08 enero 2013

Diario de una primera edición


Querido diario,

desde el momento en el que fui creado sólo una vez he sentido el suave tacto de un dedo acaraciándome por debajo de cada una de mis líneas, ¡oh, cómo me gustaba! Y cuando llegaba al final de la página y cogía una hoja mía por la esquina y le daba la vuelta... Aunque yo sea un libro, lo que sentía era inenarrable.

Ahora, ochenta años después alguien ha vuelto a abrir mis hojas. Ha echado un rápido vistazo por encima, sin el detenimiento que tanto me gustaba, ha analizado el pintarrajo aquél que hizo un señor con bigote de forma grosera sobre la primera de mis hojas y ha dicho: "esto es un ejemplar único, y magníficamente conservado. Será mejor no seguir mancillándolo." Espero que eso signifique que volverán otra vez a acariciar mis líneas y a voltear mis hojas, porque esta soledad y este abandono me están matando... 

Todavía recuerdo lo que decía la cita en mi carátula: "lo que nos gusta es lo que nos mata."

2 comentarios:

Militos dijo...

Rictus: ¡Cuánto tiempo! No sé como te irán las cosas, pero vine a desearte un 2013 muy feliz y productivo; en escritura ya veo que lo has empezado bien, qué bonito tu diario con vida propia, algo que no me extraña, al final las palabras se independizan de nosotros y pueden más que nuetra voluntad.

Un beso con mi cariño, querido Rictus.
¿Encontraste ya tu media naranja?

Rictus Morte dijo...

¡Hola Militos! Encantado de volverte a encontrar. No sé cómo vendrá el 2013, pero espero que aunque traiga muchos sinsabores, que barrunto así sucederá, los sepamos sobrellevar con alegría.

Por lo que respecta a la media naranja todo sigue igual. No sé yo si no la encuentro porque no la busco mucho o porque confío en que ella me encuentre primero; quizá algún día me dé cuenta que no es tanto una media naranja lo que hay que buscar como un medio limón ya que "la mujer de mi vida" siempre ha acabado siendo la mujer de la vida de otro...

¿Y tú qué? Ten cuidado con los nietos que si a mí me cansan los sobrinos no me puedo imaginar lo que son los nietos, sobre todo en el día de Reyes.

Un beso Militos