22 marzo 2009

La Symbelmine, la Elanor y la Niphredil


Mi querida Militos me ha premiado, seguramente porque me tiene demasiado cariño; y yo acepto encantado su premio porque viene de ella y porque este premio está íntimamente relacionado con mi admirado J.R.R. Tolkien -si fuera un Goya el premio no sé yo si lo hubiese recibido con igual alegría-, ya que la symbelmine era una flor en su obra -como la elanor o la niphredil-. Y como le prometí aquí va una pequeña reflexión sobre su obra.

Y es que el profesor Tolkien, un erudito de los mitos antiguos, se empeñó en crear una mitología para su tierra, Inglaterra, que carecía de ella. Eso se lo agradeceremos muchos profundamente. Los mitos no son simples y fantásticas historias, sino que pretendían recoger auténticos modelos de comportamientos. No soy ningún experto en ellos ni lo pretendo, me basta con disfrutarlos, pero la mitología de Tolkien, autor profundamente cristiano, encarna de manera plena el ejemplo de vida cristiana. La similitud con la historia de la Salvación es tremenda. De hecho se han hecho múltiples sesudos estudios al respecto, pero mi intención es más simple, recoger algunos ejemplos de ello a través del texto de El Señor de los Anillos.

Este libro es una obra maestra en todos sus géneros. Como obra literaria, una de las mejor escritas en lengua inglesa. Como novela, el comienzo de lo que se ha llamado "fantasía épica", aunque yo creo que se incardina más en la épica tradicional porque pocos de los libros sobre ficción o fantasía que se han escrito después se le pueden equiparar. La estructura de la narración es perfecta. Pero es su concepción mitológica lo que hace inmensa la obra.

Es en la misión de Frodo de destruir el Anillo Único donde, según lo interpreto yo, se refleja lo que es la vocación de Dios, la respuesta a esa llamada, la lucha interior que conlleva y la confianza hasta el extremo en la Providencia divina, cumpliendo esa llamada hasta el extremo sin la esperanza de ver que resultará al fin del propio sacrificio, pero en la firme convicción de que, aunque todos los esfuerzos parezcan vanos, "ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos".

Como mis obligaciones me impiden hacer un repaso del libro, aquí os dejo algunas partes del texto que me vienen a la memoria, llenas de sabiduría y bondad:


"¡Adiós, ahora! ¡Cuídate! Búscame sobre todo en los momentos difíciles."


"¿Lástima? Sí, fue lástima lo que detuvo la mano de Bilbo. Lástima y misericordia: no matar sin necesidad."


"Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos."


"-...Siempre después de una derrota y una tregua, la Sombra toma una nueva forma y crece otra vez.
-Espero que no suceda en mi época -dijo Frodo.
-También yo lo espero -dijo Gandalf-, lo mismo que todos los que viven en este tiempo. Pero no depende de nosotros. Todo lo que podemos decidir es qué haremos con el tiempo que nos dieron. Y ya, Frodo, nuestro tiempo está empezando a oscurecerse."


"¡Huid! Es un enemigo que supera todos vuestros poderes"


"Hay dos formas en las que un hombre puede traer malas nuevas. Puede ser un espíritu maligno, o bien uno de esos que prefieren la soledad y solo vuelven para traer ayuda en tiempos difíciles."


Bueno, y aquí lo dejo, porque después de la cena estoy en ese delicioso estado en el que, según la sencilla sabiduría hobbit, "se repletan los últimos rincones".


Y tengo que exoponer las condiciones del premio:
Citar y enlazar el blog de quien te ha premiado: Militos
Exibir el premio otorgado, en tu blog.
En esta ocasión repartirlo entre diez o más blogs: y aquí es donde voy a ser rebelde. Acabo de volver al mundo de los blogs e iba a premiar a algunos blogs y me he dado cuenta de que ya han recibido este premio, así que disculparme que no premie por ahora.

Y ahora a ver si Nadal le gana a Murray la final del Indian Wells.

3 comentarios:

Cowboy en paro dijo...

A mi este premio me lo dio una autentica Elfa eh......¿tenias alguna duda de que Nadal ganaría?

GKCh dijo...

Enhorabuena por el premio, amigo, y por la victoria de Nadal.

Veo que, a pesar de tu juventud, ya eres todo un experto en este mundillo, no como yo que solamente estoy en esto desde hace un año.

La saga épica de Tolkien es un monumento literario y no me extrña el éxito que ha tenido y seguirá teniendo siempre.

Por cierto que a Tolkien, igual que a C. S. Lewis y otros escritores ingleses de la época, les gustaba mucho Chesterton y, en cierta medida,s e sintieron influidos por él, aunque éste, como sabes, no escribió nada de estilo fantástico.

Muy buenas las citas. De nuevo, felicidades por el premio y a seguir adelante.

Gracias por añadir mi blog a tu lista. Seguiremos en contacto.

Un fuerte abrazo

Rictus Morte dijo...

Pues sí chicos, ganó Nadal. No conviene presumir que va a ganar siempre porque entonces no nos importaría tanto ver los partidos. La duda, Marce, promueve la curiosidad.

Tendré que investigar en tu blog a ver quién es esa elfa. Ya vi que te habían premiado pero no me fije en quién...

GKCh, gracias por lo de joven, pero no soy mucho más veterano que tú ya que antes apenas le echaba cuentas al blog. Me he propuesto hacerlo, pero ya veremos. Los propósitos no quedan, pero los comienzos a veces son también finales, jeje.

Pues hay un poema de GKCh, si no recuerdo mal, que sí que le impresionó a Tolkien cuando joven. Me parece que es algo así como "el caballero blanco", o "la balada del caballero blanco". Internet me va tan despacito que google no termina por darme ningún resultado y acaba colgándose. A ver si en otro momento, con mejor suerte, te digo cual.

Y de Lewis, que ha escrito muchos y grandes libros, leí el otro día uno que me impresionó. "Mero cristianismo". Los razonamientos que usa son claros y contundentes. Magnífico. Me lo pienso a comprar -y mi economía no es que esté para muchas alegrías-, porque sí que merece la pena releerlo y prestarlo y regalarlo por doquier.

Un abrazo a los dos -hasta el momento "mis fieles", jeje-.