07 noviembre 2009

De presocrático a socrático, y de allí a la nada

Ya sé que hace mucho que no sabéis nada de mí, pero el desconocimiento es mutuo. Aunque en esta ocasión no se trata tanto de que hayáis pasado de mí, como en otras ocasiones, sino que he sido yo el que se ha aislado. Mi examen, el primero de ellos, es el día 15. Luego tendré otro el 28 y otros dos el 13 de diciembre. Como veréis no tengo tiempo para nada, y conforme se acerca la hora fatal me siento, a pesar de tanto estudio, un tanto presocrático.

Tengo la sensación de que cuanto más estudio menos sé y que los datos que se suponían aherrojados en mi cerebro se escapan como si aquello fuera un manicomio... Os puedo decir que mi cerebro es muy divertido pero no raya en la locura, no todavía. Después de el examen ya veremos.

Sinceramente espero que sea efecto del estudio, la tensión del momento y la acumulación de temas. Pero la profunda deforestación que observo ultimamente en lo alto de la cabeza me hace sospechar tambén que quizá sea la senilidad que se empieza a apoderar de mí. No obstante tengo ya 31. Los que tengáis unos pocos más sabréis de qué estoy hablando...

Pues eso, que espero no volverme socrático del todo el día del examen, y decir, como dijo aquél sabio filósofo: "sólo sé que no sé nada". Eso es lo que yo llamo alcanzar el Nirvana del conocimiento, cuando nos damos perfectamente cuenta de que nuestra capacidad de conocimiento es apenas nada. Y aunque como principio filosófico es muy bueno, y nos llena sobre todo de humildad, descubrir esa verdad en mitad de un examen puede ser verdaderamente traumático...

Así que cuento con las oraciones de todos vosotros. Al menos con las de los que creéis -con que creáis en algo, como en las pipas de girasol, es suficiente-. Además, yo estoy seguro de que a Dios le deben agradar mucho las oraciones de los ateos, por lo menos una sonrisilla se le escapará: "¡Ah!Pero tú no creías..." me parece que le escucho decir. Así que ateos, también os pido que recéis por mí.

Pero si no queréis rezar ya os diré el número de una cuenta del Banco Santander donde podréis sustituir las oraciones por donativos y limosnas a mi causa.

Besos, saludos y abrazos

"Y no hay comercio ni empleo sin que el hombre joven que lo persiga pueda convertirse en un héroe" Walt Whitman

Primera nota: es lo que espero sacar en el examen, aunque me conformaría también con la vigésimo segunda nota.

Segunda nota al texto: el que yo no os escriba no implica que tengáis que ser tan recíprocos... No sé nada de casi ninguno, lo mismo estáis muertos y yo aquí estudiando, sin saber aún que me habéis dejado en herencia todos vuestros bienes. Por si acaso, os recomiendo que hagáis testamento e inclinidad hacia mí vuestras posesiones, es algo verdaderamente gratificante... para mí.

Tercera nota al texto -nota fisiológica-: voy con regularidad; por ahora los nervios solo me atacan a la cabeza. Cada vez menos pelo, más miopía. Higiene bucal correcta. El volúmen del móvil estropeado.

Cuarta nota -nota amorosa-: hasta ahora nada; oteo nubes rosas en el horizonte, y espero que no sean gays, para después de los examenes; pero quizá mi profunda labor de investigación acerca de la persona en cuestión debido a mi entusiasmo por estas cosas la haya ya asustado...

Quinta nota al texto: cuando esto acabe tendrán que recogerme con pala. Físicamente estoy bien, pero tengo un atraso de cervezas tremendo y creo que voy a ponerme al día en una hora.

Notita final: aprobado con plaza.

Post data: ¡hay que ver qué pesado soy! Pero como estoy de baja en el blog, os recomiendo que visitéis los posts antiguos. Esto no es un periódico de noticias. Quizá os haga gracia saber cómo he llegado a escribir cosas como éstas, o la cantidad de burradas que he dicho en el pasado y que, indolentemente, no las he borrado.

6 comentarios:

Aprendiz dijo...

jajaja muy buena la entrada. Mucho ánimo, ya casi has terminado, me acordaré de rezar (mejor que dar una limosna, que no está la cosa pa tirar cohetes que digamos..;-)

Bueno que mucha suerte!!!

Saludos.

FRAN dijo...

Excepcional entrada, querido Rick.

Siempre nos quedará Walt Whitman (otro autor más a añadir a la cuenta de los que compartimos, disfrutamos, amamos... emmm, cuidao que van a pensar que tú y yo... ya sabes, jajaja).

Espero que, aunque no llegues a ser héroe, estés por encima de la 21ª nota, incluso por encima de la 11ª nota, sin dar mucho la nota.

Un abrazo, de tu amigo
el Capitán Rénault

PS: Yo también he actualizado mi blog hoy; es decir, ayer; es decir... Hasta mañana, buenas noches y ¡felices sueños, campeón!

FRAN dijo...

Si te digo lo de Zetapé Morrow (buenas noches y buena...) igual te trae mala suerte, así que...

¡Que se cumplan tus deseos, saques una buenísima nota en esos tres exámenes y hasta pronto, amigo!

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Enhorabuena, don RICTUS.
Espero que su recién adquirido status aristocrático le quite esa mala cara que es proverbial en Vd.
Ganadito se lo tiene.
Saludos

Rictus Morte dijo...

Gracias Aprendiz, las oraciones son siempre bienvenidas -siempre que Dios sea de mi misma opinión y quiere que apruebe, si no es una puñeta, jeje-.

Fran, nos separaron al nacer, seguro. Prometo visitarte todos los días cuando esto acabe. Para mí los blogs son como un libro, y no me gusta que se me queden entradas atrasadas, es como si me saltase algún capítulo.

Monsieur, la última notita no es más que el reflejo de un deseo, aun no he sacado esa plaza. La aristocracia siempre me ha mirado por encima del hombro. No se lo reprocho, no soy muy alto. Pero a ver si a base de esfuerzos consigo escalar. La mala cara que tengo a ver si va a ser cosa del estreñimiento, aunque no lo padezca.

Un abrazo a todos y volveré, como Arnold

Al Neri dijo...

Suerte de nuevo, Rictus.

Siempre se tiene la sensación de que los temas se te van, pero si el estudio y los repasos han sido concienzudos, el sedimento será grande y sabrás salir al paso de todo.