24 junio 2009

Taparrabo y lanza

Cuando en el Estado de Nueva York se aprobó la pena de muerte, el número de policías abatidos por los cacos aumentó exponencialmente. ¿Por qué? Porque al caco no le interesaba que le cogieran vivo.

En Francia, las ayudas por hijo han hecho que a un número considerable de inmigrantes les compense tener muchos hijos y vivir de esas ayudas. En EEUU, una política parecida provocó que hubiera un montón de madres negras solteras, con hijos de distintos padres, y un montón de negros revoloteando de casa en casa, creando un núcleo de pobreza, marginación y familias desestructuradas –casi tribales- hoy día insuperable en el país más rico de la tierra. Y es que las políticas que no tienen un buen cimiento, aunque sí una bonita fachada, tienen consecuencias perversas.

Hace tiempo que una persona que trabaja en el servicio de urología en un hospital me está diciendo cómo han aumentado, sobre todo entre los jóvenes, las enfermedades de transmisión sexual, hasta ahora no erradicadas pero prácticamente marginadas en la sociedad. En la radio escuché el otro día la estadística oficial, que no sé por qué no sale en los medios de comunicación, y era escalofriante. No conozco mucho cuáles son esas enfermedades, pero me vienen a la cabeza la sífilis, la gonorrea o la mandíbula desencajada...

El uso del preservativo como medio profiláctico está provocando el efecto contrario al deseado. En Uganda, el único país de África donde se ha reducido de manera notoria el sida, ha sido por una apuesta en favor de la monogamia y la fidelidad y no en favor del preservativo. Lo cierto es que la promiscuidad sexual no le conviene nada al hombre como especie, y sí la monogamia, la fidelidad y la familia. La apuesta por la familia tradicional de la Iglesia Católica tiene consecuencias positivas hasta desde el punto de vista económico: los padres se ocupan de sus hijos, y no los dejan sueltos en la sociedad. Los hijos se ocupan de los padres cuando estos se hacen mayores, y no la sociedad. Y los matrimonios se dan compañía y estabilidad psicológica.

Es curioso también cómo se aprovechan los representantes de determinados intereses de los miedos y las fobias sociales. Como son intereses egoístas en nada benefician a la sociedad. De hecho el uso del preservativo para evitar la transmisión de enfermedades y embarazos no deseados ha provocado el efecto contrario, pero en cambio ha lucrado a un montón de personas, ayudado, claro está, por una adecuada política a favor del aborto. Quizá, aprovechando la querencia social por la profilaxis veamos dentro de poco un anuncio como éste:
“Darse la mano es una manera de transmisión de bacterias y microbios que podemos evitar. Cuando te dan dos besos para saludarte quizá también te han presentado a unos cuantos virus. Y las gotas de saliva que no vemos y nos caen encima cuando hablamos con otras personas son vehículos de microorganismos perjudiciales para la salud. Por tu salud, por la de todos, usa el teléfono para comunicarte con los demás.
Campaña patrocinada por telefónica-movistar y el ministerio de sanidad y consumo, sobre todo consumo”.

Y entonces, además de los preservativos, empezaremos a enviar a los países del tercer mundo los celulares que ya no utilizamos y les crearemos a los pobres otros problemas que no tenían. Y en África empezarán a añorar los días felices de taparrabo y lanza.

5 comentarios:

Ignacio dijo...

Muy buen post

GKCh dijo...

Hola, Ric.

Un post estupendo, divertido y hasta informativo. Cuentas alguna cosilla que desconocía. No te preocupes por lo de Alarcón, comenta cuando, cuando y lo que te dé la gana, sin presión de ningún tipo.

¿Me voy a enfadar después de nuestra larga amistad de tantos años? ;)

Un abrazo, Ric. Siempre nos quedará París, jejeje

Militos dijo...

Te apoyo en ese aspecto de la familia que no se quiere reconocer, hay que ver la de millones que le ahorramos al gobierno con nuestra existencia.
Bueno en realidad me sumo atodo el post, hasta a lo de los celulares.
un beso, Rictus.
Yo también ando atrasada en la visita de blogs, no te preocupes

Jesús Sanz Rioja dijo...

No des ideas. A los socialistas les interesan ciudadanos apijotados por el sexo, pero no le harían ascos a una sociedad de autistas...

Ariovisto dijo...

Buena prosa , dr Rigor...
¿Hay condones de cabeza? Me explico, con la parte dura de collarin y el cimborrio recogiendo el kiriki a modo de trencilla... por las chispitas de saliva, digo...el problema sería respirar...

El gusto por leer, escribir,pensar y humanar no se contagia...¡qué mal repartido está el mundo!

Buen escrito, Dr "Rigor"