26 agosto 2009

La tolerancia

Al hilo de la entrada de Jesús éste ingenioso comentario, curiosamente de un socialista:

Sandro Pertini "De los fumadores podemos aprender la tolerancia. Todavía no conozco a uno que se haya quejado de los no fumadores."

4 comentarios:

GKCh dijo...

Hola, Ric:

Muy buena la frase de Sandro Pertini (qué recuerdos de sus saltos de alegría en el Mundial de fútbol de España'82; era yo un niño, casi de pecho). La frase vale para la tolerancia, en general, no sólo para fumadores y no fumadores.

Bueno, Ric: hoy estás que lo tiras.
Un fuerte abrazo

PS: He estado mirando eso, y no veo nada que te impida el comento allí; no obstant, por si las flais, he actualizado lo de los enlaces, a ver si es que era eso lo que te impedía acceder... Ciao!

Joaquín dijo...

Yo he sido fumador impenitente, y es sorprendente que cada vez veo menos gente a mi alrededor que siga fumando. Los fumadores son unos apestados.

La frase de Pertini es obvia, como la célebre de Mark Twain: "Dejar de fumar es fácil. Yo lo he dejado ya unas cien veces".

Militos dijo...

Yo nunca he fumado, si todos mis hijos, por eso entiendo a los fumadores.
Muy buena la frase.
Un beso

Rictus Morte dijo...

Gilbert, ya hablaremos cuando tengas una nueva entrada de los comentarios, porque lo creas o no, algo sucede.

Joaquín, conocía esa frase también de Twain. Lo cierto es que tengo un par de ellas muy buenas que no he puesto. Otra de Twain:
"Al cumplir los setenta años me he impuesto cierta prudente moderación con el tabaco: no fumar mientras duermo, o dejar de fumar mientras estoy despierto y no fumar más de un sólo cigarrillo a la vez."

Y otra de José Mª EÇa de Queiroz: "Pensar y fumar son dos operaciones que consisten en lanzar al aire nubecitas de humo".

Militos, yo no entiendo que se les persiga. Primero los fumadores crean un vicio, en gran parte alentado por el propio Estado que se lucra con el tabaco como con pocas cosas más. Se les permite fumar en todas partes, no se ponen límites y se crea una costumbre, una forma de vida, unida a un vicio que es casi imposible dejar. Y de repente se les persigue, a la vez que se les cobran todavía más impuestos. Creo que la actitud del gobierno es casi criminal.

Un abrazo a los tres