09 julio 2010

El Femidom

Aquí os dejo, a petición y con agrado, el comienzo de una novela de un amigo. Está por ver la luz, y yo aún por leerla, pero por lo que me cuenta de ella si algún día la llega a publicar es probable que tenga que emigrar de España, lo que puede ser una bendición...


BOCETO DE CORDOBA. GÓNGORA REVISITED

Ciudad donde no existe la obsolescencia
para los quemados equipos informáticos.
Ciudad de penicilina contra sífilis
en pleno siglo veinteyuno.
Ciudad gobernada
por ciudadanitos de aluvión
de aluvión de poblachos de la provincia,
de ida y vuelta
de semana santa
de verano,
de nada más.
Ciudad gobernada
por empresarios cum laude,
doctorandos de la universidad de la vida;
cum laude de cuatro palotes,
cum laude del palotón,
si la caja no suena
Ciudad gobernada
por vacas sagradas,
apesebradas en el establo de la subvención,
mugiendo al compás
de las premiosas melodías funerarias
de nuestra querida ciudad.
Caraduras tras siglas ocultos
vienen agitando impudicamente, a saber,
tontos, ciegos, cojos, mancos
maltratadas verdad o verdad
extranjeros sin patera.,
Ido Cristo,
curas golfos se quedaron en el templo
guardando los dineros.
Golfos sobre golfos,
recalificando el templo,
trilearon los dineros.
DINEROS DINEROS.
Dineros de todos
para peñistas y cofrades.
Para sacar en andas los peroles,
mientras Cristo es devorado,sosi,
fuera del horario de misas en jornada
ya de invierno,ya de verano.
Ciudad de primera
figuradamente,realmente
de cuarta.
De catetos trabajadores
colocados en el ayuntamiento
y amarrados al ilegal banco
de la plateria en jornada múltiple,
sacando a pasear el juvenil calcetin blanco
aparcando el seat ibiza
para abrevar un gin pesi
durante todas las fiebres de todos los sabados de todas las noches.
Dominicales barras de pan manarán
de Roldán o del Brillante,
para ellos,para ellos
un apartamento en Torrox,
en lontananza.
Que desperdicio de futuro.
Ciudad de nunca empezar,
de no gastar.
Ciudad de comunista enriquecido,
de aparato y de rarezas,
de mentiras históricas,
de futuro imposible.
De indiferencia y soledad,
de miseria y relumbrón
de chisme y de viejas,
de catedral que fue mezquita,que se piensa catedral,
y no llega a ermita.
Ciudad mora por patraña,
judia por cuenta-corriente
cristiana cuando toca.
Ciudad que obedece al rojo
y desdeña al verde
de los semáforos.
Ciudad de nunca acabar,
que alza el puño derecho,
que yergue el brazo izquierdo.
Da igual.
Que más da.
Nunca pasa nada
Y nunca pasará.
Ciudad de octubre,
de caballitos de feria plateados.
De “que alegría ya ponemos el brasero”,
de insoportables cero grados centigrados.
De pastelón cordobés,sosi,
chupito de anis gratuito e incluido,
con puleva especial comunidades para el nene
e interminable cola del IMSERSO.
Ciudad con futurito,
de miss menor de edad
“pues no me lo parece”
con tetas y culo sobeteados
en reñido proceso selectivo.
De borrachos, puteros y puteras,
de putas aficionadas,
de aficionados a los putas.
De cuánto rencor al centro y sobre todo a su gente,
de cuánto desprecio,
de cuánta tertulia vana,
de cuánto oyente en directo desde Estocolmo
a su Córdoba querida,
de cuánto tonto
de cuánto imbécil
estamos hablando?
Ciudad irrespirable,
ciudad ocluída
como la celulosa expandida
tapona vaginas
cada 28 dias.(I want to be your tampax-Carolus Britannia Princeps dixit)
Ciudad de acción de gracias
al personal de planta de Reina Sofía
Gracias,gracias por ayudarme a enterrar a mi papa.

EN ESTA CIUDAD PASÓ TODO LO QUE A CONTINUACIÓN SE CUENTA.

4 comentarios:

FRAN dijo...

Hola, Ric.

Desde luego el principio de la novela es, como poco, curioso, con esos versos tan satíricos. Si puedes leerla antes de que se publique, ya nos darás un adelanto de tu parecer. Tiene buena pinta porque promete dar caña a los aprovechados que pueblan Córdoba y, por desgracia, toda nuestra geografía nacional.

Me imagino que estarás sudando la gota gorda. Córdoba en verano es insufrible, aunque tú ya estarías acostumbrado a los veranos de Sevilla.

Cuídate de los calores y pasa un verano fresquito, entre caña y caña.

Un fuerte abrazo

Rictus Morte dijo...

Sí, esa especie de introducción es peculiar. A mí, que no soy cordobés, me ha tenido que explicar algunas cosillas -por no decir casi todas-. A ver si me pasa el resto y te cuento más.

En Córdoba hace calor, pero se soporta todavía. He vivido en Sevilla sin aire acondicionado y con una simpática y sindical nevera que, cuando se pasaban los 40 grados, se ponía en huelga y dejaba de funcionar. Así que estoy preparado para los rigores del clima cordobés :)

Las cañas van cayendo con moderación y constancia. La pena es que aquí la cerveza no sabe como en Sevilla, y eso es un mal que padecen los sevillanos cuando van fuera. La Cruzcampo de allí tiene algo -que algún día te contaré- que sólo se percibe en Sevilla.

Un fuerte abrazo para ti

FRAN dijo...

Gracias por tu comentario, amigo Ric.

Sabía que ya habías leído el libro porque creo que lo comentaste en tu blog, me parece.

Te agradezco que desaconsejes ese libro de humor: un libro de humor que sea aburrido, debe ser muy malo.

Un abrazo, con todo afecto

Lupiáñez dijo...

Gran comienzo.

Espero que haya suerte y se publique, para variar.

Un abrazo