27 mayo 2009

Encuesta

Hola a todos: chicos, chicas, seres incorporales, de ficción y extraterrestres.

La observación de la naturaleza es uno de los pocos placeres a los que se puede dedicar un opositor. Así, a través de mi ventana puedo ver como crece el musgo en la pared del edificio de en frente, a escasos 5 metros. Como comprenderéis uno se cansa pronto de observar la naturaleza y vuelve a los libros (está todo calculado).

Pero alguna reflexión sí que se me escapa. Flexiono una vez las rodillas para volverlas a flexionar, y ya me encuentro reflexionando. A este respecto el amor es lo primero que a uno le viene a la mente cuando reflexiona las rodillas. Siempre el amor (hay una relación extraña entre el amor y las articulaciones que os invito que descubráis, podréis ganar un premio Nobel). Y pienso cómo se manifiesta en las distintas etapas de la vida.

A edad temprana los niños tratan de llamar la atención de las niñas tirándoles del pelo o arrojándoles globos de agua. En esto yo era un lince. Recuerdo cómo a los 11 años iba persiguiendo a mi presa y desde unos 6 ó 7 metros de distancia le estampé el globo en toda la cara. He de advertir que este método no da los resultados pretendidos porque la chica, si me recuerda, lo hará con odio. Pero es importante que te recuerden, eso significa que, por lo menos, eres un pensamiento. Fue un punto cúlmen en mi relación con las mujeres.

En una etapa un poco posterior los niños tratan de impresionar a las niñas presumiendo de esas cualidades que les adornan y que ellos consideran que dejaran patidifusas a los ejemplares del otro sexo. ¡Y qué razón tienen! En cambio, los adolescentes, una vez superan la fase de la vergüenza en la que su color habitual es el rojo, intentan conquistar a las féminas haciendo como que pasan de ellas, como si no les importaran. Es la técnica del pasota.

Los jóvenes y los adultos verían reducidas sus posibilidades a piropos y otros halagos (y a la cuenta corriente) si no fuera porque las mujeres se los tragan de verdad. Es algo así como lo que sucede con las mentiras del PSOE. Tengo que practicarlo algún día.

Y ya las personas de más edad, que no están para perder el tiempo y que han cabalgado sobre las olas de la vida mostrando su manejo del timón, las velas y otros aparejos náuticos, manifiestan a las claras sus preferencias con una lista de puntos básicos que el otro debe poseer o aceptar: "Lo siento pero no hay nada que hacer, no cumples mi tercer requisito". Aunque, entre nosotros, suelen ser poco exigentes en sus requisitos. Me han dicho que la mayoría admite la dentadura postiza.

He de decir, no sin cierto sonrojo, que me hallo en la fase más primitiva de todas, la de los globos de agua. Vamos, que si me dejaran me pasaría el día lanzando globos de aguas a las chicas que me gustan (y parecería una epidemia, porque son tantas...). Como esto no es muy serio quiero pasar a ésa segunda fase en la que los chicos tratan de impresionar promoviendo esas cualidades que resultarían más apreciadas entre el género opuesto. ¡Todo sea por evolucionar! Algo así como vender la mercancía mediante anuncios publicitarios y carteles. Lo que no sé es cuáles de las buenas cualidades que me adornan me servirían para conseguir este objetivo. ¿Me ayudáis a elegir?:

1. Mi consabida capacidad de trepar a los árboles (siempre temeré el momento en el que algien me obligue a exhibirla de verdad).

2. Mi frente amplia y despejada, cada vez más despejada (mis entradas empiezan a vislumbrar la salida).

3. Escribir muchas tonterías sin sentir por ello una vergüenza desmesurada.

4. Mi sonrisa, siempre la misma, mostrando ligeramente las paletillas.

5. Mis orejas sexys.

6. Mi capacidad de reírme de los demás. ¡Digo! De mí mismo.

7. Mi torpeza en el baile, que despierta la compasión natural en las féminas.

8. Mi atractivo físico, que me hace irresistible- (-mente rechazable).

9. El sonido estridente de mi voz.

10. Mis largas pestañas (¿no os habíais fijado?)

11. Soy un rebelde sin causa (aunque no lo parezca así a simple vista y profundo conocimiento) y esto las atrae de alguna forma.

12. Mi confusa identidad con los babuinos.

La suerte está echada, me abandono a vuestro criterio. Pondré en práctica las sugerencias y os diré cual dio resultado.

Un saludo a los chicos y un globo de agua lanzado con cierta maestría a las chicas.

5 comentarios:

GKCh dijo...

Hola, Ric:

Ante todo, muchas gracias por tus amables y extensos comentarios: se agradece mucho que alguien se tome su tiempo para comentar las entradas que también nos tomaron nuestro tiempo al escribirlas.

Con los premios, haz lo que creas oportuno. Te los mereces, por ser un bloguero tan formidable.

En cuanto a tu actual entrada, que celebro como agua de mayo (ojalá pudieras pasarte más a menudo), no soy el más adecuado para darte consejos sobre cómo atraer a las féminas. Si fuera mujer, creo que me gustaría de ti la simpatía, y con eso ya te he respondido a tu encuesta. De lo demás, no me atrevo. Espero que las blogueras que se pasen puedan orientarte mucho más de lo que yo lo he hecho.

Es que uno lleva casado ya unos cuantos años y, parece que no, pero se le ha olvidado el arte de la seducción, porque ya conoce de sobra a su media naranja, a su costilla, y sabe cómo vovler a enamorarla. Al menos eso quiero creer...

Celebro tu entrada, espero que tus entradas sólo sean signo de mente abierta y despejada y, sobre todo, deseo que puedas pasarte por aquí con más frecuencia.

Un abrazo, con todo afecto, y un beso para tus guapísimas lectoras.

Aprendiz dijo...

jajaja Rictus, intentaré ayudarte... (uff por dónde empiezo...:s)

A ver, lo de los árboles, no lo publiques mucho, es mejor que un día vayas al campo con la chica, embarques una pelota en un árbol, y ágilmente y como lo más normal del mundo subas a cogerla. Quedarías genial, en serio ;)

Lo de tus entradas no tiene solución, pero no intentes recalcar mucho esa "faceta" tuya (aunque las mujeres nos resignamos a aceptar que todos acabarán calvos)

El punto tres es bueno, eso desmuestra personalidad. Una persona segura de si misma triunfa.

jajaja, la sonrisa... eso siempre es bueno, eso sí, si tus dientes son blanquitos y más o menos ordenados.

¿orejas sexys? o son de soplillo, o son normales... pero nunca he oido hablar de orejas sexys.

Tampoco te rías mucho de ti mismo, que eso puede ser origen de mofa. Si eres capaz de reirte de tí ante una bochornosa caida, o una metedura de pata, eso sí, (de todas forma los demás se van a reír, no tiene sentido enfadarse)

¡NO BAILES! jajaja

Con lo del atractivo no te preocupes, siempre hay un roto pa` un descosio (que conste que no sé como eres...) Además, ser guapo o feo depende de quién te esté mirando.

Tu voz...habla bajito.

Lo de las pestañas es genial :)

También está bien que seas "malote", pero no presumas de inconformista ni rebelde. Critica a alguna vieja para que parezcas un ser horrible, y luego ayuda a la vieja a cruzar la calle, para que se sienta culpable por haber pensado mal de tí.

Olvida a los babuinos.

Bueno Rictus, no dirás que no me lo he currado ehh jaja, punto por punto, para que no tengas dudas, si pones en práctica lo que te digo luego me cuentas a ver que tal. (no te tomes todos los puntos al pie de la letra ehh!!;p) jajaja

E. G-Máiquez dijo...

Gran entrada. Por mi parte, flexiono mis piernas, y otra vez, y ya reflexionando, sudoroso, te diré que a ellas, aunque nos parezca mentira, les encanta la inteligencia. Dales la dirección de tu blog.

GKCh dijo...

Hola, Ric.
Siento lo de tu Betis. No me parece justo, pero así el fútbol, y así es la vida.
Que haya suerte con las féminas, al menos...
Un fuerte abrazo

Rictus Morte dijo...

Nada chicos, gracias por las respuestas. Aprendiz, te lo has currado mucho. En general todo es coña, con un puntito de realidad. Aunque hay una cosa que es rotundamente cierta: no bailo en absoluto.

Que el Betis baje a segunda es algo positivo, es como que España se hunda económicamente. La gente se da cuenta que a los que los gobiernan tan mal lo mejor es echarlos...

Un abrazo