de la persiana y a las seis de la mañana ya están graznando.

25 septiembre 2009

Ocatarinetabelachitchix

Hoy me han preguntado si también soy poeta. Ese también no sé a qué venía pues da a suponer que soy muchas otras cosas. Y sí, soy muchas otras cosas, pero procuro llevar en secreto mis otras identidades. Respondí que si uno "es" en relación a su profesión, más que poeta sería "cuentista". Pero hoy no me siento cuentista...



Y va ELLA y se marcha a Cerdeña...

17 septiembre 2009

Where has gone this flower gone...?

Ha muerto Mary Travers, la cantante del grupo de música folk Peter, Paul and Mary. Entre las fenomenales canciones de este grupo está "Cruel War", versionado por Mocedades, "Lemon Tree" -mi favorita-, "If I had a hammer", "If I had my way", "500 miles", "Autumn to may", "Where have all the flowers gone" o el famosísimo "Puff, the magic dragon". Formaban un magnífico grupo a tres voces. Os recomiendo que los conozcáis. Yo le agradezco con toda el alma a un tío mío el haber mostrado la música de los 60 y 70.

Where have all the flowers gone, ya maduritos


Puff, the magic dragon hace las delicias de los niños norteamericanos


Early in the morning, una canción con la que me gusta empezar el día. En este vídeo los he sorprendido de jovencito.

Y otra más, de regalo: If I had a hammer


Y perdonad que no vagabundee mucho por vuestros blogs, estoy centrado en la oposicíón que será dentro de muy poco.

Nuevos significados

Libros de cabecera: ya que no están de moda los sombreros, los libros de cabecera son los que utilizamos para cubrirnos la cabeza cuando llueve. A mí me vale cualquiera de Almudena Grandes o de -¡huy lo que voy a decir!- Antonio Gala. En ciertas ocasiones el papel mojado adquiere un valor superior ya que al menos proporciona cobertura.

P.S. (post scriptum, al modo de Gilbert): nunca diré que leer es bueno; lo que es bueno es leer cosas que merezcan la pena. ¡Qué importante es seleccionar las lecturas!

13 septiembre 2009

Lluvia al fin

Parece que vuelve las lluvias y espero sinceramente que se vaya un poco el calor. No sé cómo estarán en otras partes de España pero por Sevilla está siendo un mes de septiembre muy melancólico que añora, no sé por qué, el calor del agosto. Y como no tengo mucho que contaros aquí os dejo con un video de Les Luthiers llamando a la lluvia...

11 septiembre 2009

Soldado raso tan sólo







Mi querida Militos me ha premiado de nuevo y recojo encantado y agradecido el premio, porque me apena no haber podido recoger otros premios que ella y otros amigos me han concedido antes. Aunque reconozco que el hecho de que te premie un amigo le resta importancia general al asunto, particularmente lo hace mucho más apreciable porque a uno no le interesa el público en general tanto como los amigos.

El premio CABALLERO DE DIOS, fue creado por Zadlander para los blogs que defiendan el catolicismo y la existencia de Dios, y este blog no es que se dedique a ello. De hecho no tiene más objetivo que escribir de vez en cuando las cosillas que se me ocurran, ya sean de humor, de política, de religión, música, arte o lo que sea. Gracias a Dios el hombre es un ser completo y puede diversificar sus intereses al máximo. Que mi amor a Dios se refleje a través de las entradas que escribo es algo que me tranquiliza, porque supone que, más o menos, tengo a Dios como centro de mi existencia. Así que en vez de un Caballero de Dios no soy más que un simple soldado, y muchas veces negligente.

Y lo primero en un premio es poner las bases y nominar. Aquí van las bases:
Publicar el logo del premio.
Añadirlo al lateral con enlace a su creador.
Repartirlo al menos entre tres blogs que cumplan el requisito, antes citado, de defender el catolicismo y la existencia de Dios.

Y los premiados:
Mi amigo Gilbert, que con su alias ya va haciéndonos suponer cuáles son sus ideas; mi querida Aprendiz, que poco a poco va evolucionando en su blog con entradas muy interesantes; y al genial Mariano, a ver si le animo a que vuelva con este premio.

Y como no me gusta terminar así, sin nada, aquí os dejo, en primer lugar, una recomendación. El libro de Henry Nouwen, "El retorno del hijo pródigo", que son las reflexiones que hizo a la vista de esta pintura de Rembrandt que se halla en el Hermitage de San Petersburgo. A mí, lo que más me impresionó es la fuerza que puede tener una imagen, lo que puede llegar a evocar y a ayudarnos a reflexionar y a acercarnos más a Dios. A fin de cuentas el Señor se sirve de todo lo que esté a nuestro alcance para atraernos.



Y por último unos torpes versos míos a la Virgen.



Acudamos a la Madre
que nos sirva de camino,
no dejemos al "destino"
nuestro afán de ver al Padre.

Virgen María,
Madre de Dios,
Reina del Cielo,
Sé tú la guía
de nuestro amor
aquí en el suelo.

08 septiembre 2009

Es que...

¿Sabéis que ahora hago galletas? Y tienen mucho éxito. Galletas saladas y dulces. De hecho se puede decir que me alimento de galletas ya que llevo dos semanas sin butano. Es que no coincidimos. Recuerdo que una vez un butanero me echó la bronca porque vino tres veces a casa y yo no estaba. No conozco a nadie a quien le haya echado una bronca un repartidor de butano. Y voy camino de otra bronca.

Llamo al butano y al día siguiente me quedo en casa esperando. Ellos no vienen. Luego vienen cuando estoy en la biblio –que es como mi lugar de trabajo- y me dejan una nota diciéndome que ellos estaban y yo no. A los dos días lo mismo: otra notita. Juegan con ventaja, claro, yo no puedo dejarles esa nota. Ya sé que me han aconsejado que deje la bombona fuera con el dinero. Pero no me arriesgo. Perder 15 euros, o lo que sea que cueste la bombona, me dejaría en números rojos el resto del mes. Y lo que es peor, que me roben directamente la bombona. ¡Ya sí que no podría conseguir otra vez butano! Y dejársela a los vecinos... Mejor que no. Si alguna vez me veis mirando el escaparate de la tienda de la óptica de al lado de mi casa será porque acabo de ver a un vecino entrar en el portal y le estoy dando tiempo para que suba. Algún día os contaré historias de vecinos...

Pues eso, que ya han venido dos veces sin éxito pero no pasará una tercera. Voy a salir con la bombona de butano vacía al balcón y voy a amenazar con volar el edificio como no me traigan otra bombona de butano. Claro que sólo yo sabré que está vacía. Aunque a mi edificio no le hacen falta muchas amenazas, con solo decirle que puede haber un terremoto empieza a temblar. Una vez hicieron unos aparcamientos subterráneos en la calle de al lado y el edificio de enfrente se inclinó diez centímetros en dirección al mío. Le entró tanto miedo a mi casa que salió corriendo. Ese día amanecimos en medio del descampado de la Feria. En un primer momento pensamos que nos habían robado la calle, pero cuando nos dimos cuenta de lo sucedido tuvimos que convencer a la casa para que volviera a su sitio. Fue difícil. Tiene la cabeza más dura que la piedra. Si los cimientos fueran igual de duros no tendríamos este problema.

Y eso sin contar con la de obras subterráneas que se hacen en Sevilla. Ahora el metro nos tiene a todos “acongojaditos”. Se retrasó la apertura porque a un quiosco de prensa en la Puerta de Jerez se lo comió la tierra. El quiosquero se libro gracias a su conocimiento de las artes urbanísticas de nuestro alcalde. En cuanto oyó un crujido salió por patas. Igual que nuestra casa. Lo cierto es que espero que no abran ninguna línea de metro en las cercanías. En cuanto se entere mi edificio seguro que se planta en el Aljarafe, lejos del río y de los suelos blandos y ahuecados.

Pero lo peor que puede sucederme, y con la suerte que tengo seguro que pasa –aunque algunos no creáis en la suerte sino que tenemos lo que merecemos- es que un día de estos se venga abajo y me pille dentro esperando al butano.

Es que...

05 septiembre 2009

Un poema, que a falta de pan...

Satisfecho. Camino por la vaguedad
del infinito en un punto determinado
que concreta mi existencia. Un ser animado
hecho del barro en la nada y la vaciedad
que repletaban la primera soledad
del Universo. Un ser que ha sido destinado
a poblar con su inteligencia, y primado
a cualquier criatura de bondad o maldad.
Satisfecho. Dios nos concedió la existencia
y la Ley Natural con la que a su presencia
colegimos. Completo me hallo en el hastío,
completo en las dudas que a los cuerpos afligen.
Satisfecho, pues la soledad, el vacío,
son sino recuerdos del alma en el origen.

04 septiembre 2009

03 septiembre 2009

Un poquito de fiebre

Ya está aquí la gripe A. El pánico crece. Entre otros muchos yo soy un sujeto de riesgo. Todos los años me veo obligado a solicitar la vacuna y a hacer cola junto a una fila en la que solo hay ancianos, lo que me crea un complejo de debilidad que sólo lo supera el sentido del humor. Entre otros amigos blogueros han empezado a tratar el tema Natalia y el genial Sans Foy, que me ha inspirado estos versos:

Gripe A se denomina,
antes fue gripe porcina.
Mas por este derrotero
si la coge Zapatero
otra vez será porcina.

Y creedme que no le deseo en absoluto al presidente ni a ninguno de sus ministros tal suerte. Aunque la enfermedad siempre puede hacer que veamos las cosas de manera diferente, que nos planteemos nuestra existencia. Y si eso provoca un cambio de actitud -que en el caso de los miembros del gobierno sólo puede ser para bien, porque peor imposible- sí que se lo deseo. Pero sólo en ese caso.

02 septiembre 2009

Por qué no hay que ir a la playa

De la Vega realizando ejercicios prácticos para el fomento de la homosexualidad (en este caso la masculina solamente).

01 septiembre 2009

Theodore Roosevelt: discurso sobre España

Desde el laus spaniaede San Isidoro no habñia vuelto a leer algo así. Theodore Roosevelt, Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica de 1901 a 1909, manifestó en Baltimore, en 1912 que...
...«la fe católica inspiró aquella espléndida floración del tiempo de los Reyes Católicos, de energías intelectuales y morales más exuberantes que las de los bosques vírgenes de esta América; de aquellos frutos sazonados del siglo de oro español; ella creó el carácter hispano, robusto y viril, noble y generoso, grave y valiente hasta la temeridad; los sentimientos caballerescos de aquella raza potente de héroes, sabios, santos y guerreros, que nos parecen hoy legendarios; de aquellos corazones indomables, de aquellas voluntades de hierro, de aquellos aventureros nobles y plebeyos, que con pobres barcos de madera, corrían a doblar la tierra y a ensanchar el espacio, limitando esféricamente el Globo y completando el planeta y abriendo, a través del Atlántico, nuevos cielos y nuevas tierras. Ella movió a esa raza española, que ha hecho lo que ningún otro pueblo: descubrir un mundo y ofrecérselo a Dios, que se lo concedió. Fue un fraile español el que inspiró las Leyes de Indias, tan paternales, para que los españoles, con la transfusión de su sangre, de su vida y de su Fe, implantaran en nuestro suelo una civilización muy distinta de la de otros pueblos conquistadores, más humanitaria que la que mata y esclaviza razas, como han hecho los franceses y los ingleses, y nosotros mismos con los indios en Norteamérica».

31 agosto 2009

Aido a pastar

Hoy circula por foros, charlas y emails una frase de Hitler:

"Un judío, independientemente de su edad, claro que es un ser vivo; ahora bien no puede afirmarse que sea un ser humano, no hay base científica para ello".

Lo cierto es que no sé muy bien si es no de él. No lo he comprobado. Bien pudiera serlo porque refleja su pensamiento. Pero incluso se queda corta la frase. Se usa para compararla con otra de Bibiana Aido, ministra:

"Un feto de 13 semanas es un ser vivo, pero no puede ser un ser humano porque eso no tiene ninguna base científica".

No creo que estas palabras de la ministra Aido necesiten ser comparadas con las de Hitler, porque tienen fuerza por sí solas. Una fuerza nefasta. Lo que no tiene ninguna base científica, aunque sí seguramente una base para pizzas, es que una persona así -o quizá debiera decir un ser vivo- sea ministra de España. Como hacía tiempo que no dedicaba ningún epigrama a ningún miembro del gobierno, aquí va uno para la ministra:


Sin pudor ni disimulo
ventosean bien las vacas
y echan luego el cachirulo.
-La ministra suelta cacas
por la boca y por el culo-.

30 agosto 2009

Johnny Cash


Hizo tres conciertos, en dos cárceles de Estados Unidos y en una de Suecia. De uno de esos conciertos este "I walk the line", aunque empieza a cantar pasado un minuto y medio del video -lo digo por si alguien tiene prisa-.





Mm-mm-mm-mm
I keep a close watch on this heart of mine.
I keep my eyes wide open all the time.
I keep the ends out for the tie that binds.
Because you’re mine,
I walk the line.
Mm-mm-mm-mm
I find it very, very easy to be true.
I find myself alone when each day is through.
Yes, I’ll admit that I’m a fool for you.
Because you’re mine,
I walk the line.
Mm-mm-mm-mm
As sure as night is dark and day is light,
I keep you on my mind both day and night.
And happiness I’ve known proves that its right.
Because you’re mine,
I walk the line.
Mm-mm-mm-mm
You’ve got a way to keep me on your side.
You give me cause for love that I can’t hide.
For you, I know I’d even try to turn the tide.
Because you’re mine,
I walk the line.
Mm-mm-mm-mm
I keep a close watch on this heart of mine.
I keep my eyes wide open all the time.
I keep the ends out for the tie that binds.
Because you’re mine,
I walk the line.



Una parodia simpática de Elvis






En el album Zooropa de U2 ponía la voz en una de las canciones, que siempre me pareció de las mejores del disco -aunque en aquella época yo no sabía quién la cantaba-. Este es un video tributo a Johnny Cash con esa canción, "The wanderer"





I went out walking
Through streets paved with gold
Lifted some stones
Saw the skin and bones
Of a city without a soul
I went out walking
Under an atomic sky
Where the ground won't turn
And the rain it burns
Like the tears when I said goodbye

Yeah I went with nothing
Nothing but the thought of you
I went wandering

I went drifting
Through the capitals of tin
Where men can't walk
Or freely talk
And sons turn their fathers in
I stopped outside a church house
Where the citizens like to sit
They say they want the kingdom
But they don't want God in it

I went out riding
Down that old eight lane
I passed by a thousand signs
Looking for my own name

I went with nothing
But the thought you'd be there too
Looking for you

I went out there
In search of experience
To taste and to touch
And to feel as much
As a man can
Before he repents

I went out searching
Looking for one good man
A spirit who would not bend or break
Who would sit at his father's right hand
I went out walking
With a bible and a gun
The word of God lay heavy on my heart
I was sure I was the one
Now Jesus, don't you wait up
Jesus, I'll be home soon
Yeah I went out for the papers
Told her I'd be back by noon

Yeah I left with nothing
But the thought you'd be there too
Looking for you

Yeah I left with nothing
Nothing but the thought of you
I went wandering

29 agosto 2009

Semblanza de Lincoln

Breve semblanza de Lincoln escrita por Federico García Fernández para Ideal digital.




"TODOS los nombres se han grabado en el mármol de la Historia, pero sólo unos pocos sobreviven al olvido, la indiferencia o el desprecio. Sólo unos pocos, se siguen invocando con merecido orgullo y honra al cabo de los años, unos elegidos que siguen alimentando la voluntad y el espíritu de la gente con la herencia imperecedera de sus hechos y palabras.

Al cumplirse el segundo centenario de su nacimiento, quiero rendir tributo a la memoria de Abraham Lincoln, el inmortal presidente americano, tan invocado en los últimos tiempos, el 'honrado Abe', que se entregó a una sola ambición: luchar por el bienestar de su pueblo, manteniéndose fiel a los valores inquebrantables de la justicia y amor a la libertad. Desde los días anónimos de su infancia hasta los más solemnes de su presidencia, mantuvo inalterables estos elevados principios.

Lincoln es un ejemplo radiante de hombre hecho a sí mismo, el modelo más acabado de una América incipiente y libre donde toda voluntad bien dispuesta hallaba oportunidades de triunfo. Él, hijo de una muy modesta familia, nacido en una mísera cabaña de madera, en medio de un bosque de Kentucky, alcanzaría, con el tiempo, el más elevado cargo de la nación.

Al crecer en un ambiente hostil al estudio y el cultivo de la inteligencia, visitó la escuela el tiempo justo para aprender las reglas más elementales de la escritura y la aritmética. Toda su formación la obtuvo leyendo en medio de la rudeza de los bosques y de los ríos, rodeado de toscos labriegos y leñadores, en un territorio agreste donde aún se luchaba por establecer nuevas fronteras. Deseoso de ampliar sus horizontes, el joven Lincoln le robaba horas a los días y a las noches, llegando a aprender leyes y convertirse en jurista.

Durante la práctica de la abogacía, su honradez se hizo providencial. En los tribunales lo consideraban un tipo raro y único. Eso sí, insobornable ante la verdad. No tenía escribiente, ni biblioteca, ni registro, ni libros de caja. Las notas que tomaba podían aparecer en cualquier parte. Su sombrero, en el que Lincoln guardaba cartas y cheques, no tardaría en hacerse célebre.

Ejerció las funciones de abogado defensor en el tribunal ambulante que administraba justicia por las aldeas del estado de Illinois. Por ellas paseó su quijotesca y huesuda figura, y por ellas aventaría su raída levita y su noble corazón, haciéndose popular por su rectitud y la inimitable gracia con que contaba numerosas anécdotas a quien quisiera escucharlas.

Sin embargo, el resto de sus compatriotas no llegaría a conocerlo hasta la celebración de sus duelos oratorios con Stephen A. Douglas, candidato demócrata y político eminente. Con él debatiría públicamente el espinoso asunto de la esclavitud que, por entonces, dividía a la nación en dos bandos irreconciliables. Lincoln sangraba, hasta lo más hondo de su ser, con el sufrimiento de sus hermanos de color, y nunca cedió en su anhelo por liberarlos de tan infame opresión. «No he visto nunca a un hombre que, por su propio gusto, quisiera ser esclavo. Pensad, pues, si puede ser cosa buena lo que nadie quiere para sí». Esta frase improvisada, la consideró él su mejor y más corto discurso.

Si bien en esta contienda sería Douglas el que alcanzara, al fin, el puesto de senador, las palabras y acciones de Lincoln quedarían impresas a cincel en la memoria del pueblo de Norteamérica.

Aunque el problema de la esclavitud desgarraba su conciencia, lo que más temía Lincoln era la ruptura de la Unión, la segregación de los estados sudistas que amenazaban con separarse del Norte si un republicano antiesclavista era elegido presidente. Así, cuando Lincoln alcanza ese puesto, nueve estados del Sur se agrupan en los 'Estados Confederados', apoyados en una Constitución que mantenía la esclavitud. Aunque Lincoln se mostró conciliador con los rebeldes, el ansia separatista de éstos, unido al odio enconado por todas las afrentas que creían recibir del Norte a la tradición de sus instituciones, precipitó el inicio de las hostilidades. Tres años de guerra civil, supusieron el trance más doloroso de la vida política de Lincoln. Sólo la íntima fe en sus designios, y su elevado sentido de la ley y de la justicia, lo ayudaron a enfrentar aquellos días de tragedia. Su fortaleza fue puesta en juego. Soportó derrotas y deslealtades en medio de una terrible soledad. Hizo sucesivos llamamientos al Sur para que aceptaran una emancipación gradual de los negros e impedir, así, que éstos fuesen liberados por el fuego de las armas. Rehusaron su ofrecimiento y no le quedó otra alternativa que preservar, guardar y defender la Constitución hasta donde se lo permitieran las fuerzas, tal y como había jurado al tomar posesión del cargo. Luchó con amargura, obligado a combatir en una guerra que otros habían iniciado. Antes de comenzar las hostilidades, ya había declarado sus temores en el conocido discurso de 'La Casa Dividida', al afirmar sobre la nación que, «una cosa que se divide contra sí misma, no puede sostenerse. Espero que nuestra casa no se venga abajo, pero temo que se divida. Un estado en el que coexisten la libertad y la esclavitud, no puede perdurar».

Reconocido como uno de los más inspirados y eminentes oradores, nos ha legado abundantes y bellos testimonios de su elocuencia. Uno de sus discursos más citados, lo pronunció en el Cementerio Nacional de los Soldados de Gettysburg, Pensilvania, durante la Guerra Civil. Apenas duró dos o tres minutos, y, en sus breves frases, condensa sus ideas sobre la libertad y los principios de igualdad de los hombres, concluyendo con una de sus citas más recordadas: «Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no desaparecerá de la Tierra».

Mediado el conflicto bélico, el 1 de enero de 1863, publicó la 'Proclama de Emancipación', convencido de iluminar, con ella, una página del libro de la Humanidad: la que desataba las cadenas de todos los negros que, inocentemente, habían sido ultrajados y oprimidos.

En los dolorosos años de la guerra, demostró ser "el padre Abraham" y, como tal, acudían a él largas comitivas de peticionarios, en su mayoría familiares de soldados condenados por faltas militares. Cercano al sentir de sus semejantes, profundo conocedor de los hombres y obligado a disputar una guerra terrible, anhelaba relegar en lo posible los sufrimientos que ésta causaba. Por ello, no vacilaba en conceder indultos a numerosos efectivos del ejército, acusados de deserción o cobardía. «No sabéis lo terrible que es ver morir a un hombre sabiendo que, con un trazo de nuestra firma, podemos salvarlo» confesaría. «Si Dios ha dado a un hombre unas piernas cobardes, ¿qué puede hacer el infeliz cuando ellas echan a correr y lo llevan consigo?» los disculpaba. Defendía, principalmente, a la gente joven, y lo fundamentaba así: «Creo que los jóvenes nos son más útiles sobre la tierra que debajo de ella».

A una mujer que había perdido sus cinco hijos en el campo de batalla, le escribió sin demora: «Ya sé lo débiles e ineficaces que serán cuantas palabras busque para tratar de consolarla en su inmenso dolor. Pero creo mi deber manifestar a usted el profundo agradecimiento de la República en cuya defensa murieron. Ruego a nuestro Padre celestial que se digne mitigar la angustia de su soledad y dejarle sólo la dulzura del recuerdo de los seres tan amados que ha perdido, al par que el legítimo orgullo que debe usted sentir por el costoso sacrificio que ha ofrecido en aras de la libertad. Suyo muy devoto y respetuosamente, A. Lincoln».

Al término de la guerra, abogó por la reconciliación del Norte y del Sur, sin que este deseo de armonía y unión bastaran para alejar de él a sus enemigos. La noche del 14 de abril de 1865, recién acabada la guerra, y apenas un mes después de ser reelegido por abrumadora mayoría para un segundo mandato, Lincoln había acudido al teatro junto a su esposa. Al tomar asiento en su palco, un actor con delirios sudistas, se aproximó por la espalda del presidente y le disparó un tiro a la cabeza. Herido de muerte, lo trasladaron a una casa enfrente del teatro. Nueve horas después, fallecía en aquel lecho extraño, como un caminante sin hogar, en la noche de Viernes Santo, dejando un aura sagrado en su rostro de Cristo yaciente. Pero, por encima de los hechos señalados en su cronología, lo que ha inmortalizado a Lincoln entre los grandes prohombres de la historia, ha sido el ejemplo perdurable de una vida en cuyas palabras y acciones latía un recto corazón y el soplo permanente de un elevado espíritu."



An American Trilogy - Elvis - con estrofas de la canción Dixie

Oh I wish I was in the land of cotton
Old times they are not forgotten
Look away, look away, look away dixieland
Oh I wish I was in dixie, away, away
In dixieland I take my stand to live and die in dixie
Cause dixieland, thats where I was born
Early lord one frosty morning
Look away, look away, look away dixieland

Glory, glory hallelujah
Glory, glory hallelujah
Glory, glory hallelujah
His truth is marching on

So hush little baby
Dont you cry
You know your daddys bound to die
But all my trials, lord will soon be over



Todas las fotografías de Lincoln en un vídeo

26 agosto 2009

La tolerancia

Al hilo de la entrada de Jesús éste ingenioso comentario, curiosamente de un socialista:

Sandro Pertini "De los fumadores podemos aprender la tolerancia. Todavía no conozco a uno que se haya quejado de los no fumadores."

Lewis: la Trinidad y la oración

C.S. Lewis en su libro Mero cristianismo:


“Lo que el cristiano dice en cuanto a Dios se ciñe justamente al mismo principio. El nivel humano es un nivel sencillo y un poco vacío. En el nivel humano una persona es un ser, y dos personas son dos seres separados, tal como en dos dimensiones (digamos en una hoja de papel) un cuadrado es una figura y dos cuadrados son dos figuras separadas. En el nivel divino todavía hallamos personalidades, pero allí las hallamos combinadas en nuevas formas que nosotros, que no vivimos en tal nivel no podemos imaginar. En la dimensión de Dios, por decirlo así, hallamos un ser que es tres personas al paso que permanece siendo un solo ser, tal como un cubo tiene seis cuadrados y permanece siendo un cubo. Por supuesto que no podemos concebir completamente un ser como éste, y lo mismo ocurriría si hubiéramos sido hechos para percibir sólo dos dimensiones en el espacio: nunca podríamos imaginarnos apropiadamente lo que es un cubo. Pero podríamos concebir una idea leve. Entonces, por primera vez en nuestras vidas, concebimos una idea positiva, así sea leve, de algo superpersonal, de algo que es más que una persona. Es algo que nunca podríamos habernos imaginado y que, sin embargo, una vez que se nos ha hablado de ello, uno siente como si podríamos haber sido capaces de imaginárnoslo, pues encaja con todas las cosas que ya conocemos.

Pero puede ser que alguien pregunte: “Si no podemos imaginarnos un ser tripersonal, ¿qué provecho se saca se hablar de Él?” Bueno, ninguno. Pero lo que importa es ser arrastrado hacia esa vida tripersonal, y eso puede empezar en cualquier momento, esta misma noche, si así lo queremos.

Lo que quiero decir es esto. Un común y sencillo cristiano se pone de rodillas para decir sus oraciones. Está tratando de entrar en contacto con Dios. Pero si él es cristiano sabe que lo que mueve a orar también es Dios: Dios que, por decirlo así, mora en su interior. Pero también sabe que todo su conocimiento real en cuanto a Dios le viene por medio de Cristo, el Hombre que era Dios. Sabe que Cristo está a su lado, ayudándole a orar, orando por él. Ves lo que está sucediendo. A Dios es a lo que está orando, y Dios es la meta que está tratando de alcanzar. Dios es también lo que está dentro de él y lo empuja; es el poder motivador. Dios es también el camino o puente a lo largo del cual es empujado para alcanzar la meta. Así que toda la vida triple del ser tripersonal está manifestándose allí en esa pequeña alcoba donde un hombre sencillo está formulando sus oraciones. El hombre está siendo capturado en la clase de vida más elevada, la que llamamos Zoé o vida espiritual; está siendo llevado por Dios a penetrar en Dios, mientras sigue siendo él mismo.”

19 agosto 2009

Fortunatissimo per verita!



He de confesar que soy de los de barbería tradicional, con peluqueros varones que no alberguen ninguna duda de su masculinidad y sin mucha tontería en el corte: a tijera y cortito, que no tenga que volver hasta que pasen tres o cuatro meses. Las peluquerías modernas en las que lo mismo te atiende una chica que un homosexual con un peinado extraño hacen que me sienta incómodo. Que me toque un marica -seré sincero a fuerza de ser políticamente incorrecto y estrecho de recto- no me gusta y lo descarto desde el principio. Encima que tengo que soltar dinero no voy a sentirme incómodo.

Que me toca una chica me gusta, claro, y cuando te cortan el pelo te entran ciertos escalofríos en la nuca que pueden hacer que te enamores. Si lo que hay frente al espejo es un señor calvo y con bigote, o un ancianito, esa idea del amor pasa rápido y uno comprende que el escalofrío es simplemente una reacción del cuerpo cuando te rozan en ciertas partes. Pero si lo que hay al otro lado del espejo es una chica guapa, ¡peligro!

Llamadme anticuado, retrógado o, si lo preferís, llamadme spiderman, lo que más os guste, pero yo me corto el pelo en las barberías de toda la vida -o en sus herederas, que las hay-. Y viendo el video -primero que pego en el blog- del barbero de Sevilla, con la Giralda al fondo del escenario, me ha recordado la primera vez que me corté el pelo en Sevilla. Era yo un joven impresionable y entré, sin mayor conocimiento, en una barbería de la calle Amor de Dios, donde está la Academia del Notariado en la que estudiaba. Se hallaba, me parece recordar, al lado de dos tiendas de pompas fúnebres que había curiosamente en la calle. Al menos creo que eran dos, lo mismo era la misma que tenía varias sucursales -ya se sabe que es en el centro de las ciudades donde suele habitar el mayor número de ancianos-.

Me atendió un señor alto y con un aire un tanto siniestro que pensé que bien podría ejercer de enterrador, y me hizo preguntarme si no me había confundido y había entrado en una de las funerarias. Al ver los sillones y los espejos típicos de las peluquerías me quedé tranquilo. No obstante comprobé, por si acaso, si el peluquero se reflejaba en los espejos como yo. Hubo suerte. Realmente era joven, pero como yo lo era mucho más y los peluqueros tienen ese aire entre autoritario y de perdonavidas que te da el manejar navajas y tijeras tan cerca de los puntos vitales de los demás, me parecía todo un señor -o un capo de la mafia-.

A mitad del asunto, cuando yo era más vulnerable -ya me había quitado las gafas y no podía vigilar en condiciones las maniobras del siniestro peluquero- entró en la peluquería el jefe. Otro peluquero mayor y que mi corta vista me llevó a elucubrar que los dueños de la funeraria eran los peluqueros, y que de allí saldría con los pies por delante. Seguramente la peluquería sería la manera con la que ganaban clientes para el otro negocio. Cogérían a un topo despistado como yo y cuando menos se lo esperaba un cortecito desafortunado y al otro barrio. O en este caso a la acera de enfrente -¡Qué de connotaciones siniestras!- Gracias a Dios no sucedió nada de eso, mis temores se vieron disipados después de pagar, cuando pude salir a la calle y comprobé que los locales de pompas fúnebres seguían al otro lado de la calle y yo podía caminar libremente.

Al tiempo vi en un programa de la tele que entrevistaban al peluquero jefe. Ya no me pareció tan fúnebre aquél señor. Y curiosamente era el speaker del Betis que además de peluquero y animador del campo de fútbol, es escritor y compositor. En el enlace podréis ver su foto y algunos datos más. Tan sólo deciros que ahora tengo una maquinilla de cortar el pelo que uso cuando no puedo ir a mi peluquero habitual. Ya no experimento más...

LARGO AL FACTOTUM

Largo al factotum della citta.
Largo! La la la la la la la LA!

Presto a bottega che l'alba e gia.
Presto! La la la la la la la LA!

Ah, che bel vivere, che bel piacere (che bel piacere)
per un barbiere di qualita! (di qualita!)

Ah, bravo Figaro!
Bravo, bravissimo!
Bravo! La la la la la la la LA!

Fortunatissimo per verita!
Bravo!
La la la la la la la LA!
Fortunatissimo per verita!
Fortunatissimo per verita!
La la la la, la la la la, la la la la la la la LA!

Pronto a far tutto, la notte e il giorno
sempre d'intorno in giro sta.
Miglior cuccagna per un barbiere,
vita piu nobile, no, non si da.
La la la la la la la la la la la la la!

Rasori e pettini
lancette e forbici,
al mio comando
tutto qui sta.

Lancette e forbici
rasori e pettini,
al mio comando
tutto qui sta.

V'e la risorsa,
poi, de mestiere
colla donnetta... col cavaliere...
colla donnetta... la la li la la la la la
col cavaliere... la la li la la la la la la la LA!!!

Ah, che bel vivere, che bel piacere (che bel piacere)
per un barbiere di qualita! (di qualita!)

Tutti mi chiedono, tutti mi vogliono,
donne, ragazzi, vecchi, fanciulle:
Qua la parruca... Presto la barba...
Qua la sanguigna... Presto il biglietto...
Tutto mi chiedono, tutti mi vogliono,
tutti mi chiedono, tutti mi vogliono,
Qua la parruca, presto la barba, presto il biglietto, ehi!

Figaro... Figaro... Figaro... Figaro...Figaro...
Figaro... Figaro... Figaro... Figaro...Figaro!!!

Ahime, (ahime) che furia!
Ahime, che folla!
Uno alla volta,
per carita! (per carita! per carita!)
Uno alla volta, uno alla volta,
uno alla volta, per carita!

Figaro! Son qua.
Ehi, Figaro! Son qua.

Figaro qua, Figaro la, Figaro qua, Figaro la,
Figaro su, Figaro giu, Figaro su, Figaro giu.

Pronto prontissimo son come il fumine:
sono il factotum della citta.
(della citta, della citta, della citta, della citta)

Ah, bravo Figaro! Bravo, bravissimo;
Ah, bravo Figaro! Bravo, bravissimo;
a te fortuna (a te fortuna, a te fortuna) non manchera.
Ah, bravo Figaro! Bravo, bravissimo;
Ah, bravo Figaro! Bravo, bravissimo;
a te fortuna (a te fortuna, a te fortuna) non manchera.
Sono il factotum della citta,
Sono il factotum della citta,
della citta, della citta,
Della citta!!!


03 agosto 2009

Un blanco perfecto

Se me ha pasado el verano y no voy a pisar la playa. ¡Imposible! A estas alturas uno debe ir ya bronceado y yo pasaría totalmente desapercibido si me pego desnudo a una pared recién encalada. Hasta sería posible que algún maníaco de los colores percibiera que mi blancura es aún más blanca que la de la cal. Mi piel dejaría oscuro al blanco nuclear y como se corriera la noticia me perseguirían los productores de detergentes para lavadoras porque las marujas les exigirían un “blanco Rictus” en sus prendas delicadas y ellos serían incapaces de obtenerlo.

Y eso es precisamente lo que me pasa a mí, que soy incapaz de obtener un tono bronceado en mi piel. Si hubiera una escala de color desde el grado 1, poco bronceado, hasta el 100, negro del congo, yo no llegaría al cero. En una ocasión, después de estar cuatro semanas al sol y mudar cinco veces de piel una chica me dijo que por fin empezaba a conseguir un poco de color, ahora mi blanco reluciente se había transformado en blanco cadáver. Y no me digáis que lo intente con los rayos uva. El otro día saltó la noticia de que han demostrado científicamente que las cabinas de rayos uva provocan cáncer. ¡Siempre he pensado que las cabinas son muy peligrosas! Al parecer muchos ratoncitos han muerto en esta investigación. No sé si habéis visto alguna vez a un ratón de laboratorio en una cabina, les crecen orejas de tanto escuchar.



Es curioso esto de la uva. Si te la tomas tal y como viene es sanísima, pero ya sea en rayos o exprimida en zumo puede ser letal. Uno podría morir de cáncer o de cirrosis. Pero yo no tomaría la uva ni siquiera en grano, por muy sano que sea. He comprobado que también es peligroso pues hay una alta probabilidad de atragantarse y palmarla. Estoy seguro de que existe alguna estadística nada despreciable de muertos por uva en fin de año.

Y si no puedo broncearme con rayos uva no me voy a arriesgar a hacerlo con cremas autobronceadoras. Eso hay que aplicarlo de manera uniforme y la uniformidad nunca ha sido mi fuerte. Los que me conocen saben que siempre he destacado por mis pintas estrafalarias. Después de aplicarme la crema podría parecer una cebra y uno nunca sabe cuándo va a aparecer un león por las inmediaciones. Hoy en día hay pirados para todo, y a un pirado se le conoce por el tipo de mascota: si tiene una iguana es un pirado tolerable, pero los que se dedican a criar leones o cocodrilos son pirados peligrosísimos. ¡Y qué decir de los que tienen boas! Llevo tiempo queriendo escribir algo sobre las boas y lo tiesas que se ponen por las mañanas, pero ya lo haré otro día.

Hoy tan sólo quería llenar el vacío de tantos días sin escribiros nada y explicaros porque no piso la playa. Y no, no es que me den miedo las mujeres casi desnudas que se tumban en la arena y se pasan el día entero allí, sin hacer nada, y sobre todo, sin hacerme caso. Y aunque a eso ya estoy acostumbrado nunca lo entenderé: ¡Las horas muertas sin hacer nada, tumbadas al sol! Si quieren pasar de mí lo entiendo, no se lo reprocharía ni les guardaría rencor, pero ya podrían hacer algo positivo como sumas y alguna otra operación aritmética. Pero si de verdad no voy a la playa es porque tengo miedo de quitarme la camiseta y que los ociosos que se pasan allí el verano en busca de alguna diversión descubran el “tiro al blanco”. Tendría que estar corriendo hasta que se hiciera de noche, momento que aprovecharía el alcalde de la localidad para utilizarme de farola. Y es que el tono blanco de mi piel hasta tiene luz propia. De hecho la única vez que me tocó una mujer fue en un viaje nocturno en autobús, buscando el interruptor para apagarme...

Y también lo hago por vosotros. Si voy a la playa sería por aquí cerquita, en Cádiz o Huelva, y ya conocemos la proximidad de la base militar de Rota. Algún bombardero antes de aterrizar, desde esos diez mil metros de altura –que no sé en pies cuánto será, pero espero que sea en pies aseaditos que no huelan mucho- atisbaría en la playa un “blanco perfecto” y acabaría liándola. No me quiero sentir responsable de una catástrofe así. Es más, ni siquiera me gustaría estar allí cuando suceda, no sentiría las piernas y entonces me sentiría como Rambo, y seguro que a Rambo si que le harían algo más de caso las chicas que toman el sol en la playa. Y no queremos que por confundirme con él me hicieran caso, eso sería como alterar el orden cósmico y no sabemos qué podría suceder entonces...

01 julio 2009

Magisterio de Quevedo

Ya publiqué este soneto de Quevedo, a quien QRM llamó "el Señor de las letras". Título del que no tengo nada que objetar:


¡Ah de la vida!" ... ¿Nadie me responde?
¡Aquí de los antaños que he vivido!
La Fortuna mis tiempos ha mordido;
las Horas mi locura las esconde.

¡Que sin poder saber cómo ni adónde,
la salud y la edad se hayan huido!
Falta la vida, asiste lo vivido,
y no hay calamidad que no me ronde.

Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto;
soy un fue, y un será y un es cansado.

En el hoy y mañana y ayer, junto
pañales y mortaja, y he quedado
presentes sucesiones de difunto.

26 junio 2009

Mala baba

Hola a todos,

cuando vi por primera vez que en algunos cosméticos se utiliza baba de caracol me quedé un tanto trastornado. Un tanto más de lo habitual. Que las mujeres que por lo general sienten repulsión por los insectos -y alguna clase muy graciosa de mujeres (ver nota abajo*), además, por los hombres- se atrevan a usar esos cosméticos, con la de porquerías que contienen -¡qué sé yo!: baba de caracol, placenta de cabra, esperma de ballena, moco de babuino enfermo de gripe porcina...- me deja, cuanto menos, asombrado.

¡Baba de caracol! Por mucho lo repita no lo comprendo. ¡Si lo que se hace con los caracoles es limpiarles bien la baba! Nunca, y lo sé por propia experiencia, acaban triunfando los babosos... Pero una amiga buena conocedora de las cosas que se mueven despacio, ya que es de la provincia de Cádiz, me sacó de mi error: "no es baba de caracol, Rictus, es una sustancia que segregan los caracoles cuando se ponen furiosos."

Un caracol furioso... mmm. Me dio qué pensar y sobre todo me causó inquietud. Desde entonces no voy tranquilo al campo. Y no, no es que espere ver a un caracol furioso -o a una manada de ellos- embestirme con sus cuernos los días de sol. Es más bien miedo a que me suceda lo que le pasó a aquél buen señor que paró el coche en la cuneta y se agachó, de manera descuidada y con el culo bien en pompa, a coger romero de una mata, y un toro furioso le embistió por detrás. Para que nos entendamos el pobre señor cruzó la calzada. Vamos, que se fue al otro barrio.

¿Y cómo se explica que el toro tuviera tan mala leche? Pues porque minutos antes estaba pastando feliz cuando se tragó descuidadamente a un caracol. Éste, furioso, empezó a echar esas babas que se usan en los cosméticos en el estómago del rumiante, lo que le causó una indigestión y el consecuente mal humor.

Moraleja: el nacimiento del toreo viene de darle caracoles a los toros.

Conclusión: después de todo lo dicho yo no usaría ningún cosmético. Y si fuera vosotras, no usaría ningún cosmético que llevase baba de caracol. Existen rumores de que la ministra de la Vega usa alguna crema antiarrugas debidamente aderezada con ella y el resultado salta la vista. O más bien, salta la vista el ver el resultado: muchas arrugas y una mala baba....

Nota abajo: me refiero a las feministas; una amiga me ha enseñado la web donde salen las subvenciones a un montón de asociaciones feministas y prometo dedicarle una entrada próximamente. Tienen unos nombres de lo más divertido.

Colofón: Besos, saludos y abrazos

24 junio 2009

Taparrabo y lanza

Cuando en el Estado de Nueva York se aprobó la pena de muerte, el número de policías abatidos por los cacos aumentó exponencialmente. ¿Por qué? Porque al caco no le interesaba que le cogieran vivo.

En Francia, las ayudas por hijo han hecho que a un número considerable de inmigrantes les compense tener muchos hijos y vivir de esas ayudas. En EEUU, una política parecida provocó que hubiera un montón de madres negras solteras, con hijos de distintos padres, y un montón de negros revoloteando de casa en casa, creando un núcleo de pobreza, marginación y familias desestructuradas –casi tribales- hoy día insuperable en el país más rico de la tierra. Y es que las políticas que no tienen un buen cimiento, aunque sí una bonita fachada, tienen consecuencias perversas.

Hace tiempo que una persona que trabaja en el servicio de urología en un hospital me está diciendo cómo han aumentado, sobre todo entre los jóvenes, las enfermedades de transmisión sexual, hasta ahora no erradicadas pero prácticamente marginadas en la sociedad. En la radio escuché el otro día la estadística oficial, que no sé por qué no sale en los medios de comunicación, y era escalofriante. No conozco mucho cuáles son esas enfermedades, pero me vienen a la cabeza la sífilis, la gonorrea o la mandíbula desencajada...

El uso del preservativo como medio profiláctico está provocando el efecto contrario al deseado. En Uganda, el único país de África donde se ha reducido de manera notoria el sida, ha sido por una apuesta en favor de la monogamia y la fidelidad y no en favor del preservativo. Lo cierto es que la promiscuidad sexual no le conviene nada al hombre como especie, y sí la monogamia, la fidelidad y la familia. La apuesta por la familia tradicional de la Iglesia Católica tiene consecuencias positivas hasta desde el punto de vista económico: los padres se ocupan de sus hijos, y no los dejan sueltos en la sociedad. Los hijos se ocupan de los padres cuando estos se hacen mayores, y no la sociedad. Y los matrimonios se dan compañía y estabilidad psicológica.

Es curioso también cómo se aprovechan los representantes de determinados intereses de los miedos y las fobias sociales. Como son intereses egoístas en nada benefician a la sociedad. De hecho el uso del preservativo para evitar la transmisión de enfermedades y embarazos no deseados ha provocado el efecto contrario, pero en cambio ha lucrado a un montón de personas, ayudado, claro está, por una adecuada política a favor del aborto. Quizá, aprovechando la querencia social por la profilaxis veamos dentro de poco un anuncio como éste:
“Darse la mano es una manera de transmisión de bacterias y microbios que podemos evitar. Cuando te dan dos besos para saludarte quizá también te han presentado a unos cuantos virus. Y las gotas de saliva que no vemos y nos caen encima cuando hablamos con otras personas son vehículos de microorganismos perjudiciales para la salud. Por tu salud, por la de todos, usa el teléfono para comunicarte con los demás.
Campaña patrocinada por telefónica-movistar y el ministerio de sanidad y consumo, sobre todo consumo”.

Y entonces, además de los preservativos, empezaremos a enviar a los países del tercer mundo los celulares que ya no utilizamos y les crearemos a los pobres otros problemas que no tenían. Y en África empezarán a añorar los días felices de taparrabo y lanza.

16 junio 2009

Una chapucilla


Izq: Tierra

Dcha: Sol




Izq: Sol

Dcha: Sirius -estrella más luminosa del sistema solar





Izq: Sirius

Dcha: el Chavesón -cabeza del expresidente de la Junta de Andalucía y hombre muy familiar

12 junio 2009

Lao Tse


Lao Tse se marchaba de su ciudad, Khu, porque le molestaba que sus vecinos le estuviesen siempre pidiendo consejo. Así que cerró su casa y se fue sin decírselo a nadie. Cuando llevaba un largo rato andando miró hacia atrás y vio que le seguían todos sus vecinos a lo lejos. Se paró y cuando llegaron a su altura les preguntó:

- ¿Qué queréis de mí?

- Que nos des consejos.


Así que Lao Tse se subió a una piedra y les dijo (va de memoria y ya se sabe que pasa cuando uno tiene la memoria en las oposiciones... Que se acuerda de todo menos de las oposiciones, claro): "Sólo un consejo os voy a dar, y es que todo lo que necesitáis saber lo tenéis en vuestras cabezas. La memoria y el olvido. La memoria para acordaros de olvidar a todos aquellos que os hayan hecho algún mal, y para olvidar todo el bien que hayáis podido hacer. Sólo tenéis un deber para con los demás, el amor. Y sólo tenéis un deber para con vosotros mismos, la indiferencia. Todos los demás deberes de los que se hablan son fantasía..." Y les siguió hablando un rato repitiéndoles estas cosas y contándoles otras. Luego se fue y no volvieron a saber más de él.


Lao fue un filósofo chino del siglo VI antes de Cristo, coincidiendo con Confucio. Otros piensan que fue del IV o III antes de Cristo y no coincidió nunca con Confucio, aunque se cuenta que Confucio quedó impresionado. Y era una época en la que los filósofos procuraban vivir como pensaban.

03 junio 2009

Los dos sexos

¡Qué difícil está eso de encontrar trabajo! No sé si será eso de la igualdad, pero ahora hasta se requiere que los aspirantes tengan los dos sexos...




Hola mi amor, ¿soy yo tu droga?

Hola a todos y, especialmente, a todas:

hoy estoy profundamente consternado -para los que no entiendan esta palabra valgan otras como aturdido, abatido, atontado, apocoyado y similares-. Y es que he descubierto que soy un drogadicto. Bueno, más que lo soy, que lo intento, y cualquiera que me conozca sabe que lo intento con ganas aunque no lo consiga del todo. Y es que esta droga que a mí me apasiona es muy huidiza y caprichosa, y tremendamente selectiva -y ya se sabe que yo no supero con cierto éxito ningún proceso selectivo desde selectividad-.

Y es que según la ley andaluza -y todo lo que sea ponerle adjetivos a una ley como andaluza, catalana, valenciana... es empezar a restarle valor- de 9 de julio de 1997 de prevención y atención en materia de drogodependencia: la mujer es una droga. Así, tal como lo afirmo, lo mismito viene en la ley: art. 3.1 Se consideran drogas, a los efectos de la presente ley, aquellas sustancias, naturales o de síntesis, cuyo consumo pueda generar adicción o dependencia, o cambios en la conducta, o alejamiento de la percepción de la realidad, o disminución de la capacidad volitiva así como efectos perjudiciales para la salud.

Vale, a simple vista quizá no quede tan claro, pero si analizamos el precepto paso a paso:

Aquellas sustancias: y en este caso se refiere a la mujer no como objeto, sino como sustancia -material y espiritual-
naturales o de síntesis: sin o con silicona.
cuyo consumo pueda generar adicción o dependencia: a veces no basta con una, y siempre repetimos -o lo intentamos-.
o cambios en la conducta: evidentes sin necesidad de más explicación
o alejamiento de la percepción de la realidad: cuando decimos aquello de "eres la mujer más bonita del mundo", o "no cariño, tú no estás gorda", o "te queda muy bien".
o disminución de la capacidad volitiva: en mi casa yo siempre tengo la última palabra: "lo que tú digas, cariño."
así como efectos perjudiciales para la salud: y es que ¿quién no ha pensado en el suicidio alguna vez, o bebido más de la cuenta, o comido patatas fritas tras un desengaño? Yo por lo menos me he hartado de patatas más de una vez...

Vale, vale, parece que escucho a las mujeres protestar tras leer este post. Sé que todo esto lo mismo se puede aplicar a los hombres, no os enfadeis. De hecho yo mismo estoy esperando a que alguna me diga: eres mi droga... Ásí, en rojo pasión.

Y nada más, besos, saludos, abrazos y ¡snifff!

P.D.: dadme las gracias porque os he abierto el camino de la patata para los desengaños amorosos

27 mayo 2009

Un premio con buen gusto


He recibido un premio de Gilbert-aunque lo cierto es que he recibido suyos tres premios seguidos-, y como no puedo enredar mucho simplemente aprovecho un poema que escribí hace tiempo, y que viene que ni pintado, para recogerlo con cierta dignidad. Y como es la hora de comer, ¡que aproveche!





¿Quién libremente el cadáver tortura?
¿Quién lo retuerce, lo rompe, lo raja,
lo quema, lo quiebra, lo resquebraja
y cuece la carne y el hueso tritura,


y luego aquel corte con puntos sutura?
¿Quién cruje la tibia, el diente desgaja,
el cuerpo vacía y luego amortaja
y raspa la piel y el pelo rasura?


¿Quién, en fin, puede abrasar los despojos
con tal libertad, sin pena o castigo,
y hacerlo ante los apremiantes ojos


del juez, y recibir de tal testigo
no condena, sino elogio rastrero?
¿Quién puede hacerlo sino el cocinero?

Encuesta

Hola a todos: chicos, chicas, seres incorporales, de ficción y extraterrestres.

La observación de la naturaleza es uno de los pocos placeres a los que se puede dedicar un opositor. Así, a través de mi ventana puedo ver como crece el musgo en la pared del edificio de en frente, a escasos 5 metros. Como comprenderéis uno se cansa pronto de observar la naturaleza y vuelve a los libros (está todo calculado).

Pero alguna reflexión sí que se me escapa. Flexiono una vez las rodillas para volverlas a flexionar, y ya me encuentro reflexionando. A este respecto el amor es lo primero que a uno le viene a la mente cuando reflexiona las rodillas. Siempre el amor (hay una relación extraña entre el amor y las articulaciones que os invito que descubráis, podréis ganar un premio Nobel). Y pienso cómo se manifiesta en las distintas etapas de la vida.

A edad temprana los niños tratan de llamar la atención de las niñas tirándoles del pelo o arrojándoles globos de agua. En esto yo era un lince. Recuerdo cómo a los 11 años iba persiguiendo a mi presa y desde unos 6 ó 7 metros de distancia le estampé el globo en toda la cara. He de advertir que este método no da los resultados pretendidos porque la chica, si me recuerda, lo hará con odio. Pero es importante que te recuerden, eso significa que, por lo menos, eres un pensamiento. Fue un punto cúlmen en mi relación con las mujeres.

En una etapa un poco posterior los niños tratan de impresionar a las niñas presumiendo de esas cualidades que les adornan y que ellos consideran que dejaran patidifusas a los ejemplares del otro sexo. ¡Y qué razón tienen! En cambio, los adolescentes, una vez superan la fase de la vergüenza en la que su color habitual es el rojo, intentan conquistar a las féminas haciendo como que pasan de ellas, como si no les importaran. Es la técnica del pasota.

Los jóvenes y los adultos verían reducidas sus posibilidades a piropos y otros halagos (y a la cuenta corriente) si no fuera porque las mujeres se los tragan de verdad. Es algo así como lo que sucede con las mentiras del PSOE. Tengo que practicarlo algún día.

Y ya las personas de más edad, que no están para perder el tiempo y que han cabalgado sobre las olas de la vida mostrando su manejo del timón, las velas y otros aparejos náuticos, manifiestan a las claras sus preferencias con una lista de puntos básicos que el otro debe poseer o aceptar: "Lo siento pero no hay nada que hacer, no cumples mi tercer requisito". Aunque, entre nosotros, suelen ser poco exigentes en sus requisitos. Me han dicho que la mayoría admite la dentadura postiza.

He de decir, no sin cierto sonrojo, que me hallo en la fase más primitiva de todas, la de los globos de agua. Vamos, que si me dejaran me pasaría el día lanzando globos de aguas a las chicas que me gustan (y parecería una epidemia, porque son tantas...). Como esto no es muy serio quiero pasar a ésa segunda fase en la que los chicos tratan de impresionar promoviendo esas cualidades que resultarían más apreciadas entre el género opuesto. ¡Todo sea por evolucionar! Algo así como vender la mercancía mediante anuncios publicitarios y carteles. Lo que no sé es cuáles de las buenas cualidades que me adornan me servirían para conseguir este objetivo. ¿Me ayudáis a elegir?:

1. Mi consabida capacidad de trepar a los árboles (siempre temeré el momento en el que algien me obligue a exhibirla de verdad).

2. Mi frente amplia y despejada, cada vez más despejada (mis entradas empiezan a vislumbrar la salida).

3. Escribir muchas tonterías sin sentir por ello una vergüenza desmesurada.

4. Mi sonrisa, siempre la misma, mostrando ligeramente las paletillas.

5. Mis orejas sexys.

6. Mi capacidad de reírme de los demás. ¡Digo! De mí mismo.

7. Mi torpeza en el baile, que despierta la compasión natural en las féminas.

8. Mi atractivo físico, que me hace irresistible- (-mente rechazable).

9. El sonido estridente de mi voz.

10. Mis largas pestañas (¿no os habíais fijado?)

11. Soy un rebelde sin causa (aunque no lo parezca así a simple vista y profundo conocimiento) y esto las atrae de alguna forma.

12. Mi confusa identidad con los babuinos.

La suerte está echada, me abandono a vuestro criterio. Pondré en práctica las sugerencias y os diré cual dio resultado.

Un saludo a los chicos y un globo de agua lanzado con cierta maestría a las chicas.

20 mayo 2009

Va de misses

Mis España



Misss...Madrid




Misssss...oginia

12 mayo 2009

Juntaparejas

Hola a todos, perdonad mi ausencia -o no la perdonéis-. Perdí la conexión pirata que tenía en el piso y ahora estoy intentando conectar desde la Universidad, pero como no soy universitario me hacen el boicot con claves y cosas así que trato de eludir, pero que aún no he conseguido porque tampoco soy ningún hacker -o comoquiera que se escriba-. Esto que quede entre nosotros.

Por otro lado... Siempre me ha llamado la atención el comportamiento de aquéllos que, en un acontecimiento social como es una boda, suelen sentar a todos los solteros en la misma mesa. Es como si estuvieran deseando que todos ellos acaben compartiendo su misma suerte. Parece que piensan: “si me va bien, lo mismo quiero para vosotros; si es un desastre, ¡no me hundiré sólo!”

También, y en clara consonancia con lo primero, se halla la actitud del que necesariamente ha de ir acompañado a una boda, aunque no tenga pareja, y le suplica a algún amigo o amiga que le sirva de acompañante. Para luego, eso sí, desmelenarse en la pista de baile olvidando que ha traído pareja. Aunque si nos fijamos bien seguro que vemos al acompañante en un rincón bien agarrado a su vaso de whisky o apurando los últimos aperitivos, como pensando: “ya que he venido que de mi sacrificio saque algo”. ¡Y vaya si lo saca! Por lo menos una talla más de cinturón.

En tercer lugar están los juntaparejas, o más conocidos como casamenteros –aunque el masculino plural es pura concesión al lenguaje, ya que en estos casos casi siempre son mujeres las que ejercen este antiguo oficio-. Debe existir algún misterio oculto en su psicología que les haga pensar que, por separado, dos personas no llegan a ninguna parte, y que es mejor juntarlas. Aunque sea con Carolina, la pobre sobrinita gorda que no encuentra pareja ni en la China, siendo como es una bellísima persona –y esto sólo se ve de lejos, porque si te acercas mucho desborda su inmensidad tu campo de visión-. Yo creo que juntos es probable que tampoco lleguen muy lejos, excepto con Carolina, ya que el novio en cuestión –y es “en cuestión” porque en estos casos uno siempre se cuestiona qué diantres buscará el novio en esa relación- se alejaría convenientemente para poder apreciar toda la hermosura de Carolina, y es hasta posible que, si es miope, se quite las gafas en un claro afán de encontrarla atractiva de alguna manera, o si ello es posible, de no encontrarla en absoluto. Aunque las chicas como Carolina son, en sí mismas, un rotundo absoluto, y es difícil no dar con ellas.

De ahí que piense que mejor sólo que mal acompañado, y que si uno no encuentra la pareja apropiada, es porque ésta seguramente se encuentra con el hombre o la mujer equivocados y entonces mejor no buscar, no vayan a cometer los dos el mismo error. Sólo concedería a los juntaparejas una opción: que las dos mitades de la naranja, separadas por el cruel destino –o una mala política social-, sean miopes. En estos casos sí es conveniente una ayuda externa –o un cambio de gobierno-.

Aún así yo desconfiaría mucho de las mesas de solteros en las bodas. Demuestran un mal gusto por parte de los anfitriones tremendo. Es como poner un cartel que dice: “aquí cenan los fracasados”; y eso no se le hace a un invitado del que además esperas que pague al menos el cubierto. Y esto sólo si el invitado no es una persona culta y educada, pues una persona así, cuando lee en una tarjetita que ha sido invitado, a lo sumo hace el amago de rechazar la invitación, pero nunca tendrá el mal gusto de pagar la cena. Una invitación es una invitación y no hay que hacerle un feo al anfitrión, porque pagar es como rechazarla. Eso sí, si luego uno siente escrúpulos o es un remilgado puede invitar a su vez al anfitrión a una bolsa de pipas –recordemos que un soltero empedernido no puede contar con devolver la invitación a una boda con otra igual-.

Y si personalizamos aún más la cuestión, creo que el peor sitio donde buscar a una novia es en las bodas. Lo primero porque las novias no se buscan, no se sabe bien cómo, son ellas las que te hallan. Y si uno se despista se encuentra sin saber cómo en el altar diciendo “sí, quiero”, u otras mentiras parecidas. Y luego, desde que se han puesto de moda los tocados en las féminas, ¡qué queréis que os cuente! Me faltan las palabras en este caso, pero me sobran, como casi siempre, los versos:

Buscar novia en una boda
Es una empresa arriesgada:
Si la chica va a la moda
Andará un poco tocada

Soy un claro defensor del pelo suelto en las mujeres. A lo más admito un sombrerito –y sólo para el caso de que la criatura en cuestión tenga algo obsceno que tapar-. Y todo esto porque preveo un año repleto de bodas y tengo que empezar a justificar la ausencia de una acompañante... Besos, saludos y abrazos