17 noviembre 2009

El mar presentaba un aspecto embravecido

El 6 de noviembre de 2000 canté por primera vez los temas de la oposición de notarías. Un joven prometedor, de 22 años y con bastante solvencia en la cabeza -en aquella época ni se adivinaba la futura calvicie que ahora claramente se entrevé- y que no sabía realmente lo que estaba haciendo.

El domingo 15 de noviembre, 9 años y una semana después de aquello, parece que voy a dejar por fin de estudiar oposiciones. Cayeron las Torres Gemelas, se empezaron y acabaron guerras, hubo inundaciones y catástrofes, se ganó la Eurocopa, el Mundial del Baloncesto, varios tours, el Gran Premio de Fórmula Uno. Raúl González Blanco, que tiene tan sólo un año más que yo, está a punto de acabar su carrera en el fútbol. Yo aún no he empezado a brillar, excepto por arriba cuando me da el sol, pero por las noches he ganado tantos partidos como Raúl... ¡Qué grande es mi imaginación!

El examen -ya no de notarías, sino para la Junta de Andalucía- me ha salido bien y la nota es bastante buena. Todavía hay que ver qué nota han sacado los otros y los que me puedan superar en la fase de concurso. Os lo aseguro: me superarán bastantes. Siempre me superan, no tengo puntos de concurso, pero confío en que no sean tantos como para no coger una plaza. Aún así seguiré estudiando porque tengo el examen del grupo B el día 28 y el día 13 de diciembre el del C y el D. Hay que quemar todas las naves.

Y os preguntaréis, ¿pero qué pasa ahora? Os responderé: algo horrible. Tengo que limpiar la casa que hace un mes que no lo hago. Mañana vuelvo a la biblioteca. Es más, tengo que recoger los apuntes y los temas, y no sé por donde empezar: si con los que están encima de la cama, en la mesa de estudio, en la del comedor, encima de la tele o en la cocina. Los de la cocina son los más sabrosos de todos. Esto es un lío de apuntes. Parece que en vez de estudiar me rodeo de papeles por si hay suerte y algo de su contenido se me pega, a parte del polvo acumulado.

Pero si acaso sacase plaza esto no se ha acabado. La vida sigue (the road goes ever on and on) y aquí empieza una retahíla de citas que os vais a tener que tragar. Así dijo Lincoln al acabar la Guerra de Secesión americana: “con malicia hacia nadie, con caridad hacia todos, con firmeza en lo justo, según Dios me concede ver lo justo y con la firme resolución de proseguir mi labor para vendar las heridas de la nación; para cuidar de aquel que haya sufrido y para hacer que brille la Verdad y la Libertad”. Siempre me han inspirado confianza los gobernantes que piden la ayuda a Dios.

Y es que todo final es un nuevo comienzo, y cada etapa de la vida trae sus propias penurias. Y si no las trae mejor que nos las busquemos nosotros para hacer que nuestra vida tenga sentido:

No es más que un paso
tras otro paso,
tras otro.
Y el que la línea cruce
será otro paso
seguido de otro.
(esto es mío)

El devenir; el arjé; la energía que no se pierde, se transforma; la vida que muere y da paso a otra vida, etcétera, etcétera. Pero es más. Nunca he estado solo durante todo este tiempo. He tenido los mejores compañeros -compañeras estaría mejor dicho- y estoy seguro de que seguiré estando con ellos. Con los que aprueben y con los que no. Y si me despisto alguna vez les autorizo a que me den un puntapié para recordarme que siguen ahí:

"La muerte y el dolor serán nuestros compañeros de viaje; la penuria, nuestra indumentaria; la constancia y el valor, nuestro único escudo. Debemos estar unidos; debemos seguir impertérritos; debemos ser inflexibles. Nuestras cualidades y nuestras hazañas deben arder y resplandecer en medio de la oscuridad de Europa, hasta convertirse en el verdadero faro de su salvación”.(Churchill)

Y acabo con otra cita: mañana he quedado con una chica... que noooooooo, que es otra cita de Churchill:
“En la guerra, determinación; en la derrota, resistencia; en la victoria, magnanimidad; en la paz, conciliación”.

Besos, saludos y abrazos. Y a ver qué viene ahora

P.D.Gracias, claro, a todos los que me habéis apoyado moralmente, con oraciones, o invitado a copas. No abandonéis ahora, seguid haciéndolo...

P.D.2 No penséis que tengo plaza. No quiero cantar victoria. Por tres motivos: puede que no haya plaza; puede que llueva; y puede que Victoria Beckham se me a-parezca, y no me gustan las mujeres que se me a-parecen

3 comentarios:

Lupiáñez dijo...

Primero: Enhorabuena. Ya sabes mejor que nadie que te lo andabas mereciendo.
Segundo: Muy buen Post, sí señor. Me ha gustado mucho.
Tercero: ¿Es cuando George se hace pasar por biólogo marino y salva a una ballena a la que se le taponó su sifón por una pelota de golf lanzada por Kramer?

FRAN dijo...

Cuarto: Me alegro un montón por ti, hermano 'del alma' (porque te considero mi hermano: un sevillano como tú y un madrileño-cordobés, como yo, podríamos comernos el mundo, seguro).

Quinto: gracias por tu visita al nuevo blog. Me cerraron el de Wordpres y aún ignoro por qué, Hube de borrarlo luego. En fin, volví al redild e Blogger y hasta que Dios quiera, como debe ser.

Sexto: Todo puede lograrse. Ánimo y adelante, que tú puedes con eso y con mucho más. Pero no te confíes, porque ahí veo uno con un ladrillo (Groucho a Chico, en Una noche en la Ópera).

Séptimo: hasta pronto.

Octavo: de básica.

Noveno: cielo. Novena: a Santa Catalina de Siena.

Décima: la Cope de Europa que ganará el Madrid dentro de poco tiempo. Si no es este año, al que viene... O al otro, o al otro, jajajaja.

Abrazos

Rictus Morte dijo...

Gracias, Lupiáñez. Sí, es cuando George se hizo pasar por biólogo marino, jeje. Magnífico episodio.

Fran, tengo que seguir estudiando por si acaso con los puntos del concurso me quitan la plaza. Así que hasta dentro de un mes no podré ponerme al día con los líos que te traes en los blogs, jeje. Pero tranquilo que no me confío, en la Junta de Andalucía sólo hay ladrillos y seguro que hay gente detrás dispuestos a arrojarlos. De hecho es posible que se lancen a sí mismos pensando que son ellos los ladrillos.

Me tienes de lo más despistado. Primero el grupo ese que has creado en google, que todavía no sé qué es, ni cómo se entra ni nada. Ya ivestigaré. Luego con la asociación de amigos de Chesterton, de la que me quiero asociar. Luego conque te han cerrado el blog.

A ver si es verdad y cae la décima.

Un abrazo