16 junio 2011

Divertimento

Monsieur Sans-Foy propuso un nuevo juego literario en su blog, un romance con una serie de rimas obligatorias, y ésta ha sido mi contribución:


Me encontraba en el corral
donde duerme la gallina,
donde pone huevos fritos
que comemos con torrijas,
pero cuando la jodía
se halla un tanto indecisa
nos pone melocotones
enlatados en almíbar.
Me encontraba en el corral
donde duerme la borrica,
donde las ratas se esconden
se escondía la Felisa,
cual gallina retozona
me miraba y se reía,
y mientras yo la miraba
se quitaba la camisa
Un botón desabrochaba,
el asunto prometía,
otro más, yo suspiraba
más ella no iba deprisa
y el ver el ansia en mi rostro
creo que la divertía,
Y la gallina croaba
y la borrica aplaudía.

La cogí en un arrebato,
en un frenesí que me iba,
le planté un beso en los morros
y subí su falda arriba
-que subirla para abajo
probaba y no conseguía-,
y palpé y noté extrañado
algo que yo no solía
palpar debajo las faldas,
salvo de la de Isaías
el primo cabaretera
cuando se me travestía.
Y exclamé yo consternado:
“¡Jolín, jobar, y jolina!
Felisa date la vuelta
no vaya a ser que se diga...”


2 comentarios:

Zorro de Segovia dijo...

muy divertido señor, en otros tiempos sus romances se hubieran cantado de feria en feria. En estos, navegan por la blogosfera.
Saludos, hacía años que no pasaba por aquí !!

Rictus Morte dijo...

Un saludo a ti también, me alegro de que te haya entretenido el romance.
Hace tiempo que no pasas por aquí, pero yo tampoco lo actualizo con frecuencia.