23 marzo 2009

El aborto no es una opción

Aunque creo que los que me conocéis sabéis de sobra que estoy en contra del aborto, no suelo entrar en debate al respecto. Cada vez que hay una discusión y que alguien se muestra a favor de él a mí se me pone como un nudo en el estómago que me impide reaccionar con tranquilidad. Esa persona que se manifiesta libremente así es la que crea una opinión pública favorable y la que vota al partido que impone su ley. Esa persona es tan responsable como el cirujano que lo practica, y yo tengo la sensación de estar ante, literalmente, un asesino despiadado. Por eso prefiero no discutir demasiado. Los argumentos son claros. El que no los acepta no es por falta de información. Alguno habrá que sea ciego pero en general no son así.

Hay demasiados demonios conviviendo entre nosotros. Ahora se pretende que el aborto sea un método anticonceptivo más. Estamos destruyendo a la humanidad. Y cuando ha salido la campaña promovida por la Iglesia manifestando su postura en contra -una campaña perfectamente respetuosa-, en vez de suscitar debate sobre lo que significa el aborto lo que ha suscitado es el odio a la Iglesia. Ya no es que se esté en contra de lo que dice -algo respetable en democracia-, es que se le pretende negar el derecho a manifetar libremente su opinión.

Y "los obispos" también forma parte de esta sociedad, y no sólo eso, representan además a un buen número de personas. Entre ellas a mí. Y si les niegan su derecho a hablar también me lo niegan a mí.

Si quieren argumentos aquí pego el manifiesto de los intelectuales. Aunque no son argumentos lo que necesitan. Ellos no quieren descubrir la verdad. Quizá la saben ya, quizá no, pero les da lo mismo.


Ante la iniciativa de una ley de plazos como régimen jurídico del aborto

«Los abajo firmantes, Profesores de universidad, investigadores, Académicos, e intelectuales de diferentes Profesiones, ante la iniciativa del Grupo Socialista en el Congreso, por medio de la Subcomisión del aborto, de promover una ley de plazos, suscribimos el presente Manifiesto en defensa de la vida humana en su etapa inicial, embrionaria y fetal y rechazamos su instrumentalización al servicio de lucrativos intereses económicos ó ideológicos.

En primer lugar, reclamamos una correcta interpretación de los datos de la ciencia en relación con la vida humana en todas sus etapas y a este respecto deseamos se tengan en consideración los siguientes hechos:

a) Existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación. Los conocimientos más actuales así lo demuestran: la Genética señala que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad Genética singular; la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto, en cuyo núcleo se encuentra la información Genética que se conserva en todas las células y es la que determina la diferenciación Celular; la Embriología describe el desarrollo y revela cómo se desenvuelve sin solución de continuidad.

b) El cigoto es la primera realidad corporal del ser humano. Tras la constitución del material genético del zigoto, procedente de los núcleos gaméticos materno y paterno, el núcleo resultante es el centro coordinador del desarrollo, que reside en las moléculas de ADN, resultado de la adición de los genes paternos y maternos en una combinación nueva y singular.

c) El embrión (desde la fecundación hasta la octava semana) y el feto (a partir de la octava semana) son las primeras fases del desarrollo de un nuevo ser humano y en el claustro materno no forman parte de la sustantividad ni de ningún órgano de la madre, aunque dependa de ésta para su propio desarrollo.

d) La naturaleza biológica del embrión y del feto humano es independiente del modo en que se haya originado, bien sea proveniente de una reproducción natural o producto de reproducción asistida.

e) Un aborto no es sólo la «interrupción voluntaria del embarazo» sino un acto simple y cruel de «interrupción de una vida humana».

f) Es preciso que la mujer a quien se proponga abortar adopte libremente su decisión, tras un conocimiento informado y preciso del procedimiento y las consecuencias.

g) El aborto es un drama con dos víctimas: una muere y la otra sobrevive y sufre a diario las consecuencias de una decisión dramática e irreparable. Quien aborta es siempre la madre y quien sufre las consecuencias también, aunque sea el resultado de una relación compartida y voluntaria.

h) Es por tanto preciso que las mujeres que decidan abortar conozcan las secuelas psicológicas de tal acto y en particular del cuadro psicopatológico conocido como el «Síndrome Postaborto» (cuadro depresivo, sentimiento de culpa, pesadillas recurrentes, alteraciones de conducta, pérdida de autoestima, etc.).

i) Dada la trascendencia del acto para el se reclama la intervención de personal médico es preciso respetar la libertad de objeción de conciencia en esta materia, puesto que no se puede obligar a nadie a actuar en contra de ella.

j) El aborto es además una tragedia para la sociedad. Una sociedad indiferente a la matanza de cerca de 120.000 bebés al año es una sociedad fracasada y enferma.

k) Lejos de suponer la conquista de un derecho para la mujer, una Ley del aborto sin limitaciones fijaría a la mujer como la única responsable de un acto violento contra la vida de su propio hijo.

l) El aborto es especialmente duro para una joven de 16-17 años, a quien se pretende privar de la presencia, del consejo y del apoyo de sus padres para tomar la decisión de seguir con el embarazo o abortar. Obligar a una joven a decidir sola a tan temprana edad es una irresponsabilidad y una forma clara de violencia contra la mujer.

En definitiva, consideramos que las conclusiones que el Grupo Socialista en el Congreso, por medio de la Subcomisión del aborto, ha trasladado al Gobierno para que se ponga en marcha una ley de plazos, agravan la situación actual y desoyen a una sociedad que, lejos de desear una nueva Ley para legitimar un acto violento para el no nacido y para su madre, reclama una regulación para detener los abusos y el fraude de Ley de los centros donde se practican los abortos».

7 comentarios:

GKCh dijo...

Hola, Rictus Morte:

Coincido plenamente con lo que expresas en tu post de hoy (¿o es el de mañana?). En la cuestión del aborto tengo las cosas muy claras y supongo que más o menos coincidimos. La Iglesia católica española está siendo atacada una y otra vez por este 'gobierno' que nos desgobierna. Ahora la han tomado con la campaña, como si ellos no hicieran campañas más brutales, descaradas y maniqueas. Creo que incluso muchos de los no creyentes son contrarios al aborto, como demuestra el manifiesto que ofreces, excelente documento, ante el cual más de uno debería ponerse a pensar.

Te contesto a una observación tuya muy amable que pusiste en los comentarios de tu post anterior. Sabía que a Tolkien le gustaba Chesterton, pero desconocía que fuera el texto de 'La balada del caballo blanco' (The Ballad of the White Horse). Te agradezco el dato, amigo. Ese poema le pega a Tolkien perfectamente, porque es un largo poema épico sobre las hazañas del rey Alfredo el Grande. Puedes encontrarlo en muchas páginas, aunque si el internet te va lento y quieres tenerlo, te lo puedo enviar por mail. Si quieres que te lo envíe, dímelo, ¿vale?

Mi mail de google es: francapitan@gmail.com (Pues sí, me llamo Fran).

Un abrazo y hasta pronto

Natalia Pastor dijo...

La izquierda garbancera está recscatando todo slso clichés guerracivilistas y anticatólicos de los años 30.
Es tal su odio cerval a la Iglesia, que lo que subyace bajo esta reforma de la Ley del Aborto,no es otra cosa que la transformación de los valores sociales y morales que hasta hora han regido la sociedad.
Esa relativización de la vida,de la familia,del concepto de "nación",de la unidad nacional forman parte de ese intento de mutar los hábitos sociales.

Rictus Morte dijo...

Gilbert, no tengo intención de escribir todos los días, así que este post no sé a qué día pertenece. Surgió simplemente. Si tengo tiempo esta noche escribiré otro, y si no, mañana será otro día.

Me apunto tu email y por supuesto que me gustaría que me enviases ese poema. Sabía yo que algo de blanco había en el título del poema... La memoria es caprichosa. Y si puedes enviarme las dos versiones -inglés y traducida- mejor que mejor.

Ahora te escribo y te cuento el porqué de mi alias.

Natalia, yo iría más lejos aún porque identifico a la izquierda con el Mal mismo. Así que no es de extrañar que sea la Iglesia y los valores que esta representa contra la que vuelca toda su rabia.

Y ojo, no todos los valores son válidos. Recogiendo la acertada reflexión de un amigo la "educación en valores" es un daño. Porque todo valor ha de estar referido a un bien, así que los valores son en sí mismos relativos. Depende del bien de referencia la calidad del valor. La educación, la formación, ha de centrarse en torno a los bienes. Y la Iglesia, en este caso, ha sabido elegir el mejor de todos ellos. El único bien, el absoluto: Dios.

Un saludo a los dos.

Al Neri dijo...

No me gusta la carta, que me parece poco vigorosa: la expresión «interrupción de una vida humana» me parece demasiado desafortunada.

Rictus Morte dijo...

Al Neri, yo también creo que se queda corto, pero es un paso en una misma dirección, aunque sea corto.

Cuando muchas personas de distintas sensibilidades tienen que consensuar una posición común sucede lo que en la democracia, que nunca resulta del consenso nada perfecto, todo parece que se queda a medias. Pero bienvenido sea todo.

Silagra Online dijo...

Interesante informacion muchas jovenes toman la opcion de abortar al ver que sus familias y sus parejas no la apoyan y se ven solas y creen que lo mejor es abortar

buy generic viagra dijo...

En palabras sencilla yo pienso lo mismo que vos... no al aborto y punto final... como dices, esto no es una opcion... Pero aqui viene algo que me disgusta el tratar de crear una ley para que sea legalizado... simplemente increible, no solo por que yo sea catolico si no por que se esta frenando la vida de un niño que se viene procreando y por lo tanto siente, eso se llama crueldad...